Posibles riesgos

Adicción a las series o 'binge-watching' en niños: qué peligros tiene

Es importante que los niños aprendan a tener un consumo adecuado de las series y no generen una conducta de adicción hacia ellas. Pueden aparecer efectos negativos.

¿Adoras las series? ¿Eres de los que se acaba una temporada en un fin de semana? ¿Tu hijo hace lo mismo? Deberías saber que esta tendencia cuando se produce de forma adictiva se denomina binge-watching. Conoce en qué consiste y cómo puede afectar en mayor medida a los pequeños de la casa.

¿Qué es el ‘binge-watching’?

Capítulo tras capítulo, así es ahora el consumo de este tipo de entretenimiento audiovisual, el que ha cambiado mucho en los últimos años.

El binge-watching es un término que hace referencia a lo que en español llamaríamos “atracón o maratón de series”. Es decir, la práctica de ver numerosos capítulos de una o varias series seguidos durante un tiempo prolongado.

¿Por qué se produce este consumo en exceso?

Varias son las razones que explican el incremento de esta tendencia que hace perder horas de sueño, dejar de lado algunas tareas e incluso descuidar el estudio en el caso de los jóvenes.

Claramente la explosión de las plataformas de streaming como Netflix, HBO, Movistar o Amazon Prime ha tenido mucho que ver, porque son plataformas que permiten que el espectador adapte el consumo totalmente a su gusto.

Para empezar, se encargan de subir todos los episodios de una temporada de una sola vez, por lo que queda en manos del consumidor el ritmo que quiera seguir. Esta posibilidad de tener inmediatamente todo el contenido disponible, genera que una persona pueda engancharse más fácilmente ya que nuestro sistema nervioso no tolera muy bien la espera.

Por otra parte, el hecho de “pegarse un atracón” causa que el cerebro genere dopamina, una señal muy relacionada con el placer, por lo que ver series de manera impulsiva generaría sentimientos positivos. Es por eso entonces que el cuerpo siente que debe continuar con esta tarea.

Además, otras medidas que adoptan las plataformas y que favorecen ese consumo impulsivo son el encadenado de los episodios y la posibilidad de poder saltarse los créditos de entrada y de salida.

niños
Fuente: iStock

¿Qué peligros puede suponer en los niños?

En el caso de los niños, una práctica como esta puede conllevar repercusiones negativas en su desarrollo. Primero, porque los menores no tienen los mismos recursos cognitivos que los adultos.

Tras un atracón de series, se produce lo que se conoce como pos-binge-watching (posatracón) y aparece una especie de depresión al acabar. En los niños los efectos pueden ser más perjudiciales porque no saben cómo afrontar la situación.

Por otra parte, uno de los peligros más grandes está en la dependencia psicológica. Ya que, en este caso, un consumo obsesivo puede tener repercusiones muy negativas como el aislamiento. Además, el mayor riesgo está cuando esta actividad sustituye a otras esenciales para el desarrollo cerebral, como socializar con amigos, dormir las horas suficientes, practicar ejercicio físico o dedicar el suficiente tiempo a ciertas responsabilidades, entre otras.

Desgraciadamente es mucho más fácil que ocurra entre niños y adolescentes porque no tienen tanta capacidad de autocontrol.

Asimismo, si a todo esto le sumamos el contexto de la pandemia, comprobamos que esta tendencia está en alza. Solo hay que pensar en que, debido a las restricciones, el tiempo que pasamos en casa y hacemos uso de las tecnologías se ha incrementado.

Teniendo todo esto en cuenta lo más importante es que los padres sepan actuar en consecuencia, intenten que los menores no caigan en una mala práctica como esta y que les enseñen la correcta forma de consumir estos contenidos.

Continúa leyendo