Black Friday

Consejos para comprar siendo conscientes este Black Friday

A pesar de que la cultura del 'Slow Life' cada vez suma más adeptos, un 30% de los jóvenes padece oniomanía, adicción a las compras compulsivas. Os damos una serie de consejos para aprender a comprar siendo conscientes y os invitamos a que el Black Friday sea un día sin compras.

El Black Friday es el pistoletazo de salida a la temporada del año de mayor consumo, un período de tiempo que se prolonga durante el periodo navideño y hasta después de las rebajas de invierno. En la sociedad occidental, la cultura del materialismo, de la posesión de los modelos de última generación y del más y más ha echado fuertes raíces. Esto, a menudo, deriva en la compra exagerada que puede conducir a la adicción a las compras compulsivas u oniomanía.

Según los datos ofrecidos por los expertos de la plataforma Top Doctors, cerca del 7% de la población padece oniomanía y lo que es más alarmante, este porcentaje asciende hasta un 30% cuando hablamos de los jóvenes, el grupo más vulnerable ante la publicidad y las redes sociales. "Actualmente el consumo por internet facilita la proliferación de este trastorno y aumenta un 16% las compras compulsivas. El pago con tarjeta, PayPal, Bizum y otros servicios online facilitan el gasto y generan una gratificación inmediata, lo que los lleva a no ser tan conscientes del gasto que están realizando y a un aumento de este trastorno entre este tipo de consumidores", explica Lina Romillo, Psicóloga sanitaria y miembro de Top Doctors.

Para aprender a comprar siendo conscientes, lo primero que tenemos que aprender es que las compras no nos van a hacer más felices, nos darán una sensación de satisfacción momentánea pero eso poco tiene que ver con la felicidad. El historiador Yuval Noah Harari relata en su libro 'Sapiens: de animales a dioses' que la felicidad depende de la correlación entre las condiciones objetivas, tales como la salud o la comunidad y las expectativas subjetivas. Por lo que si consigues que las expectativas disminuyan y te centras en valorar y disfrutar de lo que ya tienes, serás mucho más feliz.

Esto no quiere decir que por norma solo debas comprar lo que necesites y que no puedas darte ningún capricho, se trata de que le quites poder a lo material, de que elijas tú lo que compres, de que compres porque quieres y no porque te lo venden, de que no caigas en el bombardeo constante de mensajes publicitarios y sobre todo, que seas consciente.

Además, no todos los sentimientos que provocan las compras son agradables y placenteros, señala la Doctora Sandra Farrera, especialista en Psicología Clínica en el Centro Psicología BCN, "a la hora de comprar influye la dopamina, neurohormona transmisora de la impulsividad y de la necesidad de recompensa inmediata, que provoca por lo tanto la pérdida de control".  Perder ese control deriva, en la mayoría de los casos, en culpabilidad, ansiedad, frustración y depresión, "porque aumentan sus deudas o se ven afectados en otras parcelas de la vida", informa Farrera.

El movimiento Slow

Como ya hemos visto en otros artículos, el movimiento Slow cada vez gana más adeptos en pro de un estilo de vida con más conciencia y valores alejados del consumismo que pretenden proteger a los pequeños comercios y además, reducir la huella ambiental.

Organizaciones como Ecologistas en Acción han hecho un llamamiento a la ciudadanía para que el último viernes del mes de noviembre, conocido como Black Friday, se empiece a definir como "El día Mundial Sin Compras".

Esta corriente slow, apela a las compras por necesidad, en empresas locales y comercios de proximidad, incita a que reciclemos las prendas y otros tipos de artículos, a donar lo que ya no utilizamos, en definitiva, a la sencillez, porque menos sí es más.

Los profesionales de la salud empiezan a observar este cambio en sus pacientes y en la población en general. "Tanto en consulta como en la calle hemos observado un descenso del consumir por consumir. La compra con conciencia y la corriente por ejemplo del slow fashion hacen que muchos consumidores reflexionen antes de comprar, hagan una compra pensando en un producto de larga duración, conociendo el lugar de procedencia, la forma de producción, materiales, etc” explica Romillo.

Consejos para frenar las compras compulsivas

Los expertos de Top Doctors prevén un descenso del consumo debido a la incertidumbre económica provocada por la crisis de la COVID-19, sin embargo, nos ofrecen una serie de consejos para apoyar a promover la compra con conciencia durante el Black Friday y durante el periodo navideño.

  • Ante la avalancha de mensajes que incitan al consumo, lo primero que debemos preguntarnos como consumidores es: ¿podría vivir sin ello? Y, sobre todo, ¿cómo te sentirás dentro de cinco días si adquieres ese producto? Es muy importante basar las compras en el control de la acción, del gasto y por lo tanto de la propia vida.
  • Aplicar la técnica de los 10 minutos. La dopamina es un neurotransmisor de la inmediatez, pero se reduce pasados 10 minutos, y por lo tanto los mecanismos de recompensa inmediata dan lugar al control de esa acción y a poder discernir con más calma si es necesaria la compra o no.
  • Otro pensamiento a tener en cuenta es qué podríamos hacer con ese dinero si lo guardamos para otro fin. Así se toma conciencia de las 'necesidades' que puedes tener, y por lo tanto dónde derivar los gastos.
  • Que NO te vendan, sino que TÚ compres. Es importante no caer en la tentación de todos los mensajes publicitarios y comerciales que se reciben. Es importante comprar no para satisfacer la ansiedad, el impulso o el bajo estado de ánimo, sino porque el artículo es realmente necesario.
  • Y piensa lo bien que te sientes al tener el control de las compras, de los gastos y principalmente de tu vida. Si tienes la opción de comprar el mismo bien en un pequeño o gran comercio, ve siempre al pequeño aunque tengas que andar unos metros más, la satisfacción durará más tiempo.

Continúa leyendo