Aprender idiomas

10 razones para mandar a tus hijos al extranjero

Dicen que la mejor manera de aprender un idioma es irse a un país donde este se hable de forma nativa, y lanzarse. Para los niños, además, es una experiencia muy enriquecedora.

También te puede interesar: Inglés para niños online: juegos y actividades para tu hijo
10 razones para mandar a tus hijos al extranjero

En el mundo profesional cada vez es más importante manejar con soltura varios idiomas, y seguramente en el futuro esto sea un requisito imprescindible para desempeñar casi cualquier tipo de trabajo.

Conscientes de ello, muchos padres se plantean el apuntar a sus hijos desde pequeñitos a clases de inglés y otros idiomas. Cuánto antes empiecen, menos dificultades para aprender lenguas extranjeras tendrán los niños en el futuro. Y, puesto que dicen que la mejor manera de dominar un idioma es residiendo un tiempo en un país en el que este se habla de forma nativa, cada vez más alumnos se apuntan a los cursos en el extranjero.

 

¿A partir de qué edad pueden hacer un curso en el extranjero?

Según Rosana Yubero, coordinadora de programas de inmersión lingüística de Colegios Brains, indica: “a partir de los 8 años aproximadamente, los niños ya están preparados para comenzar a vivir este tipo de experiencias, siempre teniendo en cuenta el nivel de madurez y autoestima de cada uno de ellos”.

Si piensas que quizá a esta edad son demasiado pequeñitos como para viajar y estar muchos días solos en un país desconocido, podéis probar un curso en el extranjero en familia. Se trata de una nueva modalidad que ofrecen muchas empresas para los meses de verano, y que permite que toda la familia refresque sus conocimientos del idioma a la vez que vive unas vacaciones diferentes.

Además, generalmente los programas de idiomas en el extranjero para niños incluyen la residencia en casa de una familia nativa. Esto facilita la adaptación, ya que el niño se sentirá más seguro al contar con “figuras paternas” en su entorno. Cuando ya son más mayores, pueden alojarse en residencias donde conviven con otros estudiantes de diferentes países.

Por otro lado, muchos colegios e institutos realizan durante el curso escolar intercambios con estudiantes de otros países. Para los adolescentes es una experiencia inolvidable, pues tienen la oportunidad de conocer de cerca cómo viven otros jóvenes de su edad, y de enseñarles a su vez cuál es su día a día en España cuando ellos pasan unas semanas aquí. Si la amistad cuaja, seguro que siguen en contacto por WhatsApp o las redes sociales, por lo que practicarán el idioma de manera habitual.

 

10 beneficios de irse al extranjero

El colegio Brains ofrece un decálogo para ayudarnos a perder el miedo y animarnos a mandar a nuestros hijos a estudiar al extranjero:

 

1. Mejoran el nivel de conversación. Los alumnos asisten a cursos intensivos que no deben superar las cuatro horas diarias, lo que les permitirá tener tiempo libre para que interactúen y conversen con otros alumnos y con sus familias.

 

2. Aprenden gramática. La exposición de los niños a situaciones cotidianas del país en el que realizan los cursos hace que asimilen de una forma espontánea y sencilla las estructuras gramaticales que a veces cuestan tanto asimilar en las aulas.

 

3. Desarrollan habilidades sociales. Los niños deberán interactuar con sus compañeros y amigos en situaciones totalmente nuevas para ellos.

 

4. Mejoran la independencia y asertividad. Tienen que conseguir entender y ser entendidos. Este ejercicio les permitirá llevar a cabo sus propias decisiones mientras se ven identificados con sus compañeros.

 

5. Desarrollan la capacidad de adaptación. Se enfrentan a una experiencia en la que tendrán que comunicarse en otro idioma y en la que conocerán una nueva cultura. Se demostrarán a ellos mismos que son capaces de desenvolverse en diferentes situaciones.

 

6. Abren sus mentes. Descubrirán nuevas situaciones, hábitos, comidas… Esto les convertirá en personas tolerantes y de visión abierta.

 

7. Aumentan la riqueza cultural. Están expuestos a otras culturas, costumbres y conocimientos, conocen otros países, sus monumentos, sus símbolos nacionales, etc.

 

8. Fomentan el compañerismo. Se enfrentan conjuntamente entre los alumnos a nuevas experiencias, lo que hará que se comprendan mutuamente y se ayuden los unos a los otros.

 

9. Crean nuevas amistades. La importancia de la amistad en estas edades, sumado a la experiencia vivida, con sus anécdotas y confidencias, desembocarán en amistades duraderas en el tiempo.

 

10. Diversión. Son programas diseñados para el aprendizaje y disfrute de los niños. Se divierten con las actividades programadas dentro de los cursos. Disfrutan de los juegos, canciones y actividades, así como del simple hecho de estar junto a niños como ellos.

 

Fuente: Colegios Brains

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS