Asertividad

Cómo comunicarnos de manera asertiva

En muchas ocasiones, nos han dicho lo importante que es ser asertivos con aquellos que nos rodean. Conocemos el papel fundamental que tiene la asertividad en la relación con nuestros iguales, para entendernos y respetarnos…pero vamos a hablar de cómo serlo realmente, y de las consecuencias positivas que tiene la asertividad bien entendida y puesta en práctica.

comunicación asertiva
Foto Istock

Se puede definir la asertividad como “la capacidad de respetar a otros y hacernos respetar por otros”. Es la capacidad de expresar tus opiniones, gustos, deseos o reclamar tus derechos respetando siempre los derechos de los demás.

Si desarrollas una comunicación asertiva verás efectos positivos para tu salud física y emocional:

  • Reducirás el estrés.
  • Mejorarás tus habilidades sociales y personales.
  • Controlarás mejor los impulsos o la rabia.
  • Mejorarás tu autoestima.
  • Entiendes mejor tus emociones.
  • Te respetas a ti mismo y te ganas el respeto de los demás.
  • Creas situaciones ganar-ganar.
  • Mejoras tus habilidades de toma de decisiones.
  • Ganas satisfacción personal y laboral.

Debido a que la asertividad se basa en el respeto mutuo, es un estilo de comunicación efectivo para relacionarte con la gente que te rodea. Si eres asertivo, muestras respeto por ti mismo porque eres capaz de defender tus propios intereses y de expresar tus sentimientos y pensamientos.

Por otra parte, también demuestra que eres consciente de los derechos de los demás y que estas dispuesto a resolver conflictos. Lo importante no es únicamente lo que dices, sino también o más el cómo lo dices. La comunicación asertiva te da la oportunidad de enviar un mensaje claro y de forma respetuosa.

Si te comunicas de manera demasiado pasiva o demasiado agresiva, tu mensaje puede perderse o simplemente no ser tenido en cuenta por los demás.

Por tanto, aprender técnicas de comunicación que te permitan respetarte a ti mismo es fundamental para conseguir tus metas y sentirte bien contigo mismo.

¿Cómo son las personas asertivas?

Si eres asertivo tendrás las siguientes características:

  • Te sientes libre de expresar tus pensamientos, deseos y sentimientos.
  • Eres capaz de iniciar y mantener relaciones placenteras con la gente.
  • Conoces tus derechos.
  • Tienes control sobre tus impulsos e ira. No significa que reprimes tus emociones, sino que los puedes controlar y expresarlos de manera adecuada.
  • Eres capaz de realizar acuerdos con otras personas.
  • Tienes en cuenta tus necesidades y las de los demás.

Estilos de comunicación

Los estilos de comunicación se pueden clasificar en:

Comunicación agresiva: es un estilo en el que no se respetan los derechos de la otra persona y se emplea un lenguaje verbal y no verbal violento. Características de este estilo son: miradas desafiantes, críticas destructivas, tono de voz demasiado alto, gestos violentos, alzar las manos demasiado, apuntar con el dedo…

Comunicación pasiva: es un estilo en el que no se respetan los derechos de uno mismo y se trata de agradar a los demás. Sus características son: mirar hacia abajo, no dar la opinión personal, hacer algo en contra de la propia voluntad, decir siempre que sí, etc. Puede dar lugar a estrés, resentimientos, victimización o deseos de venganza.

Comunicación asertiva: es un estilo en el que respetamos los derechos de la otra persona y a su vez somos conscientes de los nuestros.

Aprendiendo comunicación asertiva

1-Evalúa tu estilo:

Es importante que entiendas qué estilo de comunicación tienes antes de empezar a cambiarlo.

¿Defiendes tus derechos? ¿Dices sí a pesar de no tener tiempo? ¿Culpas de manera rápida a los demás? 

2-Usa frases con “yo”:

Usar frases con ”yo” reafirma tus opiniones, deseos y derechos.

Además, harás saber a los demás lo que piensas sin sonar como si estuvieras acusando: “yo no estoy de acuerdo” en lugar de “estas equivocado”.

3-Aprende a escuchar:

Ser un buen comunicador incluye saber escuchar bien y ser un buen oyente incluye mantener una actitud abierta hacia el mensaje de la persona.

Mantén contacto ocular, escucha con interés y controla tus propias emociones y pensamientos, para poder evitar reacciones, defensas, explicaciones o interrupciones.

Esto no quiere decir que estés de acuerdo con lo que la otra persona dice, sino saber qué es lo que la otra persona dice.

4- Busca acuerdos:

Es una habilidad que se relaciona con la negociación. Se trata de que llegues a acuerdos ganar-ganar, evitando las posturas extremas en las que solo gane o pierda alguien.

5-Identifica tus necesidades y busca satisfacerlas:

No esperes que alguien reconozca lo que necesitas, podrías esperar para siempre.

Entiende que para aprovechar todo tu potencial debes satisfacer tus necesidades.

Encuentra forma de satisfacer tus necesidades sin sacrificar las de los demás.

6-Oponerse de forma asertiva. Aprender a decir no:

Si alguien te está insistiendo para que hagas algo que no deseas (lo que ocurre a menudo, por ejemplo, con los vendedores), puedes dar directamente un “no” sin sentirte culpable, dar excusas o explicaciones.

7-Usa el lenguaje no verbal:

La comunicación no es solo verbal. De hecho existe el acuerdo de que más del 80% de la comunicación es no verbal.

Mantén contacto ocular (sin mirar fijamente), posición recta, usa las manos y habla con claridad.

8-Controla las emociones:

Aunque es positivo expresar tus sentimientos de forma asertiva, en ciertas situaciones es conveniente que controles emociones como la ira.

Por ejemplo, si estas muy enfadado, no te conviene discutir con tu pareja o acudir a una reunión. En ese caso podrías decir cosas de las que te arrepientas.

Trabaja en controlar tus emociones y mantenerte tranquilo para comunicarte efectivamente sin que tus emociones te controlen a ti.

9-Disco rayado:

Se trata de repetir un “no” o un no+frase repetidamente tras una petición de la otra persona o cuando traten de manipularte. Intenta hacerlo de forma serena y evitando usar las mismas palabras.

10-Afrontar críticas:

Se basa en afrontar las críticas de forma constructiva. Lo puedes hacer pidiendo detalles sobre la crítica (cómo, qué, quién) e información.

De esta forma, podrás conocer bien lo que quiere transmitir el interlocutor. Es conveniente que te muestres en parte de acuerdo con la crítica en caso de que sea verdadera o pueda serlo, respetar a la otra persona, y dar las gracias.

Por otra parte, no es lo mismo una crítica lanzada por una persona con criterio que otra de alguien sin suficiente información.

11-Acepta tus emociones:

Uno de los obstáculos de la comunicación asertiva es la creencia de que tener emociones como la ira es malo. Sin embargo, la ira es una emoción normal y no eres malo por sentirla. Por su puesto, una cosa es sentirla y otra expresarla de forma negativa con ataques personales, insultos o venganzas. La persona asertiva acepta sus emociones, las controla y las expresa respetándose a sí mismo y a la otra persona.

12-Afirma o pregunta claramente:

Las personas agresivas o pasivas tienden a comunicar lo que les molesta dando rodeos. También hacen peticiones dando rodeos. A la vez, pueden utilizar afirmaciones o peticiones para atacar o realizar preguntas con ataques personales incluidos. Por ejemplo: “después de pasar 10 horas con tus amigos, ¿me puedes recoger?” o “ya que te preocupas tanto por cuidarte, ¿podemos salir más tiempo juntos?”.

Comunica claramente lo que quieres, si algo te molesta dilo de forma asertiva y evita los ataques personales encubiertos o sarcásticos.

13-Solicitar cambios de comportamiento a otra persona:

En este caso pueden surgir una serie de problemas como:

a) Acusar al otro de tener problemas, lo que empeorará el conflicto.

b) Acusar al otro de mostrar siempre lo que queremos cambiar.

c) Creer que lo hace malintencionadamente.

d) Expresar solo consecuencias negativas.

Para hacerlo de forma correcta debes: asumir el problema, describir el comportamiento que quieres cambiar, enunciar las consecuencias del cambio de comportamiento, expresar cómo te sientes por el problema, finalizar solicitando el cambio de comportamiento de forma concisa y clara.

14-Autorrevelación:

Se trata de hacer que los demás se sientan abiertos hacia ti y comiencen a tener confianza.

Se basa en decir a la otra persona lo que te gusta de ella: “Me gusta tu forma de vestir”, “Enhorabuena por el examen aprobado”. Mantén un gesto facial agradable y sonríe.

15-Banco de niebla:

Se usa para evitar un conflicto directo cuando una persona te habla de forma agresiva o suelta algún comentario atacante. Se basa en decir respuestas inesperadas para frenar el comportamiento agresivo.

Conclusiones

Para ser asertivo tienes que llegar a un equilibrio que se encuentra entre la comunicación agresiva y la pasiva.

Significa tener un sentido de valor propio, de reconocer y ser capaz de comunicar que te mereces lo que quieres y necesitas. También significa que te defiendes a ti mismo en las situaciones complicadas.

Se puede aprender, aunque no ocurre de un día a otro y necesita práctica. A medida que mejores la comunicación asertiva, mejorará tu calidad de vida en general.

Y tú, ¿qué estilo de comunicación tienes?

Artículo ofrecido por Blanca Álvarez Crespo, Neuropsicóloga clínica y Psicóloga sanitaria de Psicólogos Pozuelo.

También te puede interesar:
foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo