Una fiesta para toda la familia

Especial Halloween: una noche de fiesta

5 minutos

La noche del 31 de octubre se llena de brujas, fantasmas, murciélagos y monstruos. ¡Y a los niños les encanta! En Halloween se disfrazan, decoran la casa, hacen fiestas con sus amiguitos...

Especial Halloween: una noche de fiesta

A los niños les encantan los sustos, disfrazarse de cosas terroríficas, la oscuridad... Todo lo relacionado con esta fiesta está lleno de magia y misterio. Halloween es una noche excelente para recorrer la casa a oscuras con una linterna, cocinar pastel de calabaza, contar cuentos escalofriantes con final feliz y ayudar a los más temerosos a vencer el miedo.

Disfraces para todos

Disfrazarse es muy divertido y más aún si nosotros mismos preparamos el traje y hacemos partícipes a los niños: los grandes protagonistas de la fiesta.

  • Además de los tradicionales disfraces de fantasma, bruja o vampiro, también podemos innovar y hacer alguno nuevo adaptando los que ya tenemos. Con tan solo unos cambios y añadiendo un par de complementos, conseguiremos una versión ‘de miedo'.

Hada convertida en una malvada bruja

Un romántico traje de hada puede convertirse, por ejemplo, en el de una malvada bruja si cosemos en los hombros un poco de cinta de satén negra, a modo de flecos, y después la atamos por la cintura. También se pueden poner algunos trozos de tela en la falda y pegar sobre ella siluetas de murciélagos de fieltro negro. El toque final lo ponen un gorro de bruja, una escoba y una varita de murciélago.

Sencillo disfraz de fantasma

Para fabricar un disfraz de fantasma en poco tiempo hay que coger una sábana blanca vieja, ponerle unos velcros en las mangas y en los laterales, cortar los bordes haciendo picos y abrir unos agujeros en los ojos. Si queremos darle un toque divertido, podemos añadir, además de una cadena de plástico, un collar, un sombrero o una corbata.

Si quieres descubrir varios disfraces y cómo hacerlos en casa no te pierdas: Disfraces originales para la fiesta de Halloween

¡A jugar!

La noche de Halloween también es una buena ocasión para leer libros, ver películas, escuchar música o, por que no, hacer juegos terroríficos. Aunque existen muchas posibilidades, hay algunos sencillos y muy divertidos.

¿Quién es el fantasma?

  • Cuando hay varios niños que se conocen entre ellos, podemos dividirles en dos equipos y mientras uno de ellos sale de la sala, el otro elige al "fantasma".
  • Después, para que no se le vea nada, se le cubre con una sábana blanca y los otros pequeños se esconden.
  • El otro equipo entra y, sin pistas y sin hablar, debe adivinar la identidad del "fantasma".

Concurso de disfraces

Otra opción es organizar un concurso de disfraces en el que voten el disfraz que más miedo les dé. El premio puede ser una bolsa de chuches (dentaduras, fantasmitas...), un libro o una película de dibujos de vampiros, brujas o monstruos.

Una cena especial

Una costumbre típica de Halloween es preparar comida y pedir dulces de casa en casa. Además, a los niños les entusiasma cocinar platos y comer cosas hechas especialmente para esta ocasión.

  • Podemos hacer bizcochos o galletas caseras con moldes en formas de gatos, fantasmas o murciélagos.

Bocas de Halloween

Si preferimos un aperitivo sencillo, sin necesidad de encender el horno, lo mejor son las  bocas de Halloween, que además de resultarles graciosas les animan a comer fruta:

  • Basta con cortar unos trozos de manzana roja sin pelar (que serán los labios).
  • Untar en ellas un poco de crema de cacahuete (las encías).
  • Poner encima unas nubes de caramelo pequeñas (los dientes).
  • Para terminar, se coloca otro trozo de manzana encima... y ya tenemos una graciosa dentadura.

También te proponemos otras recetas muy originales con formas típicas de esta fiesta:  Recetas para Halloween.

Decora la casa

Todo es mucho más emocionante si, además del disfraz, preparamos una fiesta de Halloween y decoramos la casa con motivos de miedo. A nuestros hijos les encantará fabricar las guirnaldas, poner los adornos y verlo todo lleno de calabazas.

  • Para crear un ambiente festivo y terrorífico a la vez, solo hay que poner un poco de imaginación y colocar en la entrada unas tiras de murciélagos colgadas del techo, una guirnalda de calabazas o una telaraña en la lámpara.
  • Unos globos grandes negros y naranjas, darán un toque de color a la fiesta.
  • También podemos adornar las ventanas y los espejos con fantasmas, calabazas o murciélagos adhesivos.
  • Y como no hay fiesta de Halloween sin una buena calabaza, hay que preparar una grande y varias pequeñas. Para evitar accidentes, lo mejor es que los niños las vacíen con una cuchara y después un adulto, con un cuchillo, haga los ojos, la nariz y la boca.

Encontrarás más ideas de decoración para la casa y manualidades para hacer en casa en:  Calabazas y fantasmas para decorar la casa.

Si no se quiere disfrazar, no le obligues

  • Pero, aunque a la mayoría de niños les encanta disfrazarse y jugar a que son un vampiro o un monstruo que viene del más allá, cuando son muy pequeños o simplemente sienten miedo, no conviene forzarles para que desafíen al terror.
  • En otras ocasiones, celebrar esta fiesta en compañía de su familia y amigos es una manera estupenda de dejar a un lado esos pequeños temores que a veces interrumpen sus sueños. Así, también comprueban en primera persona que los protagonistas de sus miedos no son más que personajes imaginarios.

 

 

Etiquetas: familia, manualidades de miedo para halloween

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS