Viajar en familia

Cómo elegir hotel con niños: ¿qué debo tener en cuenta?

Si queréis tener unos días de descanso y buscáis un hotel al que ir con niños, no está de más considerar algunos puntos a la hora de tomar la decisión. Mira aquí algunas sugerencias.

familia
Fuente: iStock

Los que tengan hijos pequeños lo sabrán bien: viajar con niños puede ser una auténtica odisea. Y si no se organiza bien el viaje puede ser el caos total. Si sois de los que buscáis pasar unos días de descanso alojándoos en un hotel, pero no sabéis por cuál decidiros, toma nota de los siguientes consejos.

La realidad es que, para un niño, quedarse unos días en un hotel es una experiencia increíble. Y para los que nunca han tenido la oportunidad, es una ocasión totalmente nueva y emocionante.

Teniendo en cuenta que viajar es una de las actividades más educativas para los más pequeños… ¿Por qué no planificar unas vacaciones y elegir el alojamiento más adecuado para que sea un viaje inolvidable? Veamos algunas sugerencias sobre lo que es bueno que tengamos en cuenta si queremos viajar con niños a un hotel.

Viajar con niños

familia
Fuente: iStock

El destino y zona del hotel

Para empezar, hay que considerar que, si elegimos un destino familiar, habrá más oferta en cuanto a hoteles que estén enfocados al ocio de familias.

Además de ello, conviene escoger un hotel que esté cerca de actividades que puedan apetecer hacer a los niños (algún parque o zona verde, playa, museos, parques de atracciones…).

Las ofertas y descuentos

Un punto que también se debe considerar es que algunos hoteles ofrecen alojamientos gratis hasta según que edad, o algunos descuentos para el alojamiento, la comida o ciertas actividades. Aunque suelen ser unas condiciones atípicas (dependiendo de lo numerosa que sea la familia) no está de más consultarlo.

Las habitaciones

Según el tipo de familia y el número de integrantes, tendréis que escoger un alojamiento que se adapte a vuestras necesidades. Muchas familias optan por quedarse en dos habitaciones estándar (por ejemplo), pero que estén comunicadas entre sí. De esta manera la comunicación entre padres e hijos sea mejor.

Asimismo, conviene que al ir con niños se busquen habitaciones que dispongan de baño propio y si además tienen una pequeña sala o rincón de juegos mejor aún. En el caso de ir con tu bebé o niño, se podría considerar si el hotel cuenta con camas supletorias o cunas que podáis incluir en la habitación durante la estancia.

Los entretenimientos infantiles

Hoy en día, los hoteles cada vez ofrecen más servicios, y es posible que en algunos de ellos se puedan contratar servicios para el cuidado de los niños (una persona cuidadora).

Así también es importante prestar atención a las posibilidades de ocio de las que dispone el hotel: alquiler de juguetes, películas y cunas, zonas comunes de juego con otros menores (tanto interiores como exteriores), piscinas para niños, actividades infantiles

Las comidas

Aunque no sea una característica crucial a la hora de tomas la decisión final, puede ser un gran plus que el hotel elegido disponga de un restaurante que se adapte a los gustos de toda la familia y, por supuesto, que acepte la entrada a niños pequeños.

A veces puede ser verdaderamente difícil encontrar un lugar comer a gusto de todos, más aún en un sitio desconocido. En muchos hoteles pueden ofrecer menús infantiles o incluso buffets con todo incluido que conviene tener en cuenta.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo