Conciliación familiar

Conciliar trabajo y familia en España: ¿realidad o quimera?

¿Podemos decir que es posible la conciliación familiar en nuestro país? ¿Qué consecuencias surgen a raíz de la falta de equilibrio entre la vida personal y la profesional? Descubre este concepto, las barreras que lo imposibilitan y los efectos negativos que aparecen en caso de no tenerse en cuenta.

conciliación
Fuente: iStock

Hablamos de conciliación familiar cuando una persona trabajadora dispone de equilibrio entre su vida profesional y personal. Una idea relativamente nueva que básicamente busca la felicidad de los trabajadores para que estos sean eficientes y productivos. El fin con ello es evitar situaciones de ansiedad y de estrés, ya que influyen en la productividad y, en su medida, también en la llegada de los hijos

Sabemos que los beneficios que nos ofrece poder conciliar el trabajo con la familia son bastante numerosos. Y no solo para los trabajadores, sino también para las empresas. Entonces, dado que es evidente que es algo positivo... ¿Es en España una realidad posible o simplemente una ilusión?

Por lo pronto, parece ser que se trata de una asignatura pendiente. Y es que diferentes factores apuntan a que esto así sea. La poca flexibilidad en los horarios de trabajo está claro que es uno de los principales obstáculos, y es que, las 40 horas semanales ampliables de las 8 a las 9 horas de trabajo al día hacen difícil combinar la vida profesional con la personal. 

Además, a ello le debemos sumar algunas barreras que pueden surgir con el nacimiento de un hijo, ya que la baja por maternidad en España tiene una duración de 16 semanas (lo que está por debajo de la media europea) y el permiso para los padres aún no está igualado al de las madres. 

Consecuencias de la falta de conciliación

9 de cada 10 mujeres españolas tiene dificultad para compaginar su vida profesional con el cuidado de su familia, e incluso un 44% considera que es imposible conseguirlo. Esa falta de equilibrio implica consecuencias como las siguientes: 

  • Exceso de trabajo y estrés  

Cada situación es un mundo, y es que cada persona tiene un trabajo y una familia diferente, pero lo que sí es común en muchos casos es la idea de “no poder abarcar todo”. Una percepción que acaba desembocando es situaciones de estrés, ansiedad y depresión para muchas mujeres, pues empieza a aparecer en ellas un gran sentimiento de culpa

  • Falta de tiempo personal y de ocio 

Lógicamente, si ya de por sí es difícil intentar calibrar el tiempo dedicado al trabajo, a la familia y a las tareas domésticas, resulta verdaderamente imposible encontrar momentos de ocio y tiempo personal para dedicar a uno mismo. 

  • Retraso en la edad de convertirse en madre  

Todo lo anterior desemboca en uno de los grandes problemas de las últimas décadas: España registra los índices de natalidad más bajos de los últimos 40 años, según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística). Y esto también es debido al retraso de la edad media para tener hijos. De esta forma, España se posiciona como el país de la Unión Europea en el que se tienen hijos de forma más tardía

Por tanto, teniendo en cuenta que estas consecuencias están más que presentes a día de hoy, podemos decir que aún queda mucho por hacer y medidas que tomar en pro de la conciliación

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo