Blue Monday

¿El lunes más triste del año? ¡Ni hablar!

El tercer lunes de enero es considerado como el día más triste del año pero, ¿y si cambiamos este tópico y le convertimos en el día de planes en familia?

Un lunes dispar

El tercer lunes de enero se ha convertido oficialmente en el día más triste del año, denominado Blue Monday, por un cúmulo de factores que parecen detonar en esa fecha. La temperatura que suele haber estos días acompañados de la poca luz solar, la depresión post-vacacional y sumando, además, que los lunes no suelen ser los días más divertidos de las semana, hacen de este día el más pesado de todo el año. 

Pero, ¿por qué verlo de esa manera? Podemos darle la vuelta y convertirlo en la excusa perfecta para hacer planes en familia, así se hará algo menos duro para ti y para tus hijos la vuelta al trabajo y al cole y, asimismo, las rutinas podrán establecerse con normalidad. Además, podemos aprovechar y convertirlo en un nuevo propósito del año, adjudicar un día a la semana para estar todos juntos y disfrutar.

¡Prácticas ocurrentes!

Siendo lunes y unos de los días más gélidos y aburridos del año, ¿por qué no llevar a tus hijos un disfraz a la salida del cole para que vayan disfrazados al parque? O, ¿y si te presentas allí con un gorro divertido y otro para él? Aparte de sorprenderle muchísimo, convertirás un día de lo más normal en uno digno de recordar siempre. Cualquier tipo de ocurrencia será bienvenida para un día como este: ¡hay que transformar el Blue Monday en Funny Monday!

Si no os apetece salir de casa porque estáis cansados de estar fuera todo el día podéis elegir una película para verla tranquilamente todos juntos. También es una buenísima idea tomar una rica y deliciosa merienda, que incluso podéis elaborar todos: ¡unos deliciosos cupcakes integrales con manzana y canela pueden ser la opción perfecta!

Si el tiempo lo permite, salir a dar un tranquilo paseo o ir al parque puede cambiar la percepción de los aburridos lunes. Además, allí nuestros hijos pueden quedar con sus amigos y pasar una tarde redonda. Pero si el clima está rebelde, podéis quedaros en casa y hacer manualidades, leer o jugar con los hijos que seguro que tendrán muchas ganar de enseñaros a utilizar sus nuevos juguetes de Navidad.

También podéis hacer vuestros propios retratos, papá puede pintar a mamá y a los hijos, mamá pintará el retrato de papá y los hijos el de los papás y la mascota, ¡con este plan se lo pasarán genial!

Para concluir el día, podéis contar cuentos todos reunidos en la cama caracterizados como los protagonistas de la historia e incluso, además, repetir los diálogos para darle mayor realismo.

Todas estas actividades podrán cambiar vuestro estado de ánimo cualquier lunes, y no es para menos, porque no existe mejor medicina que la familia.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS