Carta de Navidad

¿Cómo escribir la carta a los Reyes Magos? Pautas y consejos

Si tus hijos escriben cada año una lista de cosas infinitas para Papá Noel y los Reyes Magos, esto que hemos preparado es para ti. Aquí tienes una lista de consejos para que la carta sea equilibrada.

Cada año por estas fechas, los padres y madres se enfrentan a la difícil tarea de preparar la lista de regalos que sus hijos incluirán en sus cartas a los Reyes Magos y/o a Papá Noel. Difícil, porque siempre les surge la duda de si serán demasiados, si serán los más adecuados, si los usarán pasados los tres primeros días, si deben ceñirse a lo que los niños piden (¿a todo?) o ser selectivos y tomar sus propias decisiones al respecto... Vamos a intentar ayudar a los padres en esa complicada pero ilusionante tarea con algunas sencillas ideas o recomendaciones.

La primera de ellas es decidir conjuntamente con los niños el número máximo de regalos que pueden pedir, para que lo tengan en cuenta cuando escriban sus cartas y ajusten sus expectativas a esa cantidad. Cada vez son más los expertos que recomiendan la regla de los cuatro regalos: algo que realmente quieran (su favorito, por así decirlo), algo que realmente necesiten, algo que se pueda usar (ropa, zapatos o accesorios) y algo relacionado con la lectura, como un libro.

Es cierto que cada familia es diferente, por lo que pueden adaptar esta regla a sus propias tradiciones, cambiando las categorías o el número de regalos. Lo que es importante es manejar bien las expectativas desde el principio, ya que así nadie se sentirá decepcionado y además se reducirá la "compra excesiva" de objetos que muchas veces se quedan olvidados en un cajón al poco de recibirlos.

A la hora de pensar en los regalos que más convienen a nuestros hijos, debemos preguntarnos si es algo que van a utilizar varias veces, incluso a lo largo de los años, y que van a apreciar. También podemos plantearnos si puede enseñarle algo nuevo, o animarle a pasar tiempo de calidad en familia, por ejemplo. Y por supuesto, queremos acertar con algo que realmente les guste. Los niños van cambiando de aficiones y preferencias mes a mes, por lo que es importante abrir bien ojos y oídos, y hablar con ellos para indagar qué cosas están llamando su atención.

Cuestión de equilibrio

En muchas ocasiones, cuando ven las cosas que sus hijos han escrito en la carta a los Reyes los padres se echan a temblar, porque no son exactamente el tipo de regalos que a ellos más les convencen, y en absoluto están dispuestos a que algunos de ellos entren en casa: por su elevado precio, su gran volumen, por no considerarlos adecuados para su edad o por creer que son un simple capricho que olvidarán al día siguiente. Por ello, y para evitar frustraciones posteriores, es recomendable hablar con los niños antes de escribir la carta, para tratar de “orientarles” hacia una propuesta razonable.

La clave del éxito está en encontrar el equilibrio entre lo que más desean y lo que como padres creemos que más les conviene, combinando ese juguete que han pedido y sabemos que va a ser el protagonista de la fiesta, con otros “de cosecha propia” que pensamos que les van a aportar un valor utilitario o educativo.

Es un buen momento también para tratar de introducirles en una nueva actividad que intuimos que les puede gustar, abrirles nuevos espacios de diversión y de aprendizaje que puedan explorar. Puede ser interesante pensar en algo que se pueda disfrutar en familia, ya que, la mayoría de las veces, los niños disfrutan de las cosas nuevas cuando las hacen con sus padres. De esta forma, además, pueden aprender que un regalo compartido puede generar incluso más felicidad que el que es para ellos solos.

Mención especial merecen los regalos tecnológicos, cada vez más presentes en las vidas de estos pequeños nativos digitales, que tienen un componente lúdico de gran atractivo para ellos, pero que también podemos convertir en nuestros aliados si además de entretenimiento buscamos en ellos una utilidad educativa. Hoy día existen aplicaciones móviles y contenidos digitales de gran calidad, creados específicamente para los más pequeños, que les permiten aprender todo tipo de cosas mientras juegan y se divierten con la tablet, el portátil o el smartphone.

No obstante, debemos establecer desde el primer día unos límites de uso (en tiempo y forma) que deben respetarse por ambas partes, unas reglas básicas que dejen clara la prioridad de otras actividades y responsabilidades, como hacer los deberes o ayudar en casa, para que padres e hijos estén conformes y se facilite la convivencia.

La Navidad es también una época perfecta para que nuestros hijos tomen conciencia de que no todas las personas pueden permitirse celebrar estas fechas de la misma manera, y de la importancia de ser solidarios con los que tienen menos que nosotros. Para ello, es muy positivo hacerles partícipes de algún tipo de acción social, como llevar comida a un comedor social o un banco de alimentos, o donar la ropa que se les ha quedado pequeña y los juguetes que ya no utilizan, para alegrar la vida de otros niños con menos suerte que ellos.

Disfrutemos de la Navidad con nuestros hijos y, más allá de su felicidad por ver a Sus Majestades los Reyes de Oriente o al recién llegado del Polo Norte, hagámosles sentir que el mejor regalo es, siempre, poder estar juntos.

 

Artículo elaborado por Rhona Anne Dick, directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids

Continúa leyendo