¡Padres sin complejos!

Estrenamos sección: ¡Padres sin complejos!

Abrimos una ventana al desahogo a través de nuestro Twitter. Cuéntanos esos detalles que reflejan los sabores y sinsabores de la maternidad. No olvides incluir el hashtag #padressincomplejos. Cada mes publicaremos en la revista una selección de los mejores tuits.

Estrenamos sección: ¡Padres sin complejos!


“Pensando en tomar un biberón por si ahí reside la energía inagotable de mis hijos”; “Bendigo el día en que los chinos conquistaron nuestras tiendas y las llenaron de disfraces infantiles”, “Ir a contar el cuento de buenas noches al niño y quedarte tú dormida”… ¿Te suena?

Los hijos. ¡Ay! Qué bonitos son cuando ríen, cuando duermen plácidamente, cuando te dan besitos llenos de babas, cuando te llaman –“ma-ma-ma-ma”– y entonces eres tú la que no puede dejar de babear… Cómo son de ricos con esas manitas regordetas y pringosas con las que decoran todas y cada una de las paredes de casa; con ese gusto por la investigación y el escapismo con el que entrenan tu paciencia y tus reflejos; con ese gesto imperturbable de “¿juguetes?, ¿qué juguetes?” que tan bien saben poner a la hora de recoger; con esa boquita que dice sí a los mocos y no al puré… Porque mira que son monos los niños, pero a veces no hay quien los entienda y si a eso le sumas los efectos del posparto, las horas de lactancia, las dudas de primeriza, la visita de los virus, el sueño acumulado… alejaos todos, que voy a reventar.

¡Padres sin complejos! Bueno, a saber lo que en su día pensaba ella de la crianza y lo que hablaría con sus amigas; porque no hay nada que nos guste más a las madres de todas las épocas que cotorrear sobre nuestros hijos. Es verdad que esto antes se hacía mucho entre las vecinas, así en petit comité, como un poco de andar por casa; que si en el descansillo de la escalera te pregunto cómo va de los cólicos tu niña y en la cola del súper te informo que el mío me trae loca porque últimamente está muy rebeldón. Ahora el barrio se nos ha quedado pequeño.

Queremos el mundo entero para desquitarnos porque gracias a las redes sociales lo tenemos a mano. Y en ese mundo inmenso abrimos nuestra ventana al desahogo a través de Twitter. Con el hashtag #padressincomplejos puedes hacernos llegar esos detalles “sin importancia” que nadie te había contado sobre el embarazo, esas cositas que ni por asomo imaginaste del posparto, esos pensamientos un poco terribles que a todas las madres y padres se nos pasan por la cabeza de manera fugaz, menos mal, sobre nuestras adorables criaturas… ¡Ay, si mi madre me oyera!

 

Cómo participar

Escríbenos en Twitter tus sabores y sinsabores utilizando el hashtag #padressincomplejos.

Cada mes publicaremos en la revista una selección de los mejores tuits.

 

Etiquetas: abuelos, estrés, madre, padres, redes sociales, ser padres

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS