Estrés en Navidad

Claves para reducir el estrés navideño en familia

La Navidad, además de maravillosa, también puede ser estresante por muchas razones. Toma nota de estas recomendaciones para hacer disminuir esa tensión.

mujer
Fuente: iStock

Sí, la Navidad es una de las épocas más maravillosas del año, pero también es cierto que puede llegar a ser una de las más estresantes. Que si adaptar la agenda a todos los compromisos, que si los detalles navideños, que si el presupuesto limitado, que si organizar las comidas y cenas especiales… Hay muchos factores que hacen que la tensión aumente durante estas fechas. Veamos algunos consejos para sobrellevar mejor el estrés.

Como decimos, las fechas navideñas, aunque son momentos de alegría e ilusión, especialmente para los más pequeños de la casa, también se convierten en días de estrés por numerosos motivos. Ya no solo por las compras de última hora, los compromisos o el presupuesto, también por factores emocionales como la pérdida de seres queridos o los conflictos familiares, entre otras tantas razones.

En este sentido, lo mejor que podemos hacer es intentar reducir este estrés y tratar de vivir estos días con la mayor serenidad posible.

Claves para reducir el estrés en Navidad

Toma nota de estas recomendaciones para que el estrés navideño se reduzca lo máximo posible:

  • Comunícate y expresa tus opiniones y emociones. Es una buena época para comunicarte con tu entorno y para pasar tiempo con familia y amigos. Eso sí, puede que exista algún conflicto de por medio o que haya algún problema no resuelto, en ese caso, trata de expresar tus opiniones a la vez que respetas las del resto. Intentar tener la mejor actitud, intentar de que los demás estén a gusto y no buscar crear un mal ambiente.
  • Piensa que no todo tiene que salir perfecto. Como todo en la vida, la perfección no existe, por lo que no te pongas expectativas demasiado altas, tranquilízate y disfruta de los pequeños momentos. Siempre van a surgir imprevistos, pero seguro que encuentras la forma de solucionarlos.
  • Aprovecha para dedicarte un poco a ti. Aunque tengas un tiempo libre muy reducido, es una buena oportunidad para centrarte en ti. Puedes leer los libros que tienes pendientes, hacer llamadas a esas personas que echas de menos, cocinar, resolver algo que tenías que hacer desde hace un tiempo, ver películas, decorar la casa… Lo importante es desconectar y recargar energías.
  • Controla tu apetito. Aunque parezca una tontería, también debes controlar tu dieta, aunque siempre va a haber hueco para tener caprichos gastronómicos, ten en cuenta que tener demasiados excesos no hará ningún favor a tu nivel de estrés. Cuídate.
  • Ten una Navidad activa. Como decimos, son días en los que nos permitimos ciertos caprichos y las comidas suelen alargarse de más. Pero eso no significa que caigamos en el sedentarismo. Algo que puede ayudarte enormemente a despejarte es estar activo, ya sea dando paseos, corriendo, haciendo deporte, bailando…
  • Céntrate en lo positivo. Esto es algo muy importante, tal vez las condiciones por las que pasas no son las idóneas, pero lo esencial es que te quedes con lo positivo. Quizá no tienes el mejor presupuesto o tal vez no te apetezca algún que otro compromiso, pero trata de pensar en lo bueno. Quizá puedes cocinar ese plato que tanto te gusta, ver a ese familiar que hace tiempo que no ves, descansar… Busca encontrar la cara positiva.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo