Día de la Mujer 2022

Día de la Mujer 2022: “Las madres trabajadoras hacemos malabares para poder llegar a todo”

El Día de la Mujer trabajadora es necesario homenajear a un rol sin el que hoy no estaríamos aquí: el de todas las mujeres que, además de trabajar, son madres. ¿Cómo llegan a todo?

Hoy es 8 de marzo, Día de Internacional de la Mujer. Una fecha que incide anualmente por la lucha de la igualdad de género y la supresión de la brecha que actualmente sigue existiendo entre hombres y mujeres. Una fecha declarada oficialmente por las Naciones Unidas en 1977, que rinde homenaje a la que se considera la primera huelga a favor de los derechos de la mujer (y que tuvo lugar en el siglo XIX, en plena Revolución Industrial).

Es un día para recordar el papel de la mujer en la sociedad, pero nosotros hoy queremos ir un paso más allá y acordarnos específicamente de ellas, de las mujeres que, además de trabajar, son madres. Las que han tenido que soportar los roles culturales de la sociedad. Las que han salido durante horas a realizarse, o a desempeñar un empleo con el que poder subsistir y que, al llegar a casa, han tenido que ocuparse de las tareas. Las que se han tenido que ocupar culturalmente e históricamente de ser ‘buenas madres’, pese al cansancio físico y mental de trabajar en algo más.

Hace tan solo unos días Ona Carbonell contaba a Ser Padres la necesidad de dar apoyo económico y moral a las madres trabajadoras.

Vanessa Cast sabe bien de lo que hablamos y de lo que habla Carbonell. Ella emprendió la primera vez hace trece años, un poco antes de que naciese su hijo Alex, que ahora tiene 8 años. Pronto se quedó embarazada y, desde entonces, no ha dejado de trabajar. Trabajar emprendiendo, pues dice que es como se siente realizada: “El primer negocio que tuve fue una pastelería, mi hijo era muy pequeño y lo llevaba en la mochila de porteo mientras yo no paraba de hacer pasteles”, nos cuenta. Ahora ha creado la comunidad Madres Emprendedoras, con la que anima a otras madres a emprender en un intento por combinar la realización personal con la tarea de ser madre.

En el 8M hablamos de cómo combina y cómo es capaz de llegar a todo.

La conciliación no es real, pero sí necesaria

Está científicamente demostrado que el cerebro de la mujer cambia radicalmente y para siempre cuando se convierte en madre: sus prioridades cambian y para siempre velarán por la seguridad de su hijo. Si preguntásemos a cualquier mujer que si su concepción de fémina ha cambiado después de convertirse en mamá, la respuesta de casi todas ellas sería sí. Y esa es, precisamente, la de Cast: “Los intereses y con respecto a lo que haces por ti misma, así como el impacto que eso tiene en ti, cambia por completo”, argumenta.

No solamente cambia la visión por el hecho de convertirse en madre, sino también por la realidad de la conciliación. Al menos, en España: “En España, la conciliación no es real, en la práctica, la realidad es que necesitas hacer malabares con los roles que nos quedan como madre y como mujer trabajadora para ejecutar todas las tareas de manera positiva”, nos cuenta.

A propósito de ello ha recordado la importancia de que la mujer no se olvide de cuidarse a sí misma después de tener un hijo: “Para poder mantener la cordura como madres trabajadoras debemos conciliar también con nosotras mismas sin intentar encajar todo el rato en estándares rígidos que, quizás, no se adaptan ni a nuestros gustos ni a nuestras necesidades”, expone en conversación con Ser Padres.

El papel de ser madre trabajadora en el día a día

“No, no me da tiempo a llegar a todo, pero es que hace mucho tiempo que dejé de intentarlo”. Así de tajante suena la respuesta a la pregunta de cómo es capaz de ser emprendedora, dueña de una empresa y, además, madre de un niño de ocho años. “Creemos que somos capaces de llegar a todo y que somos las que mejor hacemos las cosas, pero la realidad es que tenemos que aprender a delegar tareas en otras personas; quizás ese es uno de los secretos para poder llegar a ‘todo’ sin morir en el intento”.

Por el contrario, su realidad muestra que ser madre y trabajadora sí es compatible. Ser madre es un rol que tenemos como mujeres y trabajar el rol que nos toca si queremos emprender (o traer dinero a casa). “El secreto está en cómo combinas esos roles de manera positiva”.

En el intento por combinarlos, opina que emprender puede ser una de las salidas: la madre puede ser su propia dueña, habitualmente trabaja desde casa, puede buscar sustento y, además, realizarse en aquello que le gusta.

El papel de la mujer en el siglo XXI

Aprovechando el 8M también hemos querido conversar con Vanessa sobre un tema de tremenda actualidad: el papel que juega la mujer en el siglo XXI. ¿Se ha ‘roto’ esa concepción cultural de que la mujer ha de quedarse en casa y el hombre el que sale a trabajar para sustentar económicamente a la familia? “Ha evolucionado, aunque habría matizar por países y culturas, pero todavía queda mucho camino por recorrer”, opina. “Creo que la pandemia ha ayudado mucho a que esta brecha de género disminuya, pero todavía hay resquicios de esa concepción que dice que si la mujer se queda en casa, aunque esté trabajando, debe ocuparse también de las tareas del hogar por el hecho de estar físicamente ahí”.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo