Cuidados

Consejos para desenredar el pelo largo sin dramas

Es probable que con estos consejos de sencilla aplicación deje de ser una “tortura” cepillar el pelo a tus hijos.

Desenredar el pelo de los y las peques puede ser una de las tareas diarias más ingratas de la maternidad/paternidad. No les gusta; no hay forma de que nos hagan caso y, aquellos que tienen el pelo relativamente largo o largo se lo cepillen a diario, al menos al comenzar el día y también antes de acostarse.

Luego, cuando ya no hay más remedio que cepillar para deshacer los “nudos” que se forman en el pelo cuando no se cuida como es debido. Y “vienen los dramas”, que dirían los más veteranos en esto de la crianza. Ni siquiera los cepillos de pelo “antienredos”, que ayudan lo suyo porque los limitan en gran medida, acaban con los enredos por completo ni mucho menos los tirones que estos provocan. Estos, a su vez, generan rechazo y pavor a los peques. 

Si tu hijo o hija pertenece al grupo de niños y niñas descrito en estas líneas, además del citado cepillo especial para evitar enredos, hay una serie de trucos y hábitos de sencilla aplicación que son útiles para poder cepillar el pelo sin tirones. De la mano de la firma de belleza Maûbe, los repasamos a continuación:

Lavar el pelo con menos frecuencia

Según los expertos, lavar el pelo tres veces a la semana es suficiente si no queremos que se vuelva quebradizo. “Un pelo sano y fuerte se enreda menos que uno fino y frágil, por ello su cuidado es fundamental”, explican desde la firma de cosmética. 

No revolver el pelo con el champú

Muchos de nosotros tenemos el hábito de frotar el cabello con fuerza y brusquedad, a toda velocidad e intensidad, al lavarnos el pelo con champú. Hacemos lo propio con nuestros hijos e hijas pequeñas. Es uno de esos hábitos que pasa de generación en generación. Pues bien, es equivocado.

Lógicamente, hay que repartir el champú por la cabeza, pero es clave no revolver el pelo. ¿Por qué? “Para que luego no nos encontremos con una melena indomable”, dicen desde Maûbe. ¿Y cómo tengo que hacerlo?, te preguntarás: “Se debe aplicar poco producto y extenderlo de arriba a abajo con suaves movimientos circulares, pero sin revolverlo”, te responde el equipo de especialistas de la marca.

Elegir un cepillo de púas suaves

La elección del cepillo es clave para que no sea un drama cada vez que haya que utilizarlo. Es importante por ello que sean de púas suaves o, al menos, que no sean demasiado rígidas, especial antitirones. Al mismo tiempo, conviene usar un champú natural para niños y niñas que ayude a evitar los enredos.

Usar un acondicionador al lavar el pelo con champú y un desenredante sin aclarado

“Cuando el pelo está húmedo, es recomendable aplicar un desenredante que ayude a deshacer los nudos”, señalan desde Maûbe. 

 

Peinar de abajo a arriba

Es recomendable repasar nuestra manera de peinar. “Hay que comenzar a peinar por la parte de abajo, en pequeños mechones y después ir subiendo progresivamente. Así no se arrastran los nudos y se van deshaciendo poco a poco”, aconsejan. 

Crear un momento divertido con tu hijo o hija

Desde Maûbe aconsejan convertir el cepillado en una actividad lúdica: contarle una minihistoria, inventar un juego o darle otro peine para que se motive y se fomente su autonomía, por ejemplo. 

María Aguirre

María Aguirre Álvarez

Periodista y mamá de dos niñas con las que aprendo cada día. ¿Conoces esa frase que dice “nada te prepara para ser madre pero ser madre te prepara para lo que sea”? Real como la vida misma.

Continúa leyendo