Familia ecológica

Ecobolsas: ¿cuáles contaminan menos?

Existen muchos tipos de bolsas ecológicas: biodegradables, fotodegradables, bolsas de tela, bolsas de papel… Cada una tiene sus características, y no todas resultan igual de dañinas –o beneficiosas- para el medio ambiente.

Ecobolsas: ¿cuáles contaminan menos?

Si a tu familia le preocupa la preservación del medio ambiente, sois expertos en reciclaje y a tus niños les apasiona la ecología, seguro que os preocupa la cantidad de residuos que generan las bolsas de plástico.

Las bolsas de plástico de un solo uso dejarán de fabricarse en 2018. En el mercado existen muchas alternativas más ecológicas, ¿sabes cómo son?

Bolsas biodegradables

Las bolsas biodegradables se descomponen de manera natural, por lo que podemos tirarlas al cubo de la basura orgánica. Son reutilizables, reciclables y cuando se descomponen se convierten en compost sin generar materiales tóxicos.

Se fabrican con polímeros de almidón (de patata, maíz, trigo...), es decir, no contienen derivados del petróleo, por lo que son menos contaminantes que las de plástico, pero hay que tener en cuenta que su materia prima son vegetales cultivados, lo que también tiene un coste ecológico.

Bolsas fotodegradables

Las bolsas fotodegradables se descomponen por exposición a la luz y el calor. Su base son plásticos derivados del polietileno y un aditivo llamado polibatch deg. Se reciclan en el iglú amarillo, el contenedor de plásticos.

No se pueden reutilizar muchas veces, pero generan menos residuos que las bolsas convencionales porque son más finas.

Bolsas de tela

Las bolsas de algodón son resistentes y lavables, tienen una vida larga y se reutilizan muchas veces. Son una opción ecológica si realmente las reutilizamos una y otra vez, porque el cultivo del algodón supone un gran gasto en agua y recursos naturales.

Podéis hacer en casa vuestras propias bolsas de algodón con las camisetas que se se os vayan quedando viejas o pequeñas: es una manualidad para niños fantástica y una forma de inculcar a los peques el respeto activo por la naturaleza.

Bolsas de papel

Posiblemente, las bolsas menos ecológicas del mercado: las bolsas de papel se rompen con facilidad y apenas se reutilizan. Además, su fabricación genera gases de efecto invernadero y requiere grandes cantidades de agua, energía y árboles.

Aunque el papel es reciclable, si se mancha con comida o grasa, por ejemplo, no puede depositarse en el contenedor de reciclaje azul, hay que tirarlo con la basura orgánica.

Bolsas de rafia

Se fabrican con un plástico llamado polipropileno. Aunque se trata de un material fuerte y flexible que puede usarse varias veces, es difícil de reciclar y no es biodegradable, así que no es una opción muy ecológica.

 

Etiquetas: ecología, educación ambiental, familia, tiempo libre

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS