Tareas de la abuela

¿Abuela o árbitro?

4 minutos

Cuando suele haber algún conflicto familiar, son las abuelas las que hacen de árbitros del mismo. ¿Es correcto? ¿Beneficia o perjudica? ¿Cuál es la verdadera tarea de las abuelas?

También te puede interesar: Abuelos, ¿cuál es su papel en la educación de los nietos?
Función de las abuelas

Quien tiene una abuela tiene un tesoro parecen pensar los integrantes de la familia que, en el momento en que los padres se enfadan con los hijos o viceversa, recurren a las llamadas, los whatsapp, las comidas improvisadas y se diría que hasta a los encuentros “casuales” con la abuela con parte de los protagonistas del malentendido para que lo resuelvan.

Flaco favor, sobre todo para ellas, ya que corren el peligro de ver cómo el grupo de los protas del lío, que no están dispuestos a darle el lugar que tienen en el psicodrama, carguen contra ellas con la artillería pesada. 

En esta época del año, en la que incluso en las mejores familias queda alguna tripilla colgando en forma de suspenso, es muy corriente que, ante el disgusto, se recurra a a la abuela, y los que han suspendido suelen pedir ayuda a la abuela si en casa las cosas se ponen feas.

¡Atención a la postura! En Great Moments siempre defendemos que hay unos únicos educadores, que se llaman padres y a quienes no se puede quitar nunca la autoridad. De ellos depende la educación, con sus recompensas y con sus castigos y ellos deben ser los encargados de resolver los conflictos.

El papel de los abuelos

Es cierto que los abuelos pueden poner los caramelos en la contienda (nunca deben proporcionar las armas), pero sin que ello signifique que van a resolverla, entre otras cosas, porque siempre serán los padres de sus hijos, aunque hayan descubierto el amor insustituible a los nietos.

Los abuelos son el dulce del menú. Imaginad el momento crucial de una reunión en el colegio de los nietos… y sí, es cierto, pocas veces los tutores o los profesores llaman a los padres para echar flores a sus hijos, más bien suele ser para poner los puntos sobre las íes. Ahí, ¿qué hace la abuela o el abuelo?

Para empezar, puede que no se enteren (siempre se enterarán si las noticias que porta el tutor son buenas o buenísimas). Pero si se está cociendo una presumible tragedia y tienen “la fortuna” de que les llegan los ecos...

  • Punto número uno: no serán ellos quienes acudan a la reunión, por más que ellos se estén encargando de sus nietos, incluso durante estancias de muchos días en los que sus padres están en la otra parte del mundo;
  • Punto número dos: los abuelos pueden tener la tentación de pensar que son una especie de segundos padres…pero aun en el caso de que fuera así, nunca ostentarán la categoría de primeros.

Tampoco serán ellos quienes les dediquen unas “palabritas” a los nietos, o no al menos en presencia de los padres, porque entonces el lío está servido, y aquí tampoco vale eso de que el abuelo es el mejor consejero del nieto y que este muchas veces busca su opinión, por encima de la de sus padres.

Tampoco, por cierto, los abuelos podrán desautorizar la conducta de sus hijos (con ellos se habla como hijos, siempre y por siempre jamás) ante los pequeños.

Y nunca, nunca, jamás, hablar mal a los unos de otros, por mucho que los abuelos tengan una opinión formada sobre la conducta de ambos contendientes; en los casos extremos, siempre se impone el amor, por los hijos y desde luego por los nietos.

Pueden irse de paseo con estos y explicarles lo que a su juicio están haciendo mal; eso sí, no deben castigar, porque esa no es su función, para eso siempre se requiere la intervención de los padres (a no ser que se encuentren en Australia y vayan a pasar allí meses).

Qué deben hacer las abuelas

¿Qué les queda entonces a las abuelas? Una idea: mientras los padres están hablando con los profesores, aprovechar el tiempo. Llevarles a tomar un helado, unas tortitas, enseñarles a hacer un buen bizcocho que ofrecer a los padres, por si las noticias que traen no son buenas.

En fin, todo aquello que saque alguna sonrisa de hijos y nietos, y que además sea de provecho. Pero siempre recordando que la figura de los abuelos no es la de los educadores, aunque tampoco la de los maleducadores.

GreatMoments.es

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS