Manualidades

¿Qué es y cómo hacer una cesta de los tesoros para el bebé?

La cesta de los tesoros es uno de los mejores recursos educativos y de entretenimiento que podemos ofrecerle a un bebé a partir del momento en el que puede permanecer sentado, es decir, aproximadamente a los 6 meses.

La cesta de los tesoros se trata de una cesta donde colocas objetos cotidianos para que tu bebé los pueda explorar. Esta actividad es conocida como juego heurístico, un término que se basa en que el bebé explore y manipule todas las posibilidades y características de unos objetos y materiales de la vida cotidiana.

Cestas de los tesoros para bebés
Foto: Istock

Esto les permite investigar de forma espontánea, adaptándose a su ritmo evolutivo y favoreciendo aspectos como son la coordinación mano-ojo. Se satisface, igualmente, la natural curiosidad de los niños y las niñas ya que les podemos ofrecer todo tipo de objetos y materiales.

Beneficios de las cestas de los tesoros

Ofrecer a los bebés cestas de tesoros es realmente una propuesta de aprendizaje que les va a fascinar. Recuerdo perfectamente la primera cesta que le ofrecí a mi hija. Estuvo manipulando, palpando y descubriendo durante una hora. Todo en ella era asombro y curiosidad.

Algunos de los beneficios de las cestas de los tesoros:

  • Desarrolla la imaginación y la creatividad
  • Fomenta la concentración y la atención
  • Estimula habilidades cognitivas permitiéndole comprender mejor el mundo que le rodea y estableciendo conexiones entre los objetos
  • Desarrolla la psicomotricidad fina y la gruesa
  • Estimula los cinco sentidos
  • Fomenta el lenguaje

Tipos de cestas de los tesoros

Debemos supervisar cada objeto que ofrecemos en las cestas de los tesoros, para que no haya ningún riesgo o peligro. También debemos supervisar al bebé todo el tiempo, aunque eso no significa que tengamos que sentarnos a su lado. Puedes darle la cesta de los tesoros mientras tú estás leyendo, cocinando o respondiendo emails. 

Son muchas las posibilidades de objetos que podemos incluir en una cesta de los tesoros para bebés. Puedes mezclar diferentes objetos cotidianos. Aquí tienes algunos ejemplos de cestas.

1. Botellas sensoriales

Un material que les encanta. Solo tienes que rellenar pequeñas botellas de agua de plástico con un poco de arroz, lentejas, garbanzos, pasta o cuentas de colores. No las llenes hasta arriba para que no pesen mucho. El bebé puede observar los diferentes sonidos en función del contenido de las botellas.

2. Tejidos

Ofrece algunos tipos de telas para que el bebé pueda explorar las diferentes texturas y colores. Procura combinar tejidos diferentes.

3. Cucharas

De metal, de madera, de silicona, cucharones de plástico, busca todas aquellas que tengas por casa y en cada ocasión ofrece alguna distinta o todas a la vez para que compare. Les sorprende muchísimo y de manera innata estamos favoreciendo el uso de las mismas.

Cestas de tesoros para bebés
Foto: Istock

4. Cepillos y pinceles

Busca pinceles, cepillos o brochas que no supongan ningún peligro para el bebé y sorpréndete de lo fascinado que se quedará disfrutando de investigarlos.

5. Frutas y verduras

Bien sean de juguete, las típicas de tela blanditas, o de verdad, ofrécele verduras y juguetes a tu bebé en la cesta de tesoros. Personalmente siempre me decanté por las de verdad, ya que aportan muchas más opciones sensoriales; textura y olor.

6. Pelotas

Elige pelotas de diferentes tamaños, texturas y materiales para que pueda disfrutar jugando y experimentando con ellas. No solo estimulará el tacto o la vista, sino que también observará la relación causa-efecto, al empujar la pelota y ver que se aleja o acerca.

7. Utensilios de cocina

Nunca me cansaré de decirlo, la cocina es todo un laboratorio de ideas para los niños y las niñas. Así que no dudes en preparar una cesta de los tesoros con utensilios de cocina. En función de la edad de tu bebé valora el peso de los objetos que elijas. Palas o cucharones de madera, mazo de mortero, espátulas de silicona, espumadera, etc.

8. Instrumentos musicales

Tu bebé necesita instrumentos musicales, aunque eso signifique algo de ruido extra por casa. Pero es una manera de estimular los sentidos muy especial. Sonajeros, cascabeles, xilófonos, castañuelas, pequeños tambores, y nuestra paciencia para dejarles disfrutar de su particular música.

9. Elementos naturales

Hojas, piñas, conchas, haz una selección de elementos de la naturaleza para la cesta de tu bebé. Observa que no sean piezas pequeñas o tengan algún posible riesgo. Arrugar hojas secas es muy divertido por el ruido, chocar conchas entre sí o manosear las piñas.

10. Temáticas por color

Una buena forma de introducir los colores a los bebés es usando diferentes objetos con el mismo color. Y así preparar cestas temáticas de rojo, azul, amarillo, trabajando los colores a través del juego y la observación.

No dejes pasar la oportunidad de proponer este tipo de estímulos a tu bebé para ayudarle en su desarrollo y descubrimiento del mundo. Participa de su asombro.

Mónica Palacios

Mónica Palacios

Aprendiendo a ser madre, mientras comparto todo lo que aprendo Cuando me dijeron esa típica frase de “Cuando seas madre, tu vida cambiará”, no imaginaba cuánto. Mi hija llegó para cambiarlo todo y hacerme ver que solo quería ser la mejor versión de mí misma para ser la madre que ella necesitaba. La conciliación laboral fue imposible, y pronto supe que no volvería a mi anterior trabajo de profesora de alemán. Comencé a leer y formarme, y sentir la necesidad de compartir todo lo experimentado y sentido con otras madres. Así comenzó Los Cuentos de Mamá, como una voz más de una madre que admite sus errores, aprende, llora y ríe en la tarea más difícil que asumimos al ser madres y padres: la crianza. Los Cuentos de Mamá ha ido creciendo hasta convertirse en una gran comunidad, tanto en las redes sociales, como en el blog. Una comunidad que se nutre de las ideas y propuestas que comparto sobre juego independiente, crianza, libros, manualidades y actividades sencillas con las que seguir fomentando el asombro, la imaginación, la creatividad, la diversión y el aprendizaje de nuestros hijos.

Continúa leyendo