Vivir en familia

5 actividades que podrás seguir haciendo por el bien de tu salud con la llegada del bebé

4 minutos

Dar un paseo por el parque en familia tiene múltiples beneficios, tanto para los mayores como para los más pequeños.

También te puede interesar: 4 beneficios del triciclo en la psicomotricidad de los niños
tiempo_libre_familia

La llegada del frío puede ser en muchos casos la excusa perfecta para aparcar ciertas actividades o hábitos saludables. Comer ligero con una ensalada “fresquita” ya no apetece tanto, por ejemplo. Otra de las excusas más frecuentes son los argumentos basados en la familia. Sí, en muchas casas, las primeras experiencias con un bebé formando parte del equipo hacen que dejemos de realizar algunas actividades o planes saludables que antes sí poníamos en marcha.

Es sabido que cuando dejas a un lado ciertas rutinas saludables, el cuerpo repentinamente deja de hacer un montón de cosas beneficiosas; y es por ello que smarTrike, empresa de triciclos líder en el mundo, ha recopilado 5 consejos para llevar una vida saludable con la incorporación de un nuevo miembro en la familia.

 

1. Sal de la rutina en la cocina

Uno de los puntos más importantes es concienciarse de que una vida en familia no tiene por qué implicar rutina en la cocina. Es verdad que dispondrás de menos tiempo y que el cansancio te visitará más frecuentemente, pero el truco está en saber medir y en no caer en la zona de confort.

Si antes te cuidabas y velabas por tu dieta, ahora es incluso más importante, pues a la larga estarás dando ejemplo al pequeño de la casa. Cuando el tiempo no abunda, un truco que siempre funciona es preparar snacks sencillos y saludables que además puedas llevar contigo fuera de casa.

2. Dile no a una vida sedentaria en familia

Muchas veces no somos conscientes de los grandes beneficios que puede tener una actividad tan simple como dar un paseo en familia. Para ti, un paseo de 20 minutos puede favorecer tu salud cardiovascular y mejorar funciones tan básicas como la atención, la memoria y el procesamiento de la información.

Para los más pequeños hablamos de sus primeras tomas de contacto con el exterior, donde además de descubrir y explorar el mundo que les rodea, comenzarán a ampliar sus horizontes y a desarrollarse física, psíquica y afectivamente. Si quieres que el paseo le resulte incluso más entretenido y beneficioso, puedes dejar que lo haga en triciclo ya que el movimiento que el niño realiza cuando monta en el triciclo influye directamente sobre su organización psicológica, y por ello, a través de la estimulación psicomotriz, se fomentará su óptimo desarrollo global.

3. Saber delegar es vital

Muchas veces nos empeñamos en querer hacer todo nosotros. Los  padres primerizos suelen tener la sensación de que deben dedicar todo su tiempo al pequeño, y en muchos casos si no es así, hasta pueden sentirse culpables. La angustia que genera querer hacer todo uno mismo y no descansar ni física ni mentalmente ni un momento, influye mucho en nuestra salud y en nuestra predisposición para implementar hábitos de vina sanos. La mayoría de las veces tendrás un círculo amplio de posibilidades para poder delegar. Aprende a detectarlas y a aceptarlas.

4. Aprende a relajarte

Hilado al punto anterior nos encontramos con que relajarse es una necesidad de la que no podemos prescindir. Con frecuencia, ante nuevas etapas y situaciones de cambio, el estrés asoma y con él nuestros hábitos saludables se ven afectados. Cuando el cuerpo y la mente están relajados, aumenta el rendimiento físico e intelectual, permitiéndonos ser más efectivos en nuestras tareas diarias y actividades físicas. Hay muchos  hábitos que se pueden incorporar en el día a día y que apenas llevan tiempo, como hacer unas sencillas respiraciones, evadir la mente pensando en cosas agradables unos minutos, e incluso regar las plantas, contar hacia atrás o tomarse un té verde.

 

5. Infórmate

A veces no le damos importancia a las diferencias que hay entre alimentos, productos, marcas, etc., y si precisamente vivimos en un mundo con miles de opciones, es por algo. Igual que pasa con el tipo de comida, que dependiendo de la persona y el momento concreto, puede ser más o menos beneficiosa; lo mismo pasa con los productos que elegimos para los más pequeños. Y en todo este proceso se va desarrollando una vida de relación, de afectos, de comunicación, que se encarga de dar tintes personales a ese proceso del desarrollo individual.

Fuente: smarTrike

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS