Adolescentes

Cómo educar a los niños en el uso de las nuevas tecnologías

¿Sientes que tus hijos se pasan el día enganchados al móvil y al Whatsapp? Te damos consejos para detectar y prevenir adicciones.

adolescentes

Nuestros hijos son nativos digitales, ya que desde pequeños consumen y desarrollan formas de pensar y entender el mundo influidas por el entorno de las nuevas tecnologías.

A los 2 años, el 40% de niños ya "trastea" con facilidad el móvil o la tableta para jugar, ver dibujos animados, etc. A los 8, el 72% ya maneja las nuevas tecnologías y en el caso de los adolescentes entre 10-15 años, la cifra asciende al 80%.

Según los estudios, los adultos utilizamos el móvil unas 2 horas diarias, pero los adolescentes lo usan un mínimo de 3 horas, no para hacer llamadas sino para comunicarse a través del envío de WhatsApp, Instagram, correo, redes sociales, jugar,  etc.

Muchos padres creen que sus hijos utilizan demasiado tiempo las nuevas tecnologías, comentando "está siempre conectado al WhatsApp o Facebook", "no levanta los ojos del móvil", mientras que los adolescentes les contestan "acabo de conectarme, somos muchos en el grupo de amigos y si no estoy conectado, no me entero". Es entonces cuando los padres nos planteamos si es normal que estén tanto tiempo conectados, o si es necesario prohibir o restringir el uso de las tecnologías-

La familia facilita el modelo de aprendizaje para los niños en todos los ámbitos de la vida. Desde su nacimiento hasta la adolescencia observan, imitan y repiten las acciones de los adultos. Si nuestra actitud frente a las nuevas tecnologías es prohibitiva, puede ser que las vean como herramientas poco útiles y perjudiciales. Pero si nuestra actitud es permisiva y poco responsable en su uso, tampoco los ayudaremos a saber utilizarlas de forma correcta a medida que van madurando y creciendo. Los padres deben acompañar y llevar el control de la tecnología, estableciendo hábitos, normas de uso y seleccionando los contenidos más adecuados a su edad.

Cómo detectar adicciones

Por desconocimiento, a veces los padres podemos tener miedo del mundo digital. Los problemas más frecuentes que se dan en las redes sociales como el "sexting", "grooming" y el "ciberbullying" continúan aumentando, pero si los padres y adolescentes conocen las características de estos fenómenos podrán prevenirlos y reducir sus riesgos.

Cuando la tecnología deja de ser un medio para convertirse en una finalidad,  podemos pensar que nuestros hijos adolescentes están enganchados. Algunas pistas para detectarlo son el bajo rendimiento en las notas escolares, menor comunicación con la familia, si está nervioso e irritado, sale poco con los amigos o pierde interés en las aficiones o deportes que practica.  

Recomendaciones para un uso responsable

Algunas recomendaciones  para conseguir que nuestros adolescentes sean responsables en el uso de las tecnologías digitales, en especial del móvil y las redes sociales:

  • La familia debe estar al día de las nuevas prestaciones y utilización de estas tecnologías y ser un ejemplo de uso responsable de éstas. 
  • Argumentar las normas de uso y tiempo y horarios de conexión.
  • Comentarles las pautas para evitar la inseguridad: no facilitar datos personales, enviar fotos o establecer relaciones con personas desconocidas.
  • Si para los adultos es importante comunicarnos y relacionarnos con otras personas, esta necesidad es mayor para los adolescentes, pudiendo provocar problemas debido a su nivel de madurez y posible inexperiencia en su uso.
  • Los padres deben hacer entender que cuando los hijos estudian o preparan trabajos han de poner en silencio o desconectar el móvil, para evitar que la entrada de mensajes disminuya su concentración.
  • Concienciarles de que los comentarios que escriben a otras personas deben ser respetuosos, de la misma forma que a ellos les gustaría recibirlos.
  • Acudir a charlas sobre el tema en el centro escolar favorece que los adolescentes escuchen a otras personas distintas a sus familiares.

En vacaciones

En las vacaciones de verano el tiempo libre de nuestros hijos aumenta y podemos ser más flexibles en el uso y tiempo de conexión para que, acabado el período de descanso, retomemos la utilización que realizan durante el curso escolar.

Finalmente en verano pueden participar en actividades que les ayuden a desconectar, como la práctica de deportes y actividades al aire libre, fomentar la relación con otras personas y amigos, participar en acciones de voluntariado, actividades culturales, ir al cine, etc.

Mercedes Corbella es psicóloga. Colabora en distintos ámbitos de la psicología escolar, familiar y de orientación laboral. 

 

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS