Padres emprendedores- entrevista

“Érase dos veces”: una segunda oportunidad para los cuentos de siempre

Los cuentos de siempre, pero sin sexismo, obediencia ciega ni culto a la belleza. Es lo que proponen Pablo y Belén, padres y diseñadores, con su colección “Érase dos veces”.

“Érase dos veces”: una segunda oportunidad para los cuentos de siempre

Cuando empiezas a contar cuentos a tus propios hijos, algunas facetas de los cuentos clásicos en las que no habías reparado pueden empezar a “chirriarte”. Eso les pasó a Pablo y Belén, padres de Violeta y Nicolás y creadores de la marca Prepapá. Decidieron poner remedio con “Érase dos veces”, una colección de cuentos nacidos al calor del crowdfunding en la que personajes como Caperucita Roja o Cenicienta toman las riendas de su propia vida. “Nuestros peques nos inspiran para querer hacer de este mundo un lugar más justo, igualitario, corresponsable y libre”, nos cuentan.

 

¿Qué es “Érase dos veces”?

"Érase dos veces" es una segunda oportunidad para los cuentos de siempre. Hemos mantenido la esencia de la historia, la magia, la fantasía, pero hemos prescindido de la violencia, el sexismo, la desigualdad y el culto a la belleza. Y nos han quedado muy chulos, preciosos y co-educativos.

 

¿Cómo surgió la idea de este proyecto?

Cuando comenzamos a leer cuentos a nuestra hija Violeta, nos chirriaron muchas cosas. Casi sin darnos cuenta, le contábamos que la belleza es imprescindible en la vida, le decíamos que siempre tenía que esperar a que un hombre la rescatara, que debía ser sumisa y aceptar su destino. Le transmitíamos que no podía ser valiente, que el amor romántico la salvaría de cualquier desgracia y que debía llevar altos zapatos de tacón para gustar a los hombres. Le enseñábamos que a los niños se les abandona en el bosque, que debe obedecer siempre sin rechistar, que los lobos son malos y que debe temer a las brujas.

Al final nos saltábamos tantas partes, tapábamos tantas ilustraciones... que decidimos no leérselos más. Ella no entendía de arquetipos y enseñanzas inconscientes (ni falta que le hace). Ella solo veía que las princesas esperan y los príncipes deciden. Ella solo veía lobos devorando a abuelitas, bosques terroríficos y brujas que no eran sabias.

Y pensamos que tampoco eran adecuados para nuestro segundo hijo NicolásNo queremos que crea que las chicas son débiles, que debe protegerlas, que la belleza es cualidad imprescindible y que debe asumir la violencia como algo cotidiano.

 

¿Qué elementos de qué cuentos clásicos os dan más “repelús”?

Los cuentos clásicos tienen su sentido y han de ser entendidos en su contexto. Pero en el contexto de una madre o un padre, a las nueve de le noche leyéndoselos a sus peques…. ahí no tienen sentido. Con esto no queremos decir que estemos en contra de los cuentos clásicos, ese es otro debate, solo que no los creemos ideales para contárselos a los niños.

Dicho esto, no nos gustan los que presentan a la mujer con un papel secundario, sumiso y esclava de su destino. Aquellos donde solo los hombres son valientes, los que tienen aventuras increíbles y siempre aparecen como rescatadores de princesas. Tampoco nos sentimos cómodos con aquellos que ponen a la belleza como valor supremo y al amor romántico como tabla de salvación para cualquier situación adversa.

Por supuesto que detestamos esos donde la violencia se normaliza, en forma de lobos malos, cazadores que abre tripas o madrastras que quieren matar por envidia.

Por último, también queremos desterrar la obediencia como valor absoluto. Es imprescindible que los niños y las niñas hagan las cosas por una cuestión de responsabilidad, no por miedo a un castigo o por obtener una recompensa. Y además es importante que aprendan a cuestionarse las cosas.

 

¿De qué cuentos clásicos habéis hecho las versiones?

Hemos reversionado e ilustrado Caperucita Roja, Cenicienta y Blancanieves. Pero hay muchos más, si sale bien, iremos a por ellos….

 

¿Cómo se puede participar?

Este es un proyecto que pretende ser de mucha gente, por eso lo hemos lanzado a través de la plataforma de crowdfunding Verkami. Es una forma de financiación a través de micromecenas que creen en los proyectos y colaboran para que se hagan realidad. Se puede aportar lo que se quiera, desde 5€ hasta 500€ si eres una empresa.

 

Además de colaborar con vuestro proyecto, ¿qué se llevan vuestros mecenas?

Todos los mecenas aparecerán en la última página del libro, es una forma de rendirles un pequeño homenaje para la posteridad.

Y según lo que puedan aportar, se llevan un libro, los tres, unos marcapáginas, una bolsa bandolera ilustrada preciosa… e incluso pueden ser la inspiración para la ilustración de uno de los personajes. También hay packs especiales para librerías con un cuentacuentos en directo y para empresas.

Etiquetas: familia, leer

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS