Sal de dudas

¿Es bueno llegar de vacaciones unos días antes de empezar el colegio?

No es el único de los factores que incide en la vuelta a la rutina posvacacional, pero todos los expertos coinciden en recomendarlo porque facilita afrontar de forma progresiva el cambio de horarios que implica la vuelta de las clases.

La recta final de agosto siempre nos deja sentimientos encontrados cada año. Por un lado, el deseo de seguir disfrutando hasta la última gota del verano; por otro, la pereza, angustia, agobio o pena, dependiendo de cada cuál, por saber que la vuelta a la rutina está a la vuelta de la esquina. ¿Cuál se impone en vuestro caso?

Hay que reconocer que es muy distinto cómo se afronta este tramo del calendario que comienza en estas fechas y se estira hasta el comienzo del curso escolar con niños en la familia que sin ellos. Duele igual que el verano se nos escape un año más, pero la vuelta es un poco más llevadera, aunque solo sea porque no tenemos que preocuparnos solo de volver a la rutina nosotros, sino también, y muy especialmente, de que lo hagan los pequeños de la casa. 

Conviene hacerlo, según los expertos, de forma paulatina, no drásticamente justo los dos o tres días previos al comienzo del curso. Si es posible, es aconsejable retomar las rutinas del año con el suficiente margen para que la transición se complete a tiempo de empezar el cole ya inmersos en la “rutina de invierno”. Por lo menos, en lo que al horario se refiere. Pero no basta con acostarse pronto el día antes de empezar las clases; lo recomendable según los expertos es hacerlo cada día 15 minutos antes durante, por ejemplo, la última semana de vacaciones

Pero claro, este plan ideal choca de lleno con estar de vacaciones fuera de casa los días previos al arranque del curso. Los adultos podemos adaptarnos bien a un plan de choque que consista en llegar el día antes de incorporarnos al trabajo -hay a quien incluso le sienta bien y lo prefiere para combatir el síndrome posvacacional-; en cambio, los niños no lo llevan bien. 

Recuperar las rutinas y horarios

Por ello, aunque no sea decisivo en el período de adaptación de cara al inicio del curso escolar volver con un poco de margen de vacaciones, sí es altamente recomendable hacerlo. Ya solo el hecho de estar en casa os permitirá preparar con tranquilidad, con ellos implicados además, todo lo necesario para el primer día de clase. Podréis también visitar el colegio o su entorno, otro consejo que nos dan los expertos, y a lo mejor también podéis montar una quedada al aire libre para que vuelva a ver a algunos de sus compañeros de clase, lo cual también es recomendable. 

Y todo esto por no hablar del cambio de horarios, que es muchísimo más factible realizarlo con éxito si estáis ya en casa con unos días de margen para afrontarlo progesivamente, sin transiciones abruptas. Así, el día que el despertador suene para ir al cole por primera vez en el nuevo curso, la rutina será muchísimo más llevadera para todos en casa y, aunque al final del día notarán el cambio de rutina y estarán agotados, físicamente estarán descansados para afrontar con garantías el reencuentro con las aulas. 

Continúa leyendo