Educación emocional

Divorcio: ¿cómo se lo decimos a los niños?

Está decidido: tu pareja y tú habéis decidido separaros. ¿Y ahora? Uno de los momentos más difíciles para los padres es contar a los niños esa separación.

Divorcio: ¿cómo se lo decimos a los niños?

Para evitar que un divorcio deje en los niños secuelas indeseables y duraderas, uno de los aspectos que los padres deben cuidar mucho es el modo de comunicárselo.

 

Está comprobado que muy a menudo las explicaciones que se dan a los hijos en caso de separación o divorcio de los padres son insuficientes, al pensar, cuando son pequeños, que “no se enteran “ o que “no lo entenderían”.

 

Es necesario informarles de lo que pasa, en un lenguaje adecuado a su edad, y es bueno que ambos padres lo hagan juntos.

Habrá que volver al tema cuantas veces sea necesario para aclarar las dudas y fantasías del niño. Hay que despejar su temor al abandono (lo manifieste o no) explicándole que ambos padres lo van a seguir cuidando y queriendo.

 

También es muy importante aclararle al pequeño que él no tiene ninguna culpa de la separación, ya que la fantasía infantil a menudo los lleva a sentirse culpables.

 

Basta con decirle que a veces los padres se separan porque no se entienden o no pueden vivir juntos. Están de más los detalles sobre traiciones, infidelidades, defectos o incompatibilidades íntimas. El niño no tiene que tomar partido, sino conservar en lo posible el amor hacia ambos.

 

Los padres no deben usar a los niños como “arma arrojadiza” contra el otro (hablándole mal de él, incumpliendo o poniendo trabas al régimen de visitas)

 

Hay que informar al pequeño de que la separación es definitiva, para que pueda empezar a adaptarse al cambio.

 

No hay que reprimir la expresión de sentimientos: el niño necesita expresar su rabia y su tristeza. Los padres también pueden reconocer que les duele la situación. No obstante, es mejor que no den la impresión de estar desbordados, sino transmitir serenidad, ya que el niño cuenta con ellos para su seguridad.

 

Etiquetas: divorcio, familia, padres separados, psicología infantil

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS