Viajes en familia

Holanda con niños: excursiones imprescindibles

Holanda es mucho más que Ámsterdam. En este país hay un montón de destinos ideales para viajar con niños: jardines impresionantes, ciudades en miniatura, parques temáticos... Te contamos los lugares que tus hijos nunca olvidarán si os vais de vacaciones a Holanda.

Fotos: Holanda con niños

El jardín de Keukenhof es un pequeño paraíso, un lugar único para disfrutar con la sinfonía de rojos chillones, rosas pálidos, amarillos intensos, azules que se vuelven violetas según varía la luz del sol y fondos verdes que dan forma a este jardín que solo se exhibe cuando las flores, lucen sus mejores galas y sus más deliciosos aromas. Solo abre dos meses al año, entre marzo y mayo, y es espec­tacular.

Pero no todo en Keukenhof son flores. También hay árboles frutales, plantas, lagos...

Y lo mejor, está pensado para los niños: columpios, sillas de colores colgadas en los árboles o una peque­ña granja donde acariciar a un poni. También se puede jugar en un ajedrez gigante o tratar de encontrar la salida en un curioso y sorprendente laberinto. Y de paso aprender mil cosas sobre este pequeño país rellenando el libro de pasatiempos que se entrega al comprar la entrada, con dibu­jos para colorear, relatos y juegos.

Cómo llegar a Keukenhof

  • Keukenhof se ubica en Lisse, entre Ámsterdam y La Ha­ya. Si optas por el transporte público la empresa de au­tobuses Connexxion tiene autobuses directos a Keuken­fof desde Ámsterdam, La Haya y Leiden. Hay también una lanzadera de autobús (el autobús 58) desde el aero­puerto de Schiphol.
  • Horario: Abierto de marzo a mayo (consultar fechas cada año). Horario: de 8 a 19.30 horas.
  • Tarifas: Adultos, 14,50 E. Niños de 0 a 3, gratis. Niños de 4 a 11 años,7 E. Aparcamiento 6 E. Alquiler de sillas: gratis.
  • Más información: www.keukenhof.nl

 

Madurodam, la ciudad en miniatura

Madurodam, en las afueras de La Haya, es otra de las visitas obligadas. Se trata de una ciudad en miniatura a escala 1/25 donde los niños se convertirán en gigantes por unas horas paseando entre edificios más pequeños que ellos. ¡Y cuidado que no aplasten a nadie con su pie o tengan problemas con el tráfico! Los coches, los trenes, los barcos y hasta los aviones se mueven entre las piernas de la gente.

En Madurodam todo funciona como en la vida misma. «Escucha, papá, música. Mira, la banda está tocando », grita una niña en español. Es habitual. Esta miniciudad con 60 años de edad es famosa y rebosa visitantes españoles.

Por eso Madurodam es uno de los pocos parques de Holanda donde se encuentra información en castellano.

Cómo llegar a Madurodam

  • Madurodam está a las afueras de La Haya. Se puede llegar en coche o en tranvía y autobús desde estaciones de tren de La Haya Central, o La Haya Hollands Spoor.
  • Horario: hasta el 31 de marzo, todos los días, de 9 a 18 horas. Del 1 de abril al 30 de junio, de 9 a 20 horas.
  • Tarifas: Adultos: 14,50 e. Niños (0-3) gratis. Niños de 3 a 11: 10,50 E. Mayores de 65: 13,50 E.
  • Más información: www.madurodam.nl

 

Efteling, el hogar de Blancanieves y Cenicienta

En Efteling no dan explicaciones en nuestro idioma, pero compensa visitar el parque temático más veterano de Europa. Se encuentra en Kaatsheuvel, al sur del país, y allí habitan los personajes protagonistas de los tradicionales cuentos europeos con los que todos hemos crecido y que en este parque respiran, hablan, observan.

Y se mueven cual seres vivos arropados por una detallista escenografía y una minuciosa iluminación que maravilla a mayores nostálgicos y a pequeños que creen a ciegas haberse colado en ese mundo fantástico que solo existe en los sueños.

Es raro no conmoverse ante la tierna imagen de Blancanieves dormida, con la respiración relajada, mientras espera a su príncipe. O no angustiarse al ver a Hansel y Gretel chillando desde su jaula mientras la malvada bruja de la casa de chocolate calienta el horno y busca nuevas víctimas entre los niños que observan la escenas.

Conviene estar muy atentos a las puertas que se abren desde donde espían viejas feas y perversas; a las casas encantadas donde los espejos advierten a las más bellas que ¡no se miren!; a las coquetas setas habitadas por gnomos que esconden mágicos secretos...

«¡Qué larga es la trenza de Rapunzel! ¡Caperucita, cuidado que es un lobo! ¡Cómo ronca el enanito Dormilón!». Son algunos de los comentarios que se escuchan en boca de los niños.

Todos estos personajes habitan en la zona llamada Marerijk (el bosque encantado) con otros extraños inquilinos como Langenek, un gigante cuyo cuello se estira cual chicle. O el gordísimo Holle Bolle Gijs, una papelera parlante que come todo lo que le echen y da las gracias a quienes se dignan a alimentarle, es decir, a los niños que rastrean el suelo en busca de cosas que tirar y que esperan ansiosos su turno para cebar al gordo Holle Bolle. Desde luego, la limpieza está asegurada.

Pero no todo es fantasía. Los amigos de las emociones fuertes también disfrutarán en este gran recinto donde Blancanieves convive con modernas montañas rusas como la suave Pegasus, la oscura Fata Morgana o la terrible Pitón que vuela frenética a 85 kilómetros por hora. Pero eso queda reservado para los mayores.

Cómo llegar a Efteling

  • Efteling está a 50 kilómetros de Eindhoven. Desde Ámsterdam o Utrecht parten trenes directos a Hertogenbosch, desde donde salen autobuses directos al parque. Desde La Haya, Rotterdam o Maastricht hay que coger un tren a Tilburg, desde donde ya hay autobuses.
  • Tarifas (cambian en verano): Mayores de 4 años: 29 euros. Niños (0-4) gratis.
  • Más información: www.efteling.com

 

Etiquetas: planes con niños, tiempo libre, vacaciones, viajar con niños

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS