Cuidar de los nietos previene el Alzheimer o la demencia, entre otras

Cuidar de los peques de la familia contribuye a prevenir el deterioro cognitivo de los mayores, así como enfermedades crónicas como la demencia o el Alzheimer, entre otras. ¿Sabes por qué? Te lo contamos.

Al cuidar de sus nietos los mayores también están cuidando de su salud, tanto a nivel físico como cognitivo. ¿Por qué? Porque la interacción entre ambos mejora la vida social de los abuelos y les ayuda a prevenir el deterioro cognitivo, así como enfermedades crónicas como la demencia o el Alzheimer.

Así se desprende de un estudio publicado en la revista de la Sociedad Norteamericana de Menopausia y del que en Ser Padres hemos querido hacernos eco..

Los  abuelos han sido, son y serán una pieza clave en la estructura familiar de nuestro país. En España, uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos, a los que dedica una media de siete horas diarias, dos más que el promedio europeo, según la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación en Europa.

Los nietos mejoran la salud de los abuelos

Aunque es de sobra conocido que el cuidado de los nietos, si es excesivo, podría tener un efecto negativo en los abuelos por el desgaste físico y el estrés que podrían sufrir, un cuidado moderado de los peques de la familia podría ayudarles a mantener una buena forma física y a mejorar su rendimiento cognitivo.

Según matiza David Curto, responsable de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, “el cuidado de los más pequeños estimula a las personas mayores, les entretiene y ven reducidos sus sentimientos de soledad, aburrimiento o tristeza, clave para un envejecimiento activo”.

De ahí que siempre y cuando haya una organización y planificación adecuada, cuidar de los nietos ayuda a los mayores en:

  • Mejorar su estado de ánimo: Las relaciones sociales son beneficiosas para los mayores a diferentes niveles. Destaca en especial el cuidado de los nietos, que permite a los mayores sentirse rejuvenecidos por la energía, la vitalidad y la alegría que éstos les aportan.
  • Aumentar su sensación de productividad: Cuidar de los nietos otorga a los mayores un papel protagonista en la dinámica de la familia, lo que les hace sentirse imprescindibles para el buen funcionamiento de ésta, lo que aumenta su autoestima y deja de lado la sensación de soledad.
  • Incrementar su nivel de actividad. Pasear, ir al parque, jugar, ayudarles en los deberes o las tareas de verano son solo algunas de las actividades que pueden compartir mayores y niños. Estar con los nietos les permite mejorar su estado físico, pero también el mental al acrecentar su rendimiento cognitivo y el manejo de las nuevas tecnologías, de las que pueden aprender y propiciar una relación bidireccional de aprendizaje.
  • Reforzar los lazos familiares. Para los mayores, la familia es una pieza clave de su estructura social y la importancia que le otorgan es mayor a medida que avanza su edad. Ayudar a consolidar su idea de familia y poder participar de ella, favorece su felicidad y, por tanto, su tranquilidad y salud mental.
  • Acrecentar su sensación de validez por la transmisión de valores. Valores como la tolerancia o la paciencia son atributos que los abuelos encarnan mejor que nadie. La transmisión de estas cualidades a los nietos hace que los mayores sientan su experiencia como parte fundamental en la formación de los pequeños, reforzando su sentimiento de utilidad y fortaleciendo su autoestima.

Continúa leyendo