Guía para ayudar a decidirte

Césped artificial en terrazas o patios con niños: ventajas e incovenientes

Dado que está de moda colocarlo en los hogares con peques para que estos pasen mucho tiempo sobre él jugando, profundizamos en los argumentos a favor y en contra de esta solución para la vivienda.

Foto: iStock
Foto: iStock

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda poner césped artificial en patios, jardines y terrazas. Llama la atención este último caso porque no se da solo con las que son grandes, donde se suele hacer vida en cuanto el tiempo lo permite, sino también en las pequeñas. A menudo se pone el césped artificial en hogares con niños, de ahí que nos hayamos preguntado cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

Compuesto por fibras de plástico que le dan un aspecto -color y forma- similar al de la hierba natural, su parte trasera o base está elaborada con látex o poliuretano, y es justo ahí donde se cosen las mencionadas fibras. Dicen los expertos que cuantas más largas sean, más naturalidad tendrá el césped y, al mismo tiempo, más confortable será la pisada. 

Entre las ventajas de apostar por el césped artificial para un espacio exterior de una vivienda, ya sea un jardín, patio o terraza, se encuentra la facilidad que ofrece para limpiarlo porque no requiere del uso de abonos, herbicidas o fertilizantes ni tampoco de agua -excepto para refrescarlo en los días de mucho calor-, lo cual tiene un impacto positivo importante desde el punto de vista medioambiental. 

Ventajas

Bastará con un cepillado recurrente en sentido opuesto al de las fibras y, de vez en cuando y cuando haga mucho calor, darle un manguerazo para refrescarlo y quitar el polvo. También se pueden usar detergentes antibacterias, por ejemplo, para limpiarlo más a fondo, cosa que solo suele ser necesario si lo pisan mascotas. Por lo tanto, mantenerlo en buenas condiciones no es difícil pero, ojo, esto no quiere decir que se cuide solo, sino que no resulta complicado si se es responsable y constante en dicha tarea.

Además, si compras un tipo de césped artificial que sea resistente a los rayos del sol, esta es sin duda una segunda ventaja puesto que sabes al 100% que estos no serán un problema para tu instalación. Este tipo de productos es apto para todos los climas: sabes que soportará veranos duros y no tendrá problema con los inviernos fríos y tampoco importa si en tu terraza o jardín da más o menos el sol directamente porque el césped soportará ambas circunstancias.

Por otro lado, al contrario de lo que pueda parecer, no es un suelo excesivamente sucio y, lo más importante, es antialérgico, así que si lo mantienes limpio no habrá problemas en este sentido en casa. Esto es más importante de lo que parece porque si tenéis peques en casa lo normal es que os sentéis a menudo a jugar sobre él, por lo que estaréis mucho tiempo en contacto directo y a muy poca distancia. 

Enlazando con el párrafo anterior, cabe mencionar también una ventaja que ofrece esta solución en las casas con patio o terraza donde vivan niños: es mucho más agradable el contacto directo con el césped artificial que con el suelo original y al mismo tiempo sirve de amortiguación de caídas. A esto se añade el hecho de que el césped artificial absorba menos el calor que los suelos originales por lo que es un poquito más fresquito en verano y también más cálido en invierno, donde ocurre justo lo contrario.

Por todo lo explicado, sí que con niños en casa, si utilizáis mucho el espacio al aire libre, el césped artificial es una opción interesante incluso en espacios pequeños. 

Inconvenientes

Por contra, hay dos o tres inconvenientes a tener en cuenta sobre esta solución reutilizable -una última ventaja de la que no habíamos hablado-: aunque han mejorado mucho las fibras con las que se fabrican con respecto a las primeras, puede producir abrasiones en contactos bruscos, detalle a tener en cuenta con peques y no queda tan natural ni tan “agradable” de pisar como el césped natural cuando este agarra y se cuida bien. 

Esto último no tiene por qué ser un inconveniente, pero es mejor alertar sobre ello para que las expectativas no sean las mismas porque no son soluciones idénticas. El rendimiento y el resultado final del césped artificial es óptimo si se le mide por lo que es y no hay pretensión de que ofrezca lo mismo que el natural. 

Mención aparte requiere el aspecto económico porque es relativo. Habrá a quien le parezca costoso y es verdad que la inversión inicial, y más si hay que cubrir una superficie grande, es grande, pero se trata de una solución económica en comparación con el césped natural. Al mismo tiempo, en el otro lado de la balanza, en patios y terrazas este es un gasto añadido porque no hay forma de colocar césped natural y la alternativa habitual es dejar el suelo desnudo. Por eso, el precio es una ventaja relativa; lo es de verdad cuando hablamos de instalar césped artificial en jardines. 

Antes de comprarlo, de todas formas, fíjate bien en cuestiones como si es resistente a los rayos UV, que sea ignífugo -lo son todos los modelos que cumplen la normativa europea vigente- al largo de las fibras y a la calidad de las mismas. Si son muy finas será más delicado y hay riesgo de que se aplaste con facilidad, por lo que será menos resistente, detalle importante si va a ser pisado por niños. En cualquier caso. es fundamental que cumpla las normativas de calidad de la CE así que lee bien el etiquetado y compra en una tienda de garantía.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo