Trucos prácticos

Consejos para ahorrar espacio en la maleta

Algunos te resultarán obvios pero estamos 100% convencidos de que alguno de los tips que te vamos a dar te eran desconocidos hasta la fecha así que coge papel y boli y toma nota.

Hacer una maleta no es un problema hasta que toca viajar en familia y economizar al máximo el espacio, ya sea por no pagar sobrepeso en el avión o simplemente por poder entrar todos de forma cómoda y segura en el coche que vayáis a utilizar como medio de transporte para vuestras vacaciones. 

Es en este momento de vuestras vidas, cuando la necesidad aprieta, cuando los consejos para ahorrar espacio en la maleta captan vuestra atención. Necesitáis ayuda por mucho que os resistáis a recibirla y nosotros estamos aquí para ello, así que vamos al grano. Estos son los mejores tips que os podemos dar al respecto: 

Hacer una lista previa de necesidades

Es elemental por varios motivos. El principal, no dejaros nada en casa, que sois muchos y cada uno con sus necesidades particulares. Pero no es menos importante la segunda cuestión por la que es recomendable hacerse una lista antes de ponerse a hacer la maleta, ya que esta es la mejor manera de evitar los “por si acaso” y las prendas similares. Estas últimas se duplican y lo único que hacen es ocupar un espacio que necesitas para otras cosas.

Filtrar por última vez antes de meter en la maleta

Siempre se puede quitar algo a última hora, pero no lo vais a hacer si no repasáis una última vez lo que habéis escogido llevaros en la maleta. Una chaqueta que va “por si acaso”, una sudadera negra cuando ya llevas una gris, camisetas de más… El último repaso es necesario.

Ocupar bien todo el espacio

Hay diversas formas para ocupar mejor el espacio completo que ofrece una maleta. Una de ellas es comprar cubos que permiten dividir su distribución interior, pero no es necesario llegar a tener que invertir en algo por barato que sea para conseguirlo porque puedes hacerlo cambiando tu forma de doblar y guardar la ropa. Enróllala, sobre todo si son camisetas, o apílala de pie, a lo “Marie Kondo”, tal y como la famosa organizadora japonesa hace con la ropa en los cajones. Y no te olvides de aprovechar los huecos libres para meter cualquier cosa que te quede por guardar. Es más, si necesitas crear más espacio donde no lo hay puedes utilizar el interior del calzado que vaya en la maleta -metiendo aquello que guardes en una bolsa donde quede aislado-.

El neceser

Hay dos trucos fundamentales en lo que respecta a los productos de higiene y cuidado personal: no se deben llevar, en la medida de lo posible, en envases originales, sino en botes pequeños que quepan en el neceser o en espacios concretos de la maleta donde no puedan ir otras cosas, y que se puedan compartir por varios miembros de la familia, cosméticos que pueden usar tanto los mayores como los pequeños de la casa.

Lleva puesta la ropa y calzado que más abulten

Un básico de “primero de maleta” es llevar siempre puesto o a mano la ropa y el calzado que más abulta. Si vas a un país donde reina el frío y sales de España en verano, puede parecer exagerado viajar en botas, pero piensa que cuando llegues allí te acordarás de haberlo decidido así. La realidad es que no hay solución perfecta y a veces es engorroso llevar ropa gruesa puesta, pero si se trata de ahorrar espacio en la maleta este es uno de los consejos más eficaces que existen.

Incluir ropa versátil

Además de evitar ropa duplicada, es interesante pensar en prendas que permitan crear distintas combinaciones entre ellas. Si son versátiles no te cansarás de repetir ropa en tu destino de vacaciones porque en realidad no estarás llevando el mismo outfit aunque incluya prendas que ya has llevado previamente.

Usa organizadores de equipaje

El uso de organizadores de viaje para ahorrar espacio en la maleta es muy práctico. Se trata de productos de pequeño tamaño que incluyen, por ejemplo, pequeños neceseres o bolsitas para meter productos de higiene, ropa interior o joyas y complementos. Estos últimos suelen ir siempre mal colocados en la maleta pero así irán protegidos y sin ocupar más espacio del necesario.

Envasar la ropa al vacío

Suena exagerado a priori este consejo que ofrecen desde el servicio de lavandería a domicilio Mr.Jeff, pero tiene todo el sentido del mundo, sobre todo con la ropa que no importa que se arrugue o, si es la vuelta, con aquella que va ir directa a la lavadora. Utiliza para ello bolsas de plástico con cierre hermético donde puedas eliminar buena parte (o todo) el aire interior, y también puedes usarlas para guardar la ropa sucia o las prendas más abultadas.

Además de estos ocho consejos es recomendable escoger un alojamiento en tu destino de vacaciones que ofrezca servicio de lavandería o que disponga de lavadora si es un apartamento porque es innegable de que ayuda a poder viajar más ligeros de equipaje. Si prefieres no tener que poner lavadoras o llevar la colada a la lavandería en vacaciones es totalmente comprensible, pero es cuestión de prioridades y si el objetivo es ahorrar espacio en la maleta esta es una muy buena solución.

Continúa leyendo