Consejos para la conciliación

Cómo dividir estratégicamente tu tiempo si trabajas y tienes hijos

Si trabajas y tienes niños seguro que la conciliación te resulta a veces complicada. Veamos algunos consejos.

No es un debate que sea especialmente nuevo, de hecho, es uno de los dilemas por los que pasan muchos padres, hablamos de la conciliación. A veces, saber dividir bien el tiempo que dedicamos al trabajo y a la crianza de los niños es una tarea bastante complicada. Veamos algunos consejos para lograr mantener el equilibrio de forma estratégica.

Seguramente todos estamos de acuerdo en que ser “personas multitarea” todos los días es algo que resulta realmente agotador. Y es que, claro… ¿Cómo podemos atender a nuestro trabajo sin descuidar la educación de nuestros hijos si no es así?

Aunque pueda parecer que intentar llegar a todo en todo momento es el mejor remedio, lo cierto es que un enfoque alternativo es pensar en la crianza de los niños de una manera estratégica. Y para ello, la solución está en priorizar. Para priorizar debemos pensar cuáles son las cosas que, al fin y al cabo, más valor van a aportar a la vida de los niños.

Verdad es que cada padre, según su caso y su familia, responderá de una manera diferente a cómo quiere dar prioridad a sus cosas. No obstante, generalmente, los padres piensan en cuatro tareas básicas que deben aprender a distribuirse: el cuidado personal y emocional de los niños; en ayudarlos a resolver problemas y tomar decisiones; en organizar sus tareas y actividades y comprobar que están cumpliendo con las decisiones tomadas y, por supuesto, en las tareas del hogar.

Según los especialistas, los dos últimos campos serían los que menos participación directa necesitarían de los padres, frente a los dos primeros que serían los que realmente más impacto positivo generan en los menores. Veamos a qué se refiere cada uno y cuál es su trascendencia.

El cuidado personal y emocional

Mostrar amor, cariño y afecto a los hijos, comunicarse con ellos, apoyarlos, enseñarles valores, establecer límites, pasar tiempo con ellos… Son las labores principales que un padre debe hacer con sus niños y las que, por ende, deberían tener la máxima prioridad a la hora de organizar las tareas del día.

Para asegurarse de que se está cumpliendo con ello, lo mejor es buscar un ratito diario en el pasar tiempo de calidad en familia.

La toma de decisiones

Es fundamental que los padres también se encarguen de tomar decisiones sobre el presente y futuro de los hijos, ya que a veces pueden requerir de bastante responsabilidad. Por ejemplo, cuestiones médicas, actividades que necesitan, accidentes infantiles, financiamiento universitario…

No obstante, también es importante enseñar a los niños a resolver problemas para que ellos también poco a poco aprendan a tomar decisiones según sean apropiadas a su edad. Para ello deben mantener la calma, evaluar las opciones y pensar en las posibles consecuencias.

La logística

Con la logística nos referimos a todo lo que implica la programación y el transporte de los menores a sus respectivos compromisos, por ejemplo, ir al colegio, a las actividades extraescolares o incluso a sus fiestas de cumpleaños.

En este aspecto, no es tan necesaria que los padres participen tan activamente como en el cuidado personal de sus hijos y pueden relegarlo en otras personas. Por ejemplo, si un amigo o un vecino puede encargarse de llevar al niño a su clase de fútbol que está a 10 minutos en coche, quizá puede servir de mucha ayuda para luego invertir ese tiempo en hablar con sus hijos después de la cena.

Las tareas del hogar

Como todos sabemos, las tareas domésticas son esenciales, pero nunca se deben priorizar sobre la crianza de los pequeños. Una buena alternativa es utilizar algunas de esas tareas de casa para pasar tiempo con los niños mientras ellos aprenden. Por ejemplo, los pequeños pueden ayudar a poner y quitar la mesa o a mantener limpia la habitación.

Continúa leyendo