Actividades musicales

Hasta la música más simple puede estimular la creatividad infantil

La creatividad se puede estimular de muchas formas, y utilizar la música para ello es una de ellas. Mira algunas ideas de actividades musicales con los niños.

La creatividad a veces puede ser un concepto bastante ambiguo. No obstante, lo realmente importante es que es una habilidad que se puede potenciar mediante actividades, y esto lo podemos aplicar a los niños. Una forma de estimularla es a través de la música, y es que, por muy sencilla que esta sea, la creatividad se ve potenciada gracias a ella. Veamos algunas ideas.

Cuando hablamos de creatividad y de personas creativas, nuestra mente nos lleva directamente a aquellas a las que les gusta explorar, experimentar y crear muchas ideas. Sin embargo, la realidad es que esa creatividad que podemos tener, tiene que ser activada, y para eso es necesario entrenar esas habilidades creativas.

Si lo que queremos es que nuestros hijos las activen, una buena idea es utilizar la música, ya que nos ofrece muchas formas de experimentar con los sonidos.

Lo bueno es que no necesariamente se necesitan conocimientos técnicos para poder crear música, sino que podemos crearla de forma sencilla. ¿Cómo? Por ejemplo, podemos usar objetos que tengamos en casa para crear ritmos o podemos buscar melodías para acompañar la narración de un texto. Aquí vemos algunas ideas que puedes hacer con los niños.

Lo mejor es que, además de ser actividades divertidas y entretenidas, también tienen un gran impacto en el desarrollo del cerebro.

Crear sonidos con objetos

padre e hijo
Fuente: iStock

La idea es utilizar objetos fáciles de conseguir y, por supuesto, que sean capaces de reproducir algún sonido al manipularse. Por ejemplo, utensilios de cocina, botellas, tapones, hojas de papel… Es decir, todo aquello que nos deje hacer algún efecto de sonido.

Una vez que tengamos los objetos que más nos gusten, nos tendremos que coordinar con los niños para crear ritmos. Bien podemos hacer improvisaciones rítmicas, bien intentar reproducir melodías ya pensadas o bien imitar canciones que nos gusten. Otra idea puede ser tratar de imitar sonidos con los objetos, por ejemplo, el sonido de las olas del mar deslizando lentejas en una caja.

Karaoke en casa

Se trata de una actividad de lo más clásica, pero que no deja de ser divertida para los más pequeños y mayores. Lo ideal es que los niños hagan una lista con las canciones que les gustaría cantar, para después buscarlas y dar rienda suelta a los artistas de la familia. También se pueden hacer competiciones, añadiendo los bailes.

Añadir sonidos a las narraciones

Podemos aprovechar los momentos de lectura o aquellos en los que les contemos alguna que otra anécdota o historia a los peques para añadir sonidos mientras hablamos. Para ello, podemos utilizar instrumentos musicales, objetos cotidianos que tengamos en casa, imitar nosotros mismos sonidos…

El objetivo es crear sonidos (ya sea para sobre la naturaleza, para caracterizar personajes…) con el fin de apoyar la narración que contemos o para cuando leamos un cuento, por ejemplo. También se puede buscar música instrumental en Internet para reproducirla de fondo.

¿Pintamos la música?

niña
Fuente: iStock

Una idea que encantará a los niños es “pintar la música. Para ello necesitamos escoger dos canciones que no tengan nada que ver entre ellas (pueden ser diferentes en género, en ritmo, en intensidad…) y tener a mano papel y algo con lo que pintar.

El peque debe escuchar la primera canción con los ojos cerrados y pintar lo que se haya imaginado o lo que le haya sugerido la música. Después, escuchar la segunda canción con los ojos cerrados también, y que dibuje lo que sienta. Por último, se pueden escuchar de nuevo ambas y comentar qué es lo que significan los dibujos.

Continúa leyendo