Regalos fin de curso

Hacer regalos a los profesores al final del curso: ¿a favor o en contra?

Cada año, cuando se acerca el final de curso, comienza en las familias y en los controvertidos grupos de WhatsApp de padres el mismo debate: el regalo de fin de curso para los profesores.

regalo profesora
Foto Istock

Llega junio, se acerca el final del curso y llega al grupo de WhatsApp de padres el mensaje que no falla ningún año: “¿Le vamos a regalar algo al/la profe de los niños?”. Acto seguido comienza el debate y los cientos de mensajes correspondientes.

Dejando a un lado los comentarios para unirse a la iniciativa de manera eufórica, las “ausencias” de respuesta de otros, los “regateos” en cuanto al dinero a poner y los planes de evasión para intentar no ser el que se encargue de recoger ese dinero y comprar el regalo, en muchas ocasiones, el debate va más allá y el tema se ha abordado en muchas ocasiones cuando llega este momento del año: ¿hay que hacer un regalo a los profesores a final de curso?

Una práctica que perdura con los años

Lo primero que hay que decir es que hacer un regalo a los profesores a final de curso es una práctica que se ha ido manteniendo y asentando con el paso de los años.

Evidentemente, nadie está obligado a hacer un regalo al profesor o profesora de su hijo o hija, cada uno es libre de decidir y elegir la opción que prefiera, pero algunos padres admiten que se genera una presión al respecto. Y otros admiten que han cedido o ceden para no quedar mal o ser el “desagradable” del grupo.

Hace un par de años, la presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (Ceapa), Leticia Cardenal, daba su opinión en un artículo al respecto en el diario 20 minutos y expresaba: "se ha ido de madre porque se ha convertido en algo prácticamente obligatorio", asegurando que “si una familia decide no participar está mal visto" y puede sufrir "exclusión" por parte del resto de padres. Aseguraba que "se ha pasado del detalle a regalos desproporcionados y muy caros (de hasta 35 euros por familia)".

Desde Ser Padres hemos hablado sobre el tema con algunos padres y profesores y, se podría resumir, que, ante esta práctica, existen las siguientes posturas:

  • Los que consideran que es una muestra de agradecimiento

Para muchos, hacer un regalo a los profesores a final de curso es un detalle, una muestra de agradecimiento por el tiempo, la dedicación, el esfuerzo y el cariño empleado en la ardua tarea de educar a los niños. Como se suele decir, los defensores del regalo para los profesores a final de curso esgrimen aquello de “es de bien nacidos ser agradecidos” y argumentan que se hace en forma de reconocimiento de la gran labor (de eso no cabe duda) que desempeñan los profesores y lo mucho que hacen por los niños.

  • Los que están en contra y no lo entienden

Para otros padres, los profesores están haciendo su trabajo y no ven necesario o justificado hacer un regalo por ello.

  • Los que están de acuerdo, pero creen que se nos está yendo de las manos

Hay una postura intermedia que tiene bastantes adeptos: están de acuerdo con tener un detalle con el profesor o profesora al finalizar el curso, pero consideran que se ha perdido el foco: el objetivo del regalo al profesor es tener un detalle para dar las gracias y que el profe recuerde a sus alumnos, por eso, consideran que manualidades, regalos con fotos o detalles pensados por los niños son la mejor idea. Algunos padres confiesan que, a veces, han visto regalos tipo noches de hotel, joyas caras, escapadas o regalos tecnológicos de alto valor económico que no han terminado de entender…

¿Y qué opinan los profesores?

Los profesores también tienen mucho que decir en este aspecto y también hay posturas de diferente tipo: hay profesores que dejan claro a principios de curso que no aceptan regalos, otros sí los reciben entendiéndolos como un agradecimiento, pero la mayoría coincide en que, cuando han recibido regalos, los mejores son los emotivos: que les digan que les van a echar de menos, que padres y niños estén contentos con su trabajo y tengan muestras de cariño hacia ellos, dibujos, fotos y manualidades de “sus niños”, ya que son los regalos que de verdad les emocionan, no entienden regalos caros o desproporcionados y, para muchos, también es un compromiso verse en la situación incómoda de recibir un regalo de ese tipo.

Y tú, ¿qué opinas sobre este tema?

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo