Más allá de la religión

Consejos para explicar el significado de la Semana Santa a los niños

Esta es una oportunidad para todas las familias con independencia de nuestra posición personal al respecto de la religión y de nuestra relación con la fe.

Las oportunidades para que los niños aprendan cosas nuevas aparecen en muchísimas más ocasiones de las que creemos y en casi todas las ocasiones se dan en situaciones cotidianas, del día a día.

No necesariamente en la escuela además, ni tampoco en las actividades extraescolares o a través de juegos específicos. A menudo basta con prestar atención al entorno rutinario para generar curiosidad en ellos y que deseen conocer más. Es el caso, por ejemplo, de la Semana Santa. 

Con independencia de nuestra posición ante la religión y nuestra forma de procesar la fe, a los niños les seguimos diciendo que estas son las vacaciones de Semana Santa, y los peques no son ajenos a la realidad, de modo que es conveniente resolver la pregunta que seguro muchos de ellos se hacen: ¿de qué va esto de la Semana Santa?

Significado en familias religiosas o laicas

Si estudian en un cole religioso o reciben una educación en casa donde la fe católica tiene un peso importante, es evidente que el significado de esta festividad cobra un tinte diferente al que tiene para las familias laicas. Pero, como decíamos antes, esta es una ocasión magnífica para explicarles algunos detalles culturales que les ayudarán a entender un poquito mejor como es el mundo que los rodea.

Además, es prácticamente imposible aislarlos de la simbología religiosa de estos días, aunque solo sea por la procesión que os crucéis en vuestra ciudad o veáis de pasada en la televisión. Y ya sabéis lo bien que funciona con ellos la anticipación. Por todo ello, no se nos ocurre mejor oportunidad que estos días previos a la Semana Santa para ponerles en relación al contexto en el que viven. 

Para ello, creemos que es interesante tener en cuenta los siguientes consejos o puntos concretos en los que profundizar aprovechar la llegada del calendario a esta época de la primavera.

  • Conocimientos culturales: poco a poco, y en su justo medida en función de la edad del peque, es interesante que les enseñemos en qué consiste la religión y su relación con cuestiones como la fe y como la relación con esta varía en función de cada persona. Elegid uno o dos detalles a comentar con ellos en este sentido y ya veréis como ellos mismos son los que os lo ponen en bandeja a través de sus preguntas y dudas para seguir profundizando en ello.
  • Fomentar la tolerancia y otros valores religiosos compartidos: este tipo de celebraciones son ideales para que los niños pongan imagen a ese mensaje en el que tanto se les insiste en el cole y en casa: existen múltiples sensibilidades; somos diversos. A partir de determinadas edades, la Semana Santa es una cuestión ideal para que trabajen en este sentido todo tipo de valores que son comunes a la religión y el humanismo. Esos valores que nos ponen a todos de acuerdo, como es el caso de la tolerancia, la empatía o la generosidad.
  • Honestidad: no es conveniente inventarnos respuestas si ellos preguntan cosas concretas sobre la Semana Santa. Lo más probable es que lo hagan, sobre todo cuando vean, por ejemplo, una procesión, cuya iconografía es muy potente. En estos casos, recuerda que lo recomendable es no mentirles. Explicadles, en un lenguaje y una densidad del contenido adecuada para ellos, que son y por que se dan este tipo de acciones, y no tengáis miedo a reconocerles que no sabéis algo en caso de que así sea. Es bueno que vean que no todo lo sabéis.
  • Introducción lúdica a la historia y el arte: si lo deseáis y la edad y grado de madurez de vuestro hijo lo permiten, la Semana Santa es una “excusa” ideal para trabajar pequeñas actividades lúdicas relacionadas con la historia y el arte, donde la religión tiene un peso sobresaliente a lo largo de la historia. 
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo