Conductas familiares que no son beneficiosas

El contexto familiar va a ser fundamental en el desarrollo del niño, de ahí la importancia de analizar algunas conductas familiares que podríamos estar teniendo.

familia
Fuente: iStock

El ambiente familiar es el primer contexto en el que los menores comienzan a desarrollarse con el entorno y en el que empiezan a socializar. Por lo que sí, la forma de interactuar entre padre e hijos influye de manera directa en el desarrollo de los niños. De ahí que sea tan importante reflexionar y analizar si estamos teniendo algunas conductas familiares que podrían no ser tan buenas para ellos y para nosotros mismos al fin y al cabo.

La manera en la que los miembros de una familia interactúan entre ellos es relevante para que haya una buena armonía en casa. En este sentido, a veces, aparecen ciertas formas de relacionarse, ciertas conductas, que las familias pueden adoptar inconscientemente, pero que pueden resultar poco beneficiosas para los miembros. Veamos algunas de las más comunes para, en el caso de sentirnos identificadas, intentar cambiar la actitud.

Conductas familiares perjudiciales

Estos son algunos patrones que no son beneficiosos, especialmente en el plano socioemocional de los más pequeños:

  • Falta de apego y atención. En el extremo opuesto a la sobreprotección, encontramos una actitud que muestra desapego y falta de atención, generando sentimientos de indefensión y desprotección en los niños.
  • Comunicación ambigua. Puede que sea de forma inconsciente, pero se trata de un tipo de comunicación que recibe el niño con la que se siente protegido, pero al mismo tiempo algo desvalorizado. Por ejemplo, cuando le explicamos que debe hacer algo para aprender a hacerlo, pero le decimos que lo haremos nosotros porque él no será capaz.
  • Evasión de los problemas. Hablando de más o utilizando los silencios como forma de castigo o de autoridad, aunque sean opuestas, ambas son formas de evadir los problemas, evitar hablar de ellos y, por ende, de no superar nunca las dificultades que aparecen debido a la actitud de los miembros de la familia.
  • No permitir que el niño construya su propio yo. Esto ocurre cuando los padres ven a los hijos como “bienes” y, en lugar de dejar que sean personas independientes y críticas, buscan que ellos siempre cumplan con sus expectativas. Los niños, en vez de formar su propia personalidad, se centran en hacer lo que sus padres desean.
  • Descalificación. Aparece cuando se empiezan a anular o menospreciar las decisiones de uno de los miembros llegando incluso al uso de apodos descalificativos. Se crea un tipo de atmósfera que realmente es perjudicial para todos, no solo para el receptor
  • Dependencia. Aunque no lo parezca, satisfacer todas las demandas en exceso de los niños, también dificulta que construyan su propia identidad. Esto es porque no se les permite expresar sus sentimientos, ni sus preferencias.
  • Provocación. A veces pueden aparecer problemas porque hay personas en la familia que se provocan mutuamente y que acaban creando discusiones en el seno familiar.
  • Creación de conflictos y alianzas. Es un patrón que aparece cuando diferentes miembros se unen para crear conflictos y enfrentarse a otros, algo que puede perjudicar a todos los integrantes de la familia.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo