Familia

Una abuela aupair para cuidar de la familia

Tienen entre 45 y 75 años, son muy activas y están ansiosas por conocer otras costumbres e idiomas. Son las Granny Aupair, y se ofrecen a ayudar con la casa y los niños a cambio de alojamiento y comida.

También te puede interesar: Abuelos, consejos para una buena relación
Una abuela aupair para cuidar de la familia

Por un lado, familias que necesitan ayuda con las tareas de la casa y además desean vivir una enriquecedora vivencia de intercambio cultural. Por otro, mujeres formadas, con experiencia en el cuidado de niños y con ganas de conocer mundo y practicar idiomas. La agencia Granny Aupair se encarga de ponerles en contacto mediante un proyecto que comenzó con abuelas alemanas, y hoy funciona en muchos países de Europa.

 

¿Por qué una abuela aupair?

Estas Mary Poppins del siglo XXI son abiertas y vitales, muchas de ellas han tenido hijos y nietos, se conocen todos los “trucos” para consolar y hacer reír a los niños, tienen tacto y disponen de la experiencia de toda una vida y las ganas para comenzar una etapa nueva. Para estas entrañables mujeres, la estancia como aupair puede significar cumplir el sueño de su vida al viajar a otro país y conocer una cultura diferente, por lo que “aterrizan” en la familia llenas de ganas e ilusión.

Es el caso de Birgit, una abuela aupair alemana de 66 años que pasó 3 meses en San Pedro de Alcántara y vivió, como una más de la familia, con Cristina y su hija de 6 años. Durante este tiempo, Brigit llevaba a María al colegio, cuidaba de ella por las tardes, mientras su madre trabajaba, y también acompañó a la familia a hacer viajes y excursiones por España. Fue una experiencia inolvidable para todas.

 

Así funciona el proyecto Granny Aupair

La estancia de la abuela aupair con la familia depende del tipo de visado, aunque suele ser de entre 2 y 12 meses. Para conseguirla, la familia debe registrarse en la página web de la agencia y pagar una cuota de socio. No se trata de un contrato de trabajo, sino de un intercambio de ayuda mutua. La familia se compromete a dar alojamiento y manutención a la abuela y, de forma opcional, algo de dinero para gastos personales.

La abuela aupair debe ser recibida como un miembro más de la familia, no como una asistenta. Tampoco se le pueden pedir 8 horas de trabajo como a una persona asalariada, pero puede llevar a los niños al cole, ayudarles con los deberes o echar una mano en la cocina.

Granny Aupair comenzó poniendo en contacto a mujeres alemanas con familias de otros países. Desde entonces, más de mil abuelas aupair han viajado al extranjero, y actualmente en su base de datos ya hay mujeres de muy diversos orígenes –Inglaterra, Italia, España…-, deseando que una familia les encuentre para poder hacer realidad sus sueños.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS