Propósito: disfrutar

Claves para desconectar (de verdad) estas vacaciones

No importa que tengas hijos que marquen un ritmo físico más exigente en las vacaciones de lo que te gustaría porque la clave no radica en no hacer nada, sino en pequeños hábitos saludables que encadenados uno a otro son los que te permitirán cuidar tu salud física y emocional.

Foto: iStock
Foto: iStock

Los marcos teóricos siempre parecen más fáciles que la realidad porque en esta última hay factores externos cambiantes que lógicamente zarandean lo que escribimos en un papel, pero dicho esto, si ni siquiera conocemos la teoría, es imposible que podamos intentar consejos que son eficaces y positivos en determinados contextos. A veces para nuestros hijos, otras para toda la familia y, en ocasiones, también para nosotros mismos, como es el caso del descanso durante las vacaciones.

Las vacaciones de verano son una necesaria pausa en nuestras vidas, con independencia de las circunstancias personales de cada uno. Este año, más si cabe, después de la carga emocional y física que llevamos a cuestas por la pandemia que sigue marcando nuestra forma de vivir y relacionarnos todavía. 

La importancia del descanso emocional

Lógicamente, no es lo mismo viajar con hijos que hacerlo sin ellos, pero en ambos casos el objetivo prioritario ha de ser el descanso emocional, no tanto el físico, y esto es posible conseguirlo también al ritmo físico que nos llevan los peques siempre y cuando aceptemos que “en vacaciones también existen momentos donde no todo es de nuestro agrado”, dice la experta en salud emocional Gemma Ramírez para Malasmadres. “Para evitar la frustración tenemos que aceptar ciertos aspectos: no hay obligación de ser felices las 24 horas", dice. “No se trata de dejar la mente en blanco. Sólo conseguimos descansar mentalmente al conectar con el presente, con nuestro cuerpo, y escuchar nuestras necesidades”, añade Ixi Ávila, coach de inteligencia emocional.

Para esta última, dedicarle tiempo extra a aquello que más nos gusta durante las vacaciones de verano, ya sea de viaje o en casa, es esencial para desconectar. “Tener un hobbie es esencial para descansar y recargar pilas. Hay quien descansa mentalmente bailando. Hay quien medita, hay quien lee novelas. Se trata de encontrar tu manera, y hacerle hueco en el calendario”, explica. Ramírez también recomienda cambiar un poco la rutina habitual para darle más tiempo a aquello que más disfrutas hacer: “Dedica tu mente y energía a todo aquello que te gusta hacer y que durante el año no sueles encontrar el momento: pasear, hacer yoga y/o pilates online, meditaciones guiadas…”, afirma, para lo cual aconseja también ser más flexible con los horarios -en la medida en la que la edad de tus hijos lo permita-, ya que “Ser exigente contigo y con los demás desgasta mucho”, afirma.

Este tipo de actividades de ocio pueden ser tanto en solitario como acompañada por tus hijos, no son excluyentes. De hecho, Gemma Ramírez recomienda no solo pasear, hacer deporte, meditar o relajarse en la playa con un libro mientras los peques están entretenidos aunque sea un ratito, sino también cocinar, hacer manualidades, bailar o jugar con ellos porque, en su opinión, “te ayudará a disfrutar, contribuirá a generar vínculos con los niños; serán recuerdos que le durarán para siempre”.

Aprende a delegar

Y en caso de que tengas responsabilidades en tu trabajo que sigan en marcha en tu ausencia, es fundamental delegar. “Evita esa famosa frase de: Si surge cualquier cosa, me llamáis. Y cámbiala por: Seguro que vosotros sabéis perfectamente lo que hacer ante cualquier contratiempo”, dice Ramírez. “La confianza en tu equipo es clave. Solo cuando delegas de verdad, te sientes completamente tranquila sabiendo que el trabajo se queda en buenas manos”, añade. 

Por este motivo, las dos expertas recomiendan evitar estar sobreinformada, para lo cual es esencial desconectarse del mundo digital, al menos en parte: leer menos el correo, atender menos el WhatsApp, incluso no tener prisa por devolver las llamadas perdidas o dejar la tablet en casa si salís unos días son pequeños hábitos que unidos sumarán mucho en positivo para que las vacaciones te sirvan de verdad como desconexión. 

Y en caso de que seas autónomo o autónoma en tu trabajo, Gemma Ramírez te recuerda la importancia de  “Marcar un hueco en el calendario para descanso y respetarlo”. Dice Ramírez que “Si no está en tu calendario, no lo priorizarás, y una vez que hayas priorizado el descanso, puedes crear una estructura flexible con tiempos marcados para trabajo y descanso, y si alguna oportunidad de trabajo surge, puedes recuperar el tiempo de descanso más tarde como recuperarías las horas de trabajo”, expone. “Cuanto más agobiada/o estés, más descanso. Al descansar aumentarás tu productividad. Es mejor trabajar 2h al 100% que 5h al 30%”, concluye Ixi Ávila.

La salud física también importa

Junto a la salud emocional, que es esencial que la cuidemos siempre pero más si cabe en vacaciones, no hay que olvidarse de la salud física, que pasa fundamentalmente por tres pilares que en este período de desconexión es más sencillo cuidar: actividad física, alimentación y sueño.

“¿Sabías que las horas de sueño perdidas no se pueden recuperar ni compensar durmiendo más otro día? Se acumulan y poco a poco acaban teniendo un efecto en nuestra salud”, dice Ixi Ávila para resaltar la importancia de dedicarle tiempo a dormir. El cuerpo y la mente lo necesitan, así que no te sientas mal si entre tus prioridades estas vacaciones está el dormir lo suficiente: es lógico y recomendable.

Gemma Ramírez se expresa al respecto en una dirección similar: “Aprovecha para dormir más y, sobre todo, mejor. Organízate para poder descansar mientras los niños están entretenidos y, si te apetece, echarte una cabezadita en la playa/piscina o una siesta, comenta a los demás que respeten tu descanso: eres como el móvil, necesitas recargar tu batería y esta época del año es la mejor para hacerlo”.

Además, la experta en salud emocional recomienda que durante las vacaciones se aproveche parte del tiempo libre para moverse porque tu cuerpo y mente lo van a agradecer y también para cuidar la alimentación, aprovechando este break para ir adquiriendo nuevos hábitos. “Recuerda: el equilibrio es salud”, dice. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo