Búsqueda de huevos de Pascua: cómo organizarla y hacerla

Organizar una búsqueda de huevos de Pascua puede ser una actividad de lo más divertida para hacer con los peques estas vacaciones de Semana Santa. A los niños y niñas les encantan los juegos de búsqueda así que tenemos la excusa perfecta para pasarlo bien.

¿Hay algo más divertido que una búsqueda de huevos de Pascua? Se trata de un juego para preparar en familia por lo que aún lo hace más que recomendable. Tendréis un buen rato de diversión si la organizáis. 

Búsqueda de huevos de Pascua
Foto: Shutterstock

No te preocupes si no tienes jardín para organizar la búsqueda, lo puedes plantear en casa sin ningún problema. Nosotros llevamos ya un par años haciéndolo y el resultado es igual de divertido.

Dependiendo de la edad de los peques podrás hacer una búsqueda de huevos de Pascua más o menos difícil. Para los más pequeños puede ser simplemente esconder los huevos, mientras que para los más mayores puede consistir en juego de pistas que tienen que ir siguiendo. Esto lo va a hacer aún más emocionante.

¿Cómo organizar una búsqueda de huevos de Pascua?

Lo primero que tenemos que pensar es en dónde organizamos la búsqueda de huevos de Pascua. Puedes hacerla en casa, en un jardín o tal vez un parque y os ponéis de acuerdo con más amigos:

  • Búsqueda en casa. No dejes de hacerla pensando que en un piso puede ser aburrida. Elimina ese pensamiento de tu cabeza porque yo llevo un par de años haciéndola en casa y mi hija disfruta muchísimo. Es más, me suele pedir que se la vuelva a preparar una y otra vez. Eso sí, sin son pequeños asegúrate de eliminar cualquier peligro.
  • Búsqueda en un jardín. Piensa bien donde vas a esconder los huevos de Pascua, ya que con la emoción no te extrañes si alguna planta puede acabar “pisoteada”. Estable unos límites previos si lo consideras oportuno
  • Búsqueda en un parque o campo. Esta opción puede venir acompañada también con un picnic después de la búsqueda. Toda una jornada de juegos y diversión.

Lo segundo que debemos tener en cuenta es qué huevos de Pascua vamos a usar para la búsqueda.

Tenemos tres opciones:

  • Huevos de Pascua de chocolate
  • Huevos de Pascua que nosotros hayamos decorado previamente. Lo que nos garantiza otra actividad con los peques, con esta sesión extra de manualidades
  • Huevos de plástico en los que podemos esconder algún regalo: chocolatinas, caramelos, algún mini juguete o la pista para encontrar un regalo más grande que no cabe en el huevo de Pascua de plástico

Lo tercero que no se puede olvidar es que los niños y niñas lleven cestas para recoger los huevos. Ya que esto les permite recoger más rápidamente, al llevar las manos libres. Podéis comprar alguna o bien hacer vuestra propia cesta con ayuda de papel o cartulina. Otra buena manualidad de Pascua.

Y, por último, debemos pensar en el número de niños que participan y sus edades. Si hay pequeños y mayores, acordad que los de algún color en concreto serán para los más pequeños. Así los mayores no acapararán con todo. U otra opción es la de poner nombres a los huevos y así todos acabarán con una cantidad igual de huevos de Pascua, sin ninguna discusión.

¿Dónde esconder los huevos de Pascua?

Ten en cuenta la edad de los participantes y prepara tu búsqueda sin grandes complicaciones. Asegúrate de que todos los huevos se esconden en lugares accesibles y sin peligro alguno. Nada de lugares altos en los que tengan que subirse, ni tan siquiera si la organizas en casa.

Si son pequeños no los escondas demasiado, de lo contrario podrían frustrarse mucho y que la búsqueda no acabase como esperábamos. En este caso, es conveniente que los acompañes para ir guiándoles.

Organizar una búsqueda de huevos de Pascua
Foto: Shutterstock

Una buena idea para saber cuántos huevos hay escondidos es usar una plantilla. Tan sencillo como dibujar en un papel la silueta de todos los huevos que vayáis a esconder. De esta manera nos aseguramos de que no queden huevos perdidos y sin encontrar. Porque puede ser que se te olvide cuántos huevos has escondido y dónde.

La opción más divertida, sin duda, es realizarla con un juego de pistas a modo de búsqueda del tesoro. Requiere una pequeña preparación previa, pensando en los lugares dónde esconder los huevos de Pascua y enlazarlos con el clásico sistema de pistas que se vayan encontrando en cada sitio. Adapta las pistas a si ya son lectores o aún no, bien escribiendo las pistas o dibujándolas. Pero nada de dibujos complejos, algo sencillo y claro.

Y, en este caso, puedes añadir un regalo final para completar la búsqueda. Algún pequeño detalle, para todos los participantes, como unas pegatinas, unos rotuladores especiales o unos sellos. Personalmente no favorecería el regalo como recompensa para quien consiga más huevos, esto propicia una competición que siempre va a desfavorecer a alguno.

Esta es una propuesta de lo más entretenida para hacer con los niños en las vacaciones de Semana Santa y que os hará disfrutar en familia. No requiere grandes preparativos y la diversión está garantizada.

Mónica Palacios

Mónica Palacios

Aprendiendo a ser madre, mientras comparto todo lo que aprendo Cuando me dijeron esa típica frase de “Cuando seas madre, tu vida cambiará”, no imaginaba cuánto. Mi hija llegó para cambiarlo todo y hacerme ver que solo quería ser la mejor versión de mí misma para ser la madre que ella necesitaba. La conciliación laboral fue imposible, y pronto supe que no volvería a mi anterior trabajo de profesora de alemán. Comencé a leer y formarme, y sentir la necesidad de compartir todo lo experimentado y sentido con otras madres. Así comenzó Los Cuentos de Mamá, como una voz más de una madre que admite sus errores, aprende, llora y ríe en la tarea más difícil que asumimos al ser madres y padres: la crianza. Los Cuentos de Mamá ha ido creciendo hasta convertirse en una gran comunidad, tanto en las redes sociales, como en el blog. Una comunidad que se nutre de las ideas y propuestas que comparto sobre juego independiente, crianza, libros, manualidades y actividades sencillas con las que seguir fomentando el asombro, la imaginación, la creatividad, la diversión y el aprendizaje de nuestros hijos.

Continúa leyendo