Vacaciones

Prepara tu viaje con los niños

La llegada del buen tiempo es el momento en el que más apetece coger el coche para viajar con nuestros hijos. Para conseguir que estas pequeñas excursiones sean todo un éxito es necesario prestar atención a una serie de detalles que harán que evitemos imprevistos.

Prepara tu viaje con los niños

Con el fin de garantizar la mayor seguridad para toda la familia es esencial, en primer lugar, llevar a cabo una revisión del vehículo, con el fin de comprobar que todo funciona correctamente.

Además, dentro de este mantenimiento es necesario prestar atención a las posibles alergias que tanto grandes como pequeños pueden desarrollar. Por este motivo, acudir a centros en los que limpien el aire del vehículo también ayudará a evitar estornudos o afecciones respiratorias durante el viaje. La tecnología Air Care es pionera en España para este tipo de servicios, ayudando a mejorar la calidad del aire que se respira.

Una vez que nuestro vehículo está en perfectas condiciones, el equipaje es el segundo elemento principal que debemos tener en cuenta. Cuando viajamos con niños éste se convierte en una prioridad, ya que necesitan mayores cuidados y elementos específicos.

 

¿Qué meter en la maleta?

Aunque en muchas ocasiones intentamos ahorrar la mayor cantidad de espacio en las maletas, intentar llevar una específica para la ropa y utensilios de nuestro pequeño puede ahorrarnos a la larga sustos y olvidos. Elaborar un listado de todo lo que vamos a necesitar durante los días que pasemos fuera de casa es la primera medida que deberíamos tomar, con el fin de acordarnos de lo imprescindible y evitar peso innecesario.

La ropa de nuestro hijo es lo primero que debemos meter en la maleta. La predicción del tiempo es una gran aliada a la hora de decidir qué debemos coger, centrándonos en ropa ligera y de algodón cuando viajemos a zonas calurosas, o prendas que conserven el calor corporal si nuestras vacaciones son en regiones más frescas. Además, siempre es recomendable meter algo de ropa extra ya que los niños tienden a mojarse, mancharse o simplemente tiene frío aunque sea una noche veraniega.

 

Dentro de la maleta nunca debe faltar el botiquín. Aunque no pensemos que el niño vaya a ponerse malo, es recomendable llevar algunas medicinas típicas como paracetamol o ibuprofeno para los casos en que puedan tener unas décimas de fiebre, además de repelente de mosquitos, antihistamínicos y agua oxigenada. Otros elementos como termómetro o tiritas podrán ser también de gran utilidad. La cartilla de la seguridad social o el seguro son indispensables en todo momento.

 

El entretenimiento también debe tener un papel principal durante las vacaciones, por este motivo es necesario prestar atención a los juguetes que más gustan a nuestro hijo para incorporarlos a la maleta. Si el pequeño está acostumbrado a dormir con algún peluche también será recomendable añadirlo al resto de cosas, ya que le facilitaremos la adaptación al nuevo espacio dándole seguridad y mayor tranquilidad.

 

Al margen de la preparación de la maleta habitual, es recomendable también contar con una bolsa de mano más pequeña en la que meter algunas cosas de uso durante el transcurso del viaje, de esta manera si necesitamos una chaqueta para el coche, o el niño se hace un rasguño durante la parada de descanso, podremos coger lo necesario en el momento.

Entretenimiento para el camino

Para evitar que se aburran o pongan nerviosos durante el camino debemos ser previsores también en relación a los juguetes y entretenimiento. Coger algunos muñecos con los que puedan jugar durante el viaje y prepara algo de música de sus dibujos favoritos o que hayan aprendido en el colegio ayudará a relajarles y a disfrutar con mayor tranquilidad de las horas de coche.

Fuente: Programa Bebé Seguro Midas

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS