Viajes

Así es dar la vuelta al mundo en familia

¿Te imaginas irte con tu pareja y tus hijos a viajar por el mundo? Esta familia ya lo ha hecho, y nos cuenta su experiencia en esta entrevista.

Vuelta al mundo

Un día, Ángel y Diana decidieron que ya era hora de empezar a cumplir sus sueños, y ni cortos ni perezosos hicieron las maletas y se lanzaron con sus dos hijos, Ishi y Noa, a dar la vuelta al mundo. Una apasionante aventura de 19 meses para recorrer 25 países, alojarse en casas de familias locales e integrarse en las culturas que iban visitando.

Además, la familia aprovechó para conocer otras realidades y dejar su granito de arena a través de un proyecto solidario en el que la educación es el eje principal. Todas sus aventuras están plasmadas en el blog Vuelta al Mundo en Familia, que os recomendamos visitar. En Ser Padres hemos hablado con ellos para que nos cuenten algunas de sus aventuras y nos despierten el gusanillo de viajar por el mundo. ¿Te vienes?

Cuéntanos como se os ocurrió esta “locura” de dar la vuelta al mundo con toda la familia.

Tanto Ángel como yo tenemos una gran amplitud en relación al mundo y la infinidad de culturas de las que forman parte. De hecho, nos conocimos en Kasulu, un pueblito en Tanzania, trabajando en un proyecto con Médicos Sin Fronteras (MSF). Habíamos compaginado desde que nos conocimos el trabajo como cooperantes en el extranjero con el trabajo en España, incluso tras el nacimiento de nuestro primer hijo Ishi. La familia y amigos nos decían, “ahora sí que sentareis la cabeza”. Pero les hemos demostrado muchas veces que la cabeza ya estaba asentada y que las familias con niños pueden seguir abiertas al mundo, teniendo claras cuáles son sus raíces y teniendo presente que de ellas nos viene la fuerza.

Por otro lado la locura vino quizás tras una de esas cenas en las que compartes sueños e ideas que pueden resultar absurdas porque rayan lo imposible. Una velada en un restaurante italiano compartiendo una pizza mano a mano. Una botella de buen vino nos acompañaba a la luz de una vela. Y ya llegando a los postres, Ángel me preguntó que qué es lo que haría si supiese que me quedaba un año de vida…

Y sin pensármelo dos veces le respondí que dar la vuelta al mundo en familia…

Y seguimos la velada imaginando como sería hacer realidad ese sueño…

Al día siguiente la verdad, es que yo ya me había olvidado… quedando presente únicamente el buen sabor de una noche compartiendo momentos… pero lo que no sabía es que Ángel se había quedado realmente con seguir tejiendo con amor ese sueño.

Desierto

¿Qué es lo mejor que se han llevado vuestros hijos de esta experiencia?

Pensamos que ha sido una apasionante experiencia de vida, con sus altos y bajos, con sus aprendizajes, con sus vivencias, con ese crecimiento familiar que crea fuertes vínculos y que les ayuda a crecer, a conocer otras culturas…

Nos gustaría poder ver a nuestros hijos por un agujerito de aquí a unos 10 años cuando ellos como adultos puedan expresar todo lo que represento esta hermosa vuelta al mundo en familia. Por el momento, como padres nos contentamos con haberles acompañado mostrándoles este maravilloso mundo en el que vivimos.

Vuelta al mundo con niños… ¿cuánto tiempo necesitasteis  para planear toda la “logística” del viaje? ¿Qué es lo que no puede faltar en el equipaje?

Desde que surgió esa idea del viaje hasta que realmente cerramos la puerta de nuestro hogar en ese partir pasó aproximadamente un año, en el cual fuimos ligando los diferentes contactos con las familias, colegios donde impartiríamos charlas y ONGs a visitar. Preparamos nuestra ruta hipotética con posibilidad de cambio si así lo deseábamos, con el tiempo necesario para preparar a nuestros hijos e ilusionarles en ese zambullirse al mundo.

Respecto a lo imprescindible en el equipaje son esas ganas de descubrir, y sobre todo el poder darse el permiso de partir abriendo los ojos como lo hace un niño.

Mucha gente se preguntará qué pasa con el colegio durante esos meses…

Decidimos realizar “homeschooling” durante el viaje. No fue para nada fácil, a pesar del apoyo, y la infinidad de recursos educativos que te aporta internet. Los horarios y las rutinas eran diferentes según los días. De todas formas, tuvimos mucha suerte: Ishi y Noa iban a un colegio público, el colegio Matagalls de Santa Maria de Palautordera (Barcelona), y desde allí nos apoyaron durante los 19 meses, resolviéndonos las consultas en relación al temario a impartir. Y realizamos algunas conexiones por Skype, pues sobretodo Ishi, nuestro hijo mayor, a veces añoraba conversar con sus amigos de siempre.

No obstante, pensamos que el mejor de los aprendizajes y el mejor de los maestros fue precisamente esa experiencia de vida. El intercambio cultural y la apertura que te aporta el viajar no te la puede dar, ni queriendo, la mejor de las escuelas.

Ecuador

Durante vuestro viaje os ibais alojando en casas de familias de cada país que visitabais utilizando la red Couchsurfing. Además del ahorro, ¿por qué recomendáis esta opción frente a los hoteles?

El CouchSurfing es un sistema de intercambio de alojamientos en casas de gente no conocida previamente. Pero es mucho más que eso, es una manera de compartir experiencias de vida y un intercambio cultural increíble, permitiéndote descubrir un lugar de la mano de una persona local, de vivir experiencias que no viviría un turista, integrándote de manera absoluta y directa en su entorno local.

La experiencia junto a las familias siempre es mucho más enriquecedora que en cualquier hotel. Eres acogido en un hogar para formar, durante esos días, parte de esa familia. El compartir experiencias de vida crea vínculos muy fuertes y el que te abran las puertas de su hogar hace que te abras desde el corazón. Para los niños es increíble poder compartir y jugar con otros niños e incluso pasar unos días en el colegio del que forman parte. Y para nosotros como padres es un placer que reciban a toda la familia con esa calidez particular de cada una de las personas que nos permitieron formar parte de su sistema familiar por unos días.

De todos los países que habéis visitado, ¿cuáles son los que más recomiendas para viajar con niños? ¿Y los que menos?

Si os somos sinceros, en realidad no existen países mejores o peores… si quizás con más acogida hacia los niños y otros con más prohibiciones o incluso les pueden llegar a molestar su estar inquieto. No obstante, pensamos que cada uno de ellos te aporta una forma de mirar diferente, lo cual te enriquece. Lo que sí que es de vital importancia es que como padres se les tenga presentes. En sus tiempos, en sus expectativas, en si están más o menos dispuestos, en sus momentos… El viaje se prepara pensando en cada miembro de la familia.

Si una cosa te enseña el ser padres, es en el camino de la paciencia y en el observar como si tú vives ese presente con seguridad y alegría, eso es lo que les transmites. Cuando viajas, hay que abrirse a lo diferente, dejar que todo te inunde sin estar constantemente comparando, fluir en el mundo con grandes ojos de niño. Y de esta forma cada lugar puede mostrarte algo que quizás no conozcas, que quizás lo harías completamente al revés, pero lo que es seguro es que no te deja indiferente. Estar abierto a los olores, a los nuevos sabores, a los paisajes, a las culturas y a sus gentes.

Si los niños perciben mediante el ejemplo esa apertura, se contagiaran disfrutando y mostrándote algo que tu ni siquiera te habías dejado sentir y a través de tus hijos podrás descubrir mucho más allá.

Cuéntanos alguna anécdota del viaje

A nosotros nos apasionaba ver como cada uno de nosotros se adaptaba en los diferentes países en relación al lenguaje corporal. Te das cuenta que a veces la comunicación oral se dificulta, pero que finalmente rompemos las barreras con buena voluntad y paciencia para darse a entender. En Japón la distancia en que las personas conversan es mayor, necesitan más espacio y a la hora de expresarse no utilizan casi las manos ni gesticulan demasiado, así que son difíciles las interpretaciones, y a veces se dan situaciones muy cómicas. Pasamos de Latinoamérica donde partíamos tanto de un lenguaje común como de una corporalidad muy cercana, y volamos con destino a Tokio donde todo se te hacia un mundo particularmente cómico precisamente desde lo diferente en cada una de sus particularidades culturales.

Nepal

Seguro que no todo fue un camino de rosas. Cuéntanos alguna dificultad o complicación a la que os enfrentasteis durante el viaje.

Como es lógico, en 19 meses, pasó un poco de todo, por un lado es precioso poder disfrutar en familia las 24 horas, pero por otro existen numerosos altos y bajos familiares, indecisiones en el camino, tramites difíciles de conseguir, noticias difíciles de digerir, falta de efectivo e imposibilidad de pagar con tarjeta, imposibilidad de comunicarte verbalmente expresándote en ese lenguaje corporal para hacerte entender, cansancio y nostalgia, no poderte duchar en unos días, intentar que los niños convivan con más familias donde convivan niños. A veces era un imposible dar con ellas… y claro está, nuestros hijos como todos los niños del mundo lo que buscan es estar rodeado de más locos bajitos como ellos.

Háblanos del proyecto Educaction y de cómo lo habéis integrado en vuestro viaje. ¿Habéis visitado las escuelas y los proyectos con los que colaboráis? ¿Qué actividades realizasteis allí? ¿Cómo es para los niños vivir esta experiencia?

La educación de nuestros hijos fue uno de los motivos por el cual empezó este viaje. En el viaje tuvimos la oportunidad de convivir con comunidades desfavorecidas, y de ahí surgió la posibilidad de poder echarles una mano con proyectos educativos….y así nació “Educaction”. Al regresar a España, intentamos recaudar fondos para alguno de estos proyectos que visitamos, pero la verdad es que la situación del país cuando llegamos no era la más favorable para conseguir fondos para este tipo de proyectos…pero no hemos dado nuestro brazo a torcer…..de hecho, la situación en España nos hizo volver a emigrar, en este caso a México, donde vivimos desde hace año y medio, y aquí seguimos en nuestro empeño de poder aportar nuestro granito de arena a esas comunidades desfavorecidas.

Para nuestros hijos, la experiencia fue muy enriquecedora pues pudieron experimentar realidades de niños y niñas que nunca se habían imaginado, donde en muchos casos faltaban elementos básicos para llevar a cabo la tarea educativa.

Y la vuelta… ¿a los niños les costó re-adaptarse a la vida “normal”, con el colegio, las rutinas…?

Los niños tienen una capacidad de adaptación fascinante, pero al mismo tiempo necesitan ver a sus padres ubicados. El regreso al hogar y a las rutinas, es uno de los momentos, contrariamente a lo que se pueda pensar, más difíciles. Y no es tanto por la vuelta a la rutina, sino por la sensación de no estar en el lugar adecuado, de no pertenecer a pesar de saber con certeza de que son tus raíces, tus amigos y tus conocidos. Descubres que tu alma ha cambiado, se ha nutrido de mil vivencias y necesita de un tiempo para volver a saborear con la misma intensidad de esos pequeños momentos del día a día que de verdad te conectan con la vida. Entonces, y solo entonces, la familia recupera el equilibrio.

¿Qué les dirías a aquellas familias que sueñan con hacer algo como lo que hicisteis vosotros con vuestra vuelta al mundo y no acaban de lanzarse?

Que el mundo está en las manos de aquellos que llevan a realizar sus sueños. Nosotros mismos somos los que nos ponemos las trabas, sin dejarnos vivir el presente, proyectándonos en un futuro incierto y haciendo de toda posible realidad un imposible. Les diríamos que aprendieran a lanzarse, a dejarse guiar por sus corazones, siguiendo sus sueños y proyectándolos con la misma energía de todo aquello que de verdad les hace vibrar y sentirse vivos, pues de lo contrario viviríamos estando dormidos a la espera de un futuro que probablemente no se dé pues nosotros mismos nos lo estamos negando.  Les diríamos que se lanzasen, pues las aguas del lago que les espera están llenas de los colores con los que han construido sus sueños.

 

Etiquetas: entrevista, familia, planes con niños, solidaridad, vacaciones, viajar con niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS