Aprovechar las vacaciones

¿Debemos reforzar lo aprendido durante el año en verano?

3 minutos

La búsqueda de pautas sobre cómo estimular a los más pequeños durante las vacaciones es de lo más habitual.

verano

Los padres con hijos en edad de guardería consultan qué actividades pueden hacer para estimularle y beneficiarle, y los padres de hijos en edad escolar suelen preguntar si deben hacer algún ejercicio en particular para “adelantar” objetivos para el próximo curso. Pero... ¿realmente son necesarias estas pautas cuando los niños son tan pequeñitos?

Desde la perspectiva profesional de Estela María Fernández Pérez directora del Equipo Idai, la respuesta es contundente: no. No les vamos a perjudicar siempre que no creemos estrés, pero podemos hacer muchísimas cosas en el día a día que beneficia enormemente a nuestros pequeños. El tiempo que destinamos en pensar qué podemos hacer, cómo hacerlo, le buscamos actividades o a los más mayores les buscamos fichas podemos dedicarlo a incluirles en actividades que les resultará de gran interés, aprenderán de sus hermanos, aprenderán léxico, pondrán habilidades ejecutivas a la palestra y madurarán en muchos aspectos. La experiencia es el mayor de los ejercicios en todos los sentidos a los que podemos “someter” a nuestros pequeños con sus hermanos, veamos algunos de las actividades que podemos hacer en casa especialmente durante el verano que resultan de interés para todos.

X

3 actividades que todo niño "debería" hacer en verano

Hacer una receta de cocina: Hacer una receta con fruta rica de verano. Tocar las distintas texturas de las frutas como son la sandía, melón, piña, uva...tocar, probar... ser consciente de la experiencia, invitar a los más pequeños a pararse en el proceso de probarlos, tocarlos y hacer una receta junto a mamá o papá puede ser de gran provecho. Aprenden la textura, colores, sabores, nombre, si son más mayorcitos ponen en práctica una secuencia de la actividad de receta (una brocheta de fruta, por ejemplo). Aunque los pequeños de los que hablamos sean bebés, tocar y experimentar resultará positivo.

Buscar flores en el jardín: olerlas y hacer un ramo para los  abuelos o primos. El hecho de que la actividad tenga una finalidad, sea algo positivo que implique compartir, intención de regalar y provocar en los demás una sonrisa es una actividad positiva para los más pequeños.

Masaje después de la piscina o playa: Con los más pequeños de casa nos paramos cada día a hacerle un  masaje con crema después del baño, pero…¿y si en verano nos paramos más detalladamente a hacer este masaje? ¿y si hacemos participe a sus hermanos mayores? Los hermanitos mayores suelen sentirse genial al verse incluidos, al sentirse útil con los más pequeños, y sobre todo, disfruta de una actividad conjunta con su hermanito bebé. Es muy positivo que sea el  hermanito mayor quien tenga una actividad conjunta con su hermano, el resto del año puede resultar difícil ya que el ritmo de trabajo, guardería o colegio no nos lo permite…¿qué tal si aprovechamos el mes de verano para disfrutar de estas pequeñas cosas y aumentar el contacto entre los más pequeños?

Por último, en consulta son muchas las familias que me preguntan la posibilidad de retirar el pañal del pequeño en verano, aprovechan esta época porque la ropa es más ligera y las posibilidades de cambio y de tiempo con ellos es mayor. Me parece buen momento, y además os animo a invitar al hermano a ayudarle, acompañarle al baño, hacerle refuerzo al pequeño cuando haga pipí en el wc... puede ser una gran idea. Tenemos en casa grandes corazones, pequeños terapeutas y gigantes seres llenos de cariño. Vamos a disfrutar de los más pequeños, enseñarles a disfrutar de la familia, tienen mucho que darnos.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS