El muñeco de nieve

Historia de Navidad corta para leer con los niños

Sacar tiempo para leer con los niños a veces es más difícil de lo normal. Por eso, no habrá nada mejor que aprovechar el tiempo libre en las vacaciones de Navidad para fomentar en ellos esta costumbre. Los cuentos ambientados en las fiestas navideñas seguro que les encantan, por eso no puedes no leer con ellos esta clásica historia de Christian Andersen.

muñeco de nieve
Fuente: iStock

Todos sabemos que la Navidad suele ser una época especial. Y las calles, las tiendas, las casas, y las personas son claro reflejo de ello. Hay una luz diferente y no solo por el alumbrado navideño. Para los niños son auténticos días mágicos y para los mayores, sin duda, momentos de recuerdo y de nostalgia por recuperar el espíritu infantil que normalmente se queda escondido el resto del año.

No obstante, también es verdad que, aunque los adultos tengan algo guardado ese espíritu, los más pequeños de la casa son capaces de conseguir que por unos días, se deje ver un poquito más. Una actividad que ayuda enormemente a ello es leer en familia, y teniendo en cuenta estas fechas… ¿Qué mejor que leer cuentos de Navidad con los niños?

La lectura es un hábito que se debe fomentar a lo largo de todo el año, pero es cierto también que a veces hay determinadas épocas en las que se hace imposible que los peques se dediquen a ello. Por eso, no hay nada mejor que aprovechar momentos libres en las vacaciones para lograr que lean mucho más. Y si lo hacemos con ellos, será algo ideal para pasar un tiempo de calidad en familia.

En esta ocasión, traemos una historia adaptada de un bonito cuento del famoso escritor Hans Christian Andersen. ¿Te animas a leerla con tus hijos?

El muñeco de nieve

muñeco nieve
Fuente: iStock

Era el día de Nochebuena, y los niños que siempre jugaban con el muñeco de nieve estaban ya en sus casas porque tenían que celebrar la noche con sus familias. El muñeco se sentía muy solo y triste.

En busca de algo de compañía, decidió acercarse a las casas y asomarse a la ventana de una de ellas. Allí vio el calor de un hogar: una chimenea encendida frente a una mesa con mucha comida y mucha gente alrededor de ella. Sin duda, un lugar donde no hacía frío.

Una escarcha que caía del cielo lo vio y al verlo tan triste le dijo que pidiera un deseo. El muñeco entusiasmado le contestó que quería entrar en la casa para pasar la Navidad con ellos. La escarcha le advirtió: “Si haces eso, te convertirás en un enorme charco”.

El muñeco se dio cuenta del problema y le pidió entonces que la familia saliera con él. A lo que la escarcha le respondió que entonces ellos no aguantarían el frío.

Al ver que volvía a entristecerse por no encontrar solución, la escarcha le respondió: “Tú lo que necesitas es a otro muñeco de nieve con el que compartir la Navidad”. Y así lo hizo, creó otro muñeco que no tardó en ser visto por la familia a través de la ventana.

Uno de los niños, al verlo y observar que no tenía ninguna prenda, salió de la casa y se le ocurrió ponerle la bufanda de su madre. El niño se la colocó y le dio el toque final para crearlo. Ahora ambos muñecos pasarían siempre juntos la Navidad y el muñeco de nieve nunca más volvió a estar solo.

También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo