Def con Tres. Porque las familias numerosas son divertidas

Bienvenido, príncipe del caos

¿Cómo te cambia la vida el nacimiento de tu tercer hijo? El periodista Carles Montaña nos cuenta, en Def con Tres, la revolución que están viviendo en su familia con la llegada del pequeño Héctor.

Bienvenido, príncipe del caos

Héctor ya está aquí y, desde el sábado catorce, ha cambiado nuestras vidas relativamente tranquilas. Se ha convertido en el tercer príncipe del nuevo caos familiar. Aunque el aumento de la densidad poblacional en casa ha acabado con el espacio –ya somos cinco y la abuela y la cuidadora, sólo nos falta un perro-, estamos encantados y muy tranquilos. Vale, escribo desde una esquina de la cama; pero sinceramente, esto no tiene nada que ver con la llegada del primero.

 

Dormimos menos; sin embargo, ya no nos despertamos súbitamente a las tres de la madrugada preocupados por si el bebé respira o no respira –eso nos ocurrió con Martín. Han pasado cinco días y la vida sigue. Es cierto que mañana no podré asistir a LA FESTA DELS 40 ANYS. En Riudoms, mi pueblo, mis amigos han organizado un festival para 150 personas y conmemorar que nos encontramos en el mejor momento desde 1973. Me invitaron hace mucho tiempo. La entrada con barra libre y música en directo languidece desde hace semanas sobre la mesilla de noche. Me tomaré una cerveza.

 

Martín y Beatriz, de seis y cuatro años, lo llevan bien en la medida en que nosotros también nos hemos mostrado muy tranquilos. Creo que resulta fundamental. Conocieron a su hermano en el hospital y su reacción fue diferente. El mayor dijo que era como un viejo y realizó una imitación. La mediana comentó que el hospital olía a hospital y que su hermano tenía unas legañas enormes. Se acercó a él con muchas ganas de tocarlo. Cuando llegaron a casa Héctor les había enviado unos regalos y eso les ha parecido increíble.

 

Parece que las piezas encajan. Beatriz se puso a llorar un poco para captar nuestra atención cuando el lunes al regresar de la escuela vio que Elvis –para ella y para mí Héctor es el rey del rock- ya estaba en la cuna al lado de la cama de mamá y papá. Unos días antes del nacimiento se le escapó un pis, supongo que de los nervios. Martín se despertó el miércoles por la mañana entre lloros por culpa de una pesadilla en la que su madre y su padre morían a manos de un robot. El buen humor volvió en cuanto pudieron oler lo que significa la palabra meconio. Héctor, de la impresión, hace dos días que no nos deleita con sus deposiciones. No quiere que se rían más de él.

 

Existe un extraño mecanismo que hace que todo funcione solo. Todo el mundo está dispuesto a ayudar.Cuando participamos todos en el primer baño de Héctor-Elvis aparecieron millones de manos. El pensamiento de Alicia y el mío estaba concentrado en la fontanela del bebé. Y en estas primeras noches, Martín y Beatriz se pasan por la cuna de su hermano para ponerle el chupete, aunque esté dormido. Y, sí, la supervisión para el lavado de dientes y manos ha menguado un poco e inevitablemente los pijamas se mojan y se oye algún lloro. No obstante, este increíble barullo familiar en el que nos hemos embarcado se aleja de la entropía. Elvis está vivo y el que no lo crea que se pase por casa.

 

 

Etiquetas: familia, familia numerosa, nacimiento, organizar las cosas del bebé, padre, padres

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS