La idea sencilla y gratuita para regalar una cápsula del tiempo a tus hijos

A menudo, las ideas más sencillas son las que tienen mayor potencial, y este es un muy buen ejemplo de ello.

A veces, las ideas más sencillas (y gratuitas) son las que más triunfan con los niños. Lo que ocurre es que a menudo no se nos ocurren. No todos tenemos la misma imaginación, ¿verdad? Afortunadamente, las redes sociales nos han abierto una puerta enorme a la inspiración gracias a la cantidad de cuentas de profesionales que divulgan y comparten su experiencia, conocimiento… y también sus ideas.

Esto es lo que hace en cuestión de maternidad y crianza Una madre molona, el nick con el que es conocida Isabel Cuesta, experta en disciplina positiva, en el entorno digital. Isabel tiene casi 200.000 seguidores en Instagram, un espacio en el comparte todo tipo de tips vinculados a su especialidad.

En uno de los últimos posts, la especialista en crianza positiva ha explicado una idea que nos ha parecido genial. Divertida, original, efectiva, y encima muy sencilla de convertir en realidad. Se trata de una manera rápida, fácil y gratuita, detalle no menos importante, para crear una “Cápsula del tiempo” digital a la que podemos dar acceso a nuestros hijos dentro de unos años, cuando se hagan mayores. Ella recomienda regalarle el acceso, por ejemplo, cuando cumpla 18 años.

Se llevan mucho los álbumes familiares que recogen la evolución de los peques, y también hay muchísimas mamás (algún papá también) que les escriben cartas año a año que van guardando o que les hacen una especie de cajita con detalles que consideran importantes pensando en sorprender a sus hijos e hijas cuando crezcan. Pues bien, esta es una idea que bebe de estos hábitos pero lo simplifica muchísimo y al mismo tiempo ofrece más posibilidades. Es una cápsula del tiempo que no tiene fondo: caben muchas más cosas.

Cómo prepararla

¿Y cómo es posible?, te preguntarás. Pues muy sencillo: Isabel Cuesta recurre a la tecnología. En vez de hacer una cápsula del tiempo física, ella recomienda abrir una cuenta de correo electrónico que haga las veces de “caja de los recuerdos”.

En esta cuenta es donde recomienda archivar distintos archivos. Fotos, audios, vídeos, cartas que escriban los peques… “Puedes apuntar también anécdotas divertidísimas de esas que te hacen llorar de la risa; o podéis animarles a que hagan un audio o escriba una carta en el que se hable a él mismo cuando sea mayor”, añade Isabel Cuesta.

A lo largo de los años tendréis iréis formando una cápsula del tiempo digital a lo grande que será el mejor regalo que podéis hacerles en un día especial cuando se hagan mayores. Basta, como dice Una madre molina, con ponerles en una tarjeta de regalo el la dirección de la cuenta y la contraseña para darles una de las sorpresas más bonitas de sus vidas.  

Seguro que os lo agradecen de por vida. Y como ves, esta idea de Isabel Cuesta no cuesta más que el tiempo que invirtáis en ella, cosa que a buen seguro haréis encantados porque cuando la nostalgia es felicidad, es al mismo tiempo muy placentera. Y pocas nostalgias más bonitas que la de la niñez de los hijos, ¿verdad?

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo