Vacaciones de verano

¿Cómo ayudar a los niños a gestionar su tiempo libre durante las vacaciones de verano?

Los padres ejercen un papel fundamental en el desarrollo educativo de sus hijos y ejercen de guías incluso durante las vacaciones veraniegas. El miedo a que los niños se aburran durante estos meses, provoca que pasen demasiadas horas frente a las pantallas. Zara Díaz, psicóloga, explica que “el aburrimiento es la antesala de la creatividad”

En la entrevista realizada en el diario llaneradiario.es, Zara Díaz da varias claves para que los niños tengan una buena organización en las vacaciones con unas rutinas y unas actividades que les permitan desarrollar sus capacidades, evitando pasar horas muertas frente al televisor.

La función de los padres consiste en mantener rutinas que les den seguridad, tranquilidad y estabilidad, de esta forma hay que evitar que los pequeños se acuesten a las tantas de la noche o que se despierten a la hora de almorzar. Además, los padres deben fomentar que dediquen parte de su tiempo en actividades que logren un beneficio añadido para combinar el aprendizaje con la diversión.

Aburrirse despierta la creatividad, cuando un niño no sabe qué hacer es cuando busca nuevas formas de entretenerse y de conocerse a sí mismo. Mantener a los pequeños ocupados durante todo el tiempo no es recomendable, ya que algunas de esas actividades no les resultan interesantes o no les llaman la atención.

Las nuevas generaciones están acostumbradas a un mundo de entretenimiento a través de las distintas plataformas, pasan demasiadas horas con el móvil o viendo la televisión y no tienen tiempo para aburrirse. Los juegos tradicionales como saltar a la comba, la rayuela, el pañuelo o el juego de las sillas se están perdiendo, los niños prefieren jugar a videojuegos a jugar con otros compañeros, de esta forma dejan de fomentar el trabajo en equipo, la comunicación y el compañerismo para optar por el individualismo. Por ello, utilizar estos meses para ofrecerles una desconexión y compartir momentos de diversión jugando a juegos de mesa o pasatiempos como la sopa de letras potenciarán aptitudes como la atención, la concentración y desarrollarán la lógica matemática, el vocabulario y la ortografía.

El abuso o la adicción a las nuevas tecnológicas, ha demostrado efectos perjudiciales en el desarrollo cerebral de los pequeños. Zara Díaz explica que “es bueno que tengan unos horarios específicos durante los cuales está permitido utilizar las nuevas tecnologías y también dejar un horario libre de ellas”. El informe Media Child and Adolescent Health: A Systematic Review, realizado en el año 2009 por la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, revela que existe una alta correlación entre la exposición a los medios y los problemas de salud de los niños a largo plazo. Los niños pueden padecer síntomas similares a las adicciones como el alcohol o las drogas cuando utilizan en exceso las nuevas tecnologías. Estos son algunos indicadores:

  • Las tecnologías pasan a ser el centro prioritario para la persona y deja en segundo plano las relaciones familiares.
  • Aislamiento de las amistades y del círculo social.
  • Discute fácilmente y se vuelve irascible.

¿Qué actividades son las más apropiadas?

Toda aquella actividad que fomente las relaciones sociales, la comunicación, el respeto, la relación con sus iguales y el trabajo en equipo, especialmente en casos donde al niño le cueste desarrollar estas capacidades. Los juegos tradicionales como la rayuela, el pañuelo, la carrera de sacos, la gallinita ciega, el escondite o el pilla pilla fomentan y estrechan las relaciones familiares. Los niños aprender a desarrollar habilidades en un ambiente divertido y didáctico que a lo largo de los años les ayudará a desarrollarse y convertirse en adultos con grandes capacidades de socialización.

La lectura no se debe dejar atrás, hay que fomentarla acudiendo a bibliotecas, museos, leyéndoles sus cuentos o libros favoritos. El diario favorece mucho el desarrollo de la personalidad y ayuda a que logren conocerse interiormente.

Las pantallas deben dejarse en segundo plano y los juegos familiares al aire libre en los que todos puedan participar deben priorizarse, sobre todo en verano los juegos de agua son los más divertidos.

Continúa leyendo