Día Mundial del Medio Ambiente

Consejos para reducir la contaminación dentro de casa

Protege tu salud y la de tu familia con estos sencillos hábitos y cuelga en la puerta de tu casa el cartel de “Hogar libre de contaminación”.

Consejos para reducir la contaminación dentro de casa

La contaminación no solo afecta al aire de la calle, también dentro de casa estamos expuestos a muchos agentes contaminantes. De hecho, según datos de la Agencia de Protección Ambiental Estadounidense (EPA), los niveles de contaminación en ambientes cerrados pueden llegar a ser de 10 a 100 veces más elevados que en el exterior. Además, sus efectos negativos sobre la salud son más importantes en el caso de los niños pequeños y las mujeres embarazadas. Sin embargo, existen una serie de sencillas medidas que puedes tomar para reducir la contaminación dentro del hogar.

 

Ventila por las mañanas

En ese momento es cuando hay menos agentes contaminantes en el exterior, y además después de toda la noche, el nivel de CO2 dentro de casa es más elevado.

 

Aísla bien puertas y ventanas

Utiliza espuma autoadhesiva o tiras de goma para evitar que penetren las partículas contaminantes. Además, evitarás el ruido y también te aislarás mejor tanto del frío como del calor, por lo que podrás bajar o incluso apagar la calefacción o el aire acondicionado.

 

Usa electricidad y gas

Siempre que puedas elegir, mejor electrodomésticos eléctricos o de gas, ya que son menos tóxicos y contaminantes que la parafina o el carbón, que empeoran la calidad del aire de nuestro hogar.

 

Haz revisiones

Revisa tanto las canalizaciones, donde pueden acumularse materiales que sedimentan e impiden su correcto funcionamiento, como las instalaciones de exterior como calderas, aire acondicionado, tuberías y cableado.

 

Contaminación electromagnética

Según un informe de Ecologistas en Acción, dos tercios de la radiación que recibimos provienen de los móviles, teléfonos inalámbricos y sistemas WiFi. Los efectos de esta contaminación electromagnética no se conocen bien, pero la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer la reconoce como agente cancerígeno. Para reducir la exposición a esta contaminación en casa, lo mejor es apagar el router cuando no se use, o conectar directamente el ordenador por un cable al mismo para usar internet. Lo mismo pasa con el teléfono móvil: desactiva el sistema WiFi cuando no lo necesites. También puedes reducir el uso del teléfono fijo inalámbrico o recuperar un teléfono con cable.

 

Productos de limpieza

Muchos desinfectantes y productos de limpieza llevan cloro, amoniaco y una serie de sustancias que pueden irritar la piel, provocar alergias, dañar los pulmones y causar irritaciones en los ojos, nariz y garganta. Además, generan residuos tóxicos que dañan el medio ambiente y contribuyen a la contaminación de los ríos.

Por eso, puedes reducir su uso o, mejor, sustituirlos por productos que tengan la menor cantidad posible de símbolos que indican riesgo para las personas o el medio ambiente –corrosivo, inflamable, tóxico, etc. -. También puedes comprar limpiadores ecológicos o fabricarlos tú mismo: ¿sabías que el vinagre es un quitagrasas muy potente?

 

Fuentes: Ecologistas en Acción y Reparalia.

 

Etiquetas: contaminación, ecología, embarazada, familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS