Atragantamientos

Consejos para reducir el riesgo de atragantamientos en niños esta Navidad

La Navidad es una época en la que puede aumentar el riesgo de atragantamiento en niños y niñas, tanto por la cantidad de comida que hay en casa como por los regalos de juguetes. Sigue estos consejos para evitar los sobresaltos:

niña comiendo en Navidad
Fuente: iStock

La Navidad es sinónimo de largas y copiosas comidas todos los días y a todas horas. Siempre hay algo por casa para llevarse a la boca ya sea un dulce, un turrón o un mazapán. Esto incrementa el riesgo de atragantamiento de los niños y niñas aún pequeños que disfrutan devorando todo lo que encuentran.

Lo primero que tenemos que saber, según informan desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), es que los atragantamientos suelen ocurrir de forma rápida e inesperada, creando mucha angustia en los padres por la posibilidad de asfixia. De ahí la importancia de vigilar en todo momento a los niños y niñas para conseguir evitar posibles accidentes infantiles.

Pautas para las comidas y cenas de Navidad

El primer consejo que debemos dar no es un consejo, si no una advertencia: los niños deben estar vigilados constantemente por un adulto. Ese es el primer paso para evitar atragantamientos, sea en la época del año que sea.

Además, la AEP es fundamental enseñar a niñas y niños a masticar correctamente y por un tiempo suficiente la comida. Vamos a aprovechar estas fiestas para predicar con el ejemplo y esforzarnos todos los comensales porque los más pequeños observen y después imiten nuestra forma adecuada de masticar.

Los expertos en pediatría también recomiendan que los niños permanezcan sentados mientras comen. Si corren o juegan con comida en la boca, pueden atragantarse más fácilmente. Sabemos lo fácil que es que se distraigan de las pautas habituales de comida cuando vienen sus primos o tienen a alguien al lado con quién jugar, pero es fundamental que prestemos atención y hagamos que entiendan que tienen todo el tiempo del mundo para divertirse pero que a la hora de comer tienen que hacerlo con consciencia y comportándose bien. Para animarles podéis probar con un premio una vez que terminen, por ejemplo, que sean ellos quienes elijan la película que veréis todos juntos después de comer.

Por supuesto, hay que tener en cuenta la edad de cada niño y lo que puede comer en consecuencia. Nos recuerdan en la AEP que los frutos secos, por ejemplo, están prohibidos para los niños menores de 4 años porque pueden provocar atragantamientos.

Pero no es el único alimento: cuidado con las protagonistas de nuestro fin de año, las uvas. Para reducir al mínimo el riesgo podéis cortarlas en trozos pequeños, pelarlas y quitarles la semilla interior cuando la tengan. Aquí tenéis otros ejemplos de los alimentos con más riesgo de producir un atragantamiento en niños pequeños.  

Como vemos, cortar bien la comida a los niños en trozos muy muy pequeños y que puedan masticar con facilidad es vital para que no se produzcan atragantamientos. Aunque requiera más trabajo en la cocina del que ya de por sí demandan estas fechas, dedicar unos minutos a asegurarnos de que el plato que vamos a dar a los niños no tiene trozos muy grandes, ni huesos o espinas, hará que disfrutemos mucho más tranquilos de una bonita velada.

Cuidado con los juguetes de los regalos de Navidad

Según la AEP, además de la comida, los objetos más responsables de los atragantamientos en los niños (sobre todo entre los 0 y los 5 años) son: juguetes, monedas y globos.

Y es que, otra característica de la Navidad son las horas que pasan los niños estrenando y jugando con sus juguetes nuevos. Para vivir unas fiestas felices y sin sobresaltos, la supervisión vuelve a ser esencial, sobre todo en el caso de que los niños tengan hermanos o familiares de distintas edades y quieran jugar con sus regalos. Cuidado con los juguetes con piezas demasiado pequeñas y sobre todo, presta mucha atención a las instrucciones para comprobar que son adecuadas para cada edad y para evitar las composiciones que son fácilmente extraíbles.

La Navidad es una época para disfrutar de la familia y para eso, no hay nada más importante en el caso de las niñas y niños que garantizar su bienestar evitando los posibles peligros que les rodean.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo