El origen de Santa Claus

El verdadero origen de Papá Noel para leer con los niños

Leer cuentos es una actividad que los niños disfrutan mucho, y más cuando es acompañados de sus padres y en momentos de tiempo libre. Aprovechemos los ratitos de descanso para potenciar la lectura y descubrir historias como la que tenemos aquí. Descubre con los peques el origen de Papá Noel.

No hay nada como contar historias acompañados de los más pequeños de la casa. Y más cuando hay tiempo libre porque son las vacaciones de Navidad. Sin duda, se trata de una excelente manera de pasar tiempo de calidad en familia mientras potenciamos hábitos tan saludables y tan beneficiosos para su desarrollo como es la lectura.

Una muy buena idea es leer cuentos porque el momento de leerlos y comprenderlos será mucho más sencillo para los niños. Si además optamos por algunos ambientados en las fechas navideñas, como estos cuentos de Navidad, a los pequeños les encantarán porque se sentirán identificados con los personajes. Bien, pues con esta premisa, qué mejor que empezar con una historia que adorarán descubrir. Y esta es ni más ni menos que la de Santa Claus. Veamos aquí su origen.

 

El verdadero origen de Papá Noel

Al que conocemos por Papá Noel, en los países anglosajones es llamado Santa Claus. Y como todos sabemos es un hombre de cabello y barba blanca, vestido de rojo, cuya risa bonachona seguro que tenemos en mente. Cada año se encarga de viajar por el mundo subido en su trineo dirigido por renos con el objetivo de repartir regalos a todos los niños que se hayan portado bien.

El inicio de su historia está muchos, muchos años atrás. Sucedió en un pueblecito de Asia Menor, llamado Patara, muy cercano a donde pasó sus días Jesús. Allí vivió un niño, de nombre Nicolás, que por desgracia perdió a sus padres siendo muy pequeño. Por suerte, no tuvo inconveniente en seguir adelante porque heredó de su familia una gran fortuna.

Cuando sus padres murieron decidió irse a vivir a Myra. Allí todos le conocieron por ser un joven al que no le importaba la riqueza y que nunca dejaba de mostrarse amable con los demás. Tanto era así que muchas veces se dedicaba a repartir bienes entre los más necesitados.

Un día se enteró de una noticia que supuso el inicio de su trayectoria. Descubrió que un hombre muy pobre que tenía tres hijas no podía casarlas porque no tenía suficiente dinero para poder pagar la dote. Desde el primer momento, el mayor deseo de Nicolás fue ayudar a esta familia. Por eso, una noche, se puso una capa y fue hasta la casa donde vivía el hombre con sus hijas. Sobre una ventana, colocó una bolsa llena de oro sin que nadie lo viera.

Cuando el hombre despertó a la mañana siguiente, no podía creer lo que veían sus ojos, con lo que había recibido podía casar a su hija. Días más tarde, Nicolás decidió volver a la casa para dejar un segundo regalo y, del mismo modo, el padre agradeció su suerte. Sin embargo, desde aquella noche, se quedó vigilando cerca de la ventana para conocer quién era su salvador. Así, cuando Nicolás fue a dejar a la familia su última ofrenda, fue descubierto por el padre. Desde ese momento no dejó de hablar de la generosidad de Nicolás.

Una vez hubo ayudado a este padre y a sus hijas, decidió hacer lo mismo con otras familias a lo largo de su vida. Desde entonces, San Nicolás o también conocido como Papá Noel o Santa Claus, cada diciembre se encarga de llevar regalos a los niños.

 

Continúa leyendo