Crianza natural

¿Qué es la crianza con apego?

Lactancia materna a demanda, muchos brazos, colecho, terapias alternativas para cuidar la salud, alimentación ecológica, educación respetuosa, vivir en la naturaleza... son algunos de los ingredientes. ¿Qué es la crianza con apego? ¿Es viable en nuestra sociedad?

¿Qué es la crianza con apego?

 Las indias yekuanas de la selva de Venezuela no necesitan leer libros de crianza ni pedirle consejo al pediatra para saber cómo criar a sus bebés.

Para ellas es natural llevarlos colgados en una bandolera todo el día a la altura del pecho, mientras continúan con sus tareas. El niño no es el centro de atención, sino una parte más del cuerpo de su madre. Como el clima lo permite, van desnudos los bebés y desnudas ellas de cintura para arriba, lo que hace que el contacto piel con piel sea inevitable y continuo. Cuando el pequeño tiene sueño, se duerme acunado por el cuerpo de su madre mientras camina o muele semillas y, cuando tiene hambre, solo necesita agarrar el pezón que tiene todo el día junto a la boca. No es necesario que ella deje de hacer lo que estaba haciendo, ni que mire el reloj para calcular el tiempo.

Por la noche, se acuestan juntos y el bebé puede seguir alimentándose a placer, no solo de leche, sino también de calor, de cariño, de cercanía. Estos niños nunca tienen cólicos, tal vez porque su intestino se beneficia del movimiento y el masaje continuo contra el cuerpo de su madre, y apenas lloran.

La esencia de la crianza con apego

En ellos se inspiró Jean Liedloff para escribir 'El concepto de continuum' (editorial OB Stare), uno de los libros que mejor retratan la esencia de la crianza con apego. La idea es que el nacimiento no sea una ruptura para el niño, sino una continuación de su vida serena y plácida dentro del útero materno. Liedloff hace hincapié en que el paso hacia convertirse en un individuo separado del cuerpo que le alimenta ha de ser paulatino. Lo ve como un proceso indoloro a lo largo de los dos primeros años de vida, más que como un brusco corte en la sala de partos.

En el mismo sentido, la escritora Casilda Rodrigáñez, defensora a ultranza del parto natural, se refiere a los meses posteriores al parto como 'exterogestación' o gestación externa.

Para la psicoterapeuta Laura Gutman, la puérpera y el bebé son dos seres fusionados: 'Al no haber comenzado todavía el desarrollo del intelecto, [el bebé] conserva sus capacidades intuitivas, telepáticas, sutiles, que están absolutamente en contacto con el alma de la madre. Lo que la madre siente, lo que recuerda, lo que le preocupa, lo que rechaza... el bebé lo vive como propio. Porque en este sentido son dos seres en uno', escribe en su libro 'Maternidad y encuentro con la propia sombra' (editorial Integral).

Crianza natural: ¿es viable en nuestra sociedad?

¿Pero es posible trasladar al mundo «civilizado» la forma yekuana de amar y criar a un bebé? Cada vez hay más padres que apuestan por una alternativa a la crianza tradicional, más cercana a los ritmos naturales del bebé, más consciente y respetuosa, tomando responsabilidad en primera persona de todo el proceso. Pasa por una serie de elecciones, muchas veces encadenadas y a menudo fuera de lo aceptado de forma mayoritaria. Y empieza, cómo no, en el nacimiento.

 

Etiquetas: carlos gonzález, colecho, crianza, crianza con apego, educación, educación infantil, lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS