Colegio vs ocio

¿Es bueno que mi hijo se salte clases puntualmente por hacer planes con sus padres?

No existe un consenso amplio al respecto entre los expertos por una cuestión muy sencilla: depende de las circunstancias de cada caso.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

En España, la educación es obligatoria entre los 6 y los 16 años de edad. Es decir, desde el primer curso de Primaria hasta el último de la ESO (cuarto). No es obligatoria la escolarización en Bachillerato ni tampoco en Educación Infantil, ni siquiera en el segundo ciclo de dicha etapa, de 3 a 6 años, por mucho que este ya se imparta en los colegios y no en las escuelas infantiles, donde el alumnado cursa el primer ciclo de dicha etapa, entre 0 y 3 años. 

Este resumen exprés es una introducción necesaria para poner contexto a la cuestión que nos planteamos en esta pieza: si es bueno o no que nuestros hijos se salten clase puntualmente para pasar tiempo de calidad con sus padres

Como ves, en el planteamiento de la pregunta ya hay dos matices esenciales en la respuesta de la cuestión: “puntualmente” y “tiempo de calidad con sus padres”. No para pasarse el día tirados en el sofá de casa viendo la tele. Ni tampoco valoramos ausencias prolongadas o con una frecuencia alta. En estos casos, dado que no va a estar atendido por sus padres con dedicación plena, la respuesta sería que es es mejor que no se pierda un solo día de cole.

Otra cosa distinta es que de manera muy puntual hayáis pensado en organizar una escapada o un día en familia dedicando los unos a los otros vuestra atención plena. En este caso, es posible plantear la posibilidad de que el peque falte al colegio, si bien dependerá de diferentes circunstancias si es aconsejable que lo haga o no.

Cuándo y cómo hacerlo

El momento del curso, si le supone perderse muchos días seguidos, si es su primer año en el centro, la edad del menor… Son muchos factores que tienen impacto en una decisión así, que en la etapa de Educación Infantil no tiene el condicionante que sí afecta a partir de los seis años: la obligatoriedad de estar escolarizado y acudir a clase. 

Dicho esto, dado que no es un debate en el que los expertos se hayan manifestado públicamente con un consenso mayoritario, en vez de pulsar opiniones personales que no aporten luz en su conjunto a esta cuestión, nuestra recomendación es que si os estáis planteando no llevar al cole al peque de manera puntual porque podéis dedicarle tiempo de calidad entre semana le transmitáis vuestra intención al tutor o tutora de vuestro hijo o hija con antelación para que pueda aportaros su visión al respecto antes de que toméis una decisión.

Nadie como esta figura para daros una opinión formada ajena a la vuestra sobre lo que le viene mejor a vuestro peque en cada momento si el curso escolar está en marcha, ya que es la persona que sigue con atención su estado emocional, su vínculo con el entorno escolar y con sus compañeros y, por lo tanto, la que sí puede tener una opinión formada acerca de si sería beneficioso o contraproducente para el menor faltar a clase por hacer planes con sus padres en un momento dado.

Continúa leyendo