Cuidado de niños

Cómo acertar a la hora de elegir canguro

Confirmar las referencias de cada candidato y buscar qué afinidades tiene con tu hijo son algunos factores que deberás tener en cuenta para elegir a la persona que cuidará de tu peque cuando tú no estés. Te damos más claves.

Si estás buscando una persona de confianza con quién poder dejar a tus hijos cuando tú no puedas estar con ellos, seguramente te estarás preguntando qué cosas has de tener en cuenta para acertar con tu elección. No te preocupes. Vamos a ayudarte para que no tengas que hacer un sinfín de entrevistas y ver a un gran número de candidatos.

Desde luego, lo más fácil es optar por alguna persona cercana, y por ende de confianza. Sin embargo, si no hay nadie de tu círculo más próximo que pueda quedarse con tus peques cuando tienes eventos sociales o compromisos laborales no te va a quedar más remedio que escoger un canguro.

Si éste es tu caso, lo primero que te recomendamos es pedir las referencias de tus candidatos y confirmarlas con las familias con las que previamente hayan trabajado. Confirmar dichas referencias es un requisito básico ya que si la persona elegida ha tenido experiencia con otras familias te aportará seguridad. ¿Por qué? Básicamente porque podrás confirmar que esa persona ha sido capaz de ocuparse de tareas básicas como la comida, la higiene o el entretenimiento de los pequeños.

Otro consejo que te damos es que no te guíes únicamente por las preguntas que previamente te hayas preparado. Si quieres escoger una buena niñera tendrás que adaptar la entrevista a tus necesidades, por lo que no te limites a realizar preguntas básicas como la disponibilidad, experiencia o edad, entre otros. La conversación puede girar a derroteros inesperados que podrán darte pistas de cómo es la persona a la que quieres confiar el cuidado de tus hijos.

Además, para acertar con tu elección, es muy importante que dejes claro las necesidades que tu hijo o hija tenga. No es lo mismo elegir un canguro para que se ocupe de cuidar a los niños sólo en casa o para que los lleve y recoja del colegio o de las actividades extraescolares que hagan.  

A la hora de elegir a la persona adecuada también tendrás que tener en cuenta si solo necesitas que se ocupe de los peques, dentro y/o fuera de casa, o si también necesitas que haga otro tipo de actividades complementarias, como cocinar. Si es tu caso, no dudes en preguntar por su experiencia tanto personal como con otras familias.

Es también importante que a la hora de entrevistarte con los candidatos tu hijo esté presente, para ver cómo interactúan entre ellos. De esta forma sabrás si te gusta su estilo, sus habilidades como profesional, si es agradable, su disciplina... Al final, tu hijo o hija será quien pase más tiempo con esa persona, así que este consejo es efectivo y de gran ayuda para escoger una buena niñera evitando futuros problemas de interacción entre ellos.

Busca afinidades

Otra cosa más. Considera las ventajas de escoger al niñero o a la niñera que más afinidades tenga con tus hijos y sus gustos. Por ejemplo, si tu hijo o hija practica tenis o natación, pregunta al o la profesional por sus deportes favoritos, ya que si coinciden en gustos habrá más probabilidades de que conecten. Para escoger una buena niñera o niñero a veces es necesario considerar que tengan una formación académica específica, de esta forma, cuando realicen las tareas o deberes podrán resolver las preguntas o dudas de los pequeños.

Y por supuesto, confía en tus instintos. Si quieres acertar con el canguro elegido, no sólo tienes que considerar las referencias positivas, el currículum o las respuestas acertadas a tus preguntas. Puede que alguien con un currículum que no te llame la atención, gane puntos cuando veas la interacción con tus hijos, o al contrario. Y eres tú quien debe sentir y decidir en consecuencia.

Escoger una buena niñera o un buen niñero es un proceso difícil, pero una vez hayas encontrado a la candidata o al candidato adecuado, no pierdas la relación o el contacto con esa persona. Así te asegurarás de poder contar con ella siempre que lo necesites y de poder hacer planes sin la preocupación de no contar con la ayuda de una persona adecuada.

Continúa leyendo