Familia y dinero

Cómo ahorrar en el consumo de la calefacción

Casi la mitad de la energía que gastamos las familias se destina a calentar nuestro hogar y, cuando hay un bebé en casa, este gasto aumenta considerablemente. Te damos algunos trucos para estar calentitos en casa por menos dinero.

Cómo ahorrar en el consumo de la calefacción

Por la noche una temperatura de 15 a 17º es suficiente para que un adulto esté a gusto, pero un bebé necesita una media de 19-21º para dormir bien.

Para gastar menos, usa un termostato

Las necesidades de calefacción en un hogar son muy variables: varían de un día para otro, de la mañana a la noche, de una habitación a otra (la cocina tiene sus propias fuentes de calor y suele estar más calentita)...
Por ello, es fundamental utilizar un termostato que seleccione la temperatura más adecuada para cada momento y cada estancia.
Si la casa está vacía durante varias horas, conviene que el termostato sea programable para poder encender la calefacción poco antes de que llegue la familia (y así no tener que dejarla encendida todo el día).

Trucos para sacar más rendimiento a la calefacción de tu casa

  • Purgar los radiadores una vez al año: el aire que contienen dificulta la transmisión del agua caliente.
  • No tapar los radiadores para aprovechar al máximo el calor que emiten.
  • Bajar las persianas y echar las cortinas por la noche.
  • Cerrar las habitaciones y radiadores que no usemos.
  • Poner ventanas de doble cristal que reducen a la mitad la pérdida de calor y disminuyen las corrientes de aire.
  • Verificar los cierres de puertas y ventanas y tapar las rendijas con silicona.

Etiquetas: ahorrar, ecología, economía familiar, familia

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS