Hogares eficientes

Cómo ahorrar energía en casa

¿Tiene tu familia buenos hábitos energéticos? ¿Sabes cómo ahorrar en la factura del gas o la electricidad? Con estos consejos conseguirás un hogar con un consumo eficiente de energía y respetuoso con el medio ambiente.

Cómo ahorrar energía en casa

El uso de energías no renovables, como carbón, petróleo, gas natural y uranio, representa en España más del 90% del consumo energético. Es por ello que las familias deben concienciarse y realizar un consumo responsable de la energía que garantice que los recursos no se agotarán en un futuro próximo.

Cómo ahorrar energía en el hogar

Agua caliente y calefacción

Si vas a instalar un sistema de producción de agua caliente y calefacción procura que sea una caldera de condensación o de baja temperatura a gas natural, es el sistema más eficiente que existe en el mercado. Son equipos en los que se puede regular la temperatura de salida del agua en función de la demanda energética. Para aumentar la eficiencia de este sistema puedes añadir un termo acumulador, así reducirás el desperdicio de agua y los continuos encendidos y apagados del sistema.

Electrodomésticos

Con independencia de adquirir equipos con etiquetado energético de clase A, A+ y A++, para conseguir una mayor eficiencia energética y, por consiguiente, un ahorro económico, sigue estas recomendaciones:

  • Coloca el frigorífico o congelador en un lugar fresco y ventilado, alejado de posibles fuentes de calor.
  • Limpia la parte trasera del frigorífico o congelador al menos una vez al año.
  • Descongela periódicamente el frigorífico, pues la capa de hielo impide la refrigeración y aumenta el consumo de electricidad.
  • No introduzcas alimentos calientes en el frigorífico.
  • Abre la puerta del frigorífico y congelador lo menos posible.
  • Procura poner la lavadora a carga completa, aprovechando al máximo su capacidad. Esta recomendación también es aplicable para el lavavajillas y la secadora.
  • Lava siempre que puedas con agua fría o a baja temperatura.
  • Seca en la medida de lo posible aprovechando el calor del sol.
  • Limpia regularmente el filtro de tu lavadora para que funcione correctamente.
  • No abras la puerta del horno cuando estés cocinando. Se perderá el 20% del calor acumulado.
  • No es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora.
  • Apaga al horno un poco antes de finalizar la preparación del plato. El calor acumulado será suficiente para acabar el proceso.
  • Plancha grandes cantidades de ropa de una vez para no gastar energía en cada calentamiento de la plancha.
  • No tengas encendido en espera el televisor.

Iluminación

La luz es la necesidad energética más importante de una vivienda, aunque solo represente la quinta parte del consumo eléctrico. No obstante, hay que adoptar unas pautas de comportamiento que minimicen el consumo:

  • Aprovecha en la medida de lo posible la iluminación natural. No hay mejor ahorro energético que el consumo no producido.
  • Analiza las necesidades lumínicas de cada habitación y adapta tu instalación a las mismas.
  • Sustituye las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo. Aunque su precio inicial sea mayor, a la larga supone un importante ahorro de aproximadamente un 80% de energía.
  • Emplea colores claros en paredes y techos, en especial, en las habitaciones donde necesites más luz, para aprovechar mejor la luz natural.
  • Varias bombillas en un solo aplique dan rendimientos más bajos, para la misma potencia, que una sola bombilla. Por ejemplo, seis bombillas de 25 watios dan la misma luz que una de 100, pero consumen un 50% más.
  • Limpia las lámparas y pantallas con frecuencia, ya que aumentará la luminosidad.

 

Etiquetas: ahorrar, ecología, economía familiar

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS