Recuerdos que quedan

Fotos en familia: buenas, bonitas y ¡creativas!

Mantener vivos los recuerdos de nuestra familia es muy importante y una buena idea es tener fotos bonitas. Pero, ¿sabes qué hacer luego con ellas? Apunta estos consejos.

Fotos en familia: buenas, bonitas y ¡creativas!

“Todo pasa y todo queda”, ya lo decía Serrat en su canción, y en nuestra mano está que lo que quede de nuestra familia sea especial. Porque los recuerdos son importantes: los primeros pasos de tu hijo, la sonrisa que puso al ver por primera vez a su hermanito, aquel viaje que fue un desastre y del que tanto os reísteis después… ¿A quién no le gusta conservar esas fotos y tenerlas a mano para rememorar esos momentos una y otra vez?

Los nuevos álbumes familiares

¿Quién no ha encontrado una foto olvidada en algún cajón y le han venido a la mente miles de recuerdos? “Eso ya no pasa”, pensaréis muchos, ahora con las cámaras digitales las fotos nunca llegan a imprimirse y el encanto del papel que no pasa se ha perdido. A lo que nosotros respondemos que, ¿por qué no? Basta con hacer una selección de fotos y tener una impresora conectada al ordenador para imprimir las que más te gusten.

Consejos para tener buenas fotos de familia

  • Lo primero, la cámara. No hace falta una profesional pero sí que esté bien configurada. Lee bien el manual de instrucciones y usa las distintas posibilidades según la ocasión: tipos de flash, ¿manual o automático?, el zoom… Manejar la técnica te ayudará a sacar partido a tus fotos.
  • El fotógrafo: en este caso, el papá o la mamá. Lo que pasa es que no queremos fotos en las que no salga siempre el mismo miembro de la familia, para que no pasen los años y tu hijo te diga: “¿Y papá por qué no vino a esta excursión?”. La solución es que os vayáis turnando, llevar un trípode portátil pequeñito para poder poneros todos y, si alguno de vuestros hijos tiene ya autonomía, dejarle tomar algunas fotos, su punto de vista también nos interesa.
  • Cuenta una historia: las fotos no tienen por qué estar siempre preparadas. Hazlas cuando estén mirando el mapa con papá, jugando con sus muñecos favoritos, hablando con la abuela… Las imágenes tienen que transmitirnos algo, para que cuando las imprimamos y estén en el álbum, no solo podamos comprobar lo guapos que son nuestros hijos.
  • Céntrate: si al mirar una foto no puedes identificar claramente cuál es el centro de interés, probablemente la foto sea mejorable. Por ello, si dudas entre incluir o no algo en una foto, la mayoría de las veces lo mejor será no incluirlo. ¡La familia es la protagonista!

Qué hacer con las fotos de familia

  • Selecciona y edita: es lo mejor del digital, no hay por qué quedarse con las fotos que no nos gustan o no dicen nada interesante. En el ordenador, ponlas en carpetas con la fecha y el motivo. Una vez vistas, edítalas (corta lo que no te interesa, ponles un filtro, quita ojos rojos…), elige el tamaño según el soporte físico donde la vayáis a poner, el papel y ¡listas para salir!
  • La impresora: conseguir buenos resultados de impresión es muy fácil: en el mercado encontrarás una amplia gama de productos que se ajusten a lo que buscas. Otra opción es imprimirlas en una tienda.
  • Marcos y adornos: Una vez impresas con buena calidad, puedes usar las fotos para decorar la casa. Los marcos son siempre una buena idea, pero para hacerlos más personales, podéis pintarlos vosotros mismos, incluso los niños pueden hacer alguno con cartón y pegatinas. Una idea muy original es colgar las fotos con pinzas de madera en un cordel que atraviesa la habitación, así, además, puedes ir cambiándolas.

 

Por: Pilar Romero Barello

 

 

Etiquetas: familia, niño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS