¿Dónde dormir con los peques?

Ideas de alojamiento para viajar con los niños

Si quieres viajar con niños y dormir fuera de casa, existen numerosas alternativas que pueden adaptarse a los gustos de todas las familias.

Ya sea para las vacaciones, para el fin de semana o para algún día festivo, cuando queremos viajar con niños y pasar la noche fuera de casa hay que considerar algunos aspectos para elegir el alojamiento más adecuado para todos.

Tanto si queremos hacer una pequeña escapada, como si se trata de las vacaciones familiares, debemos tener en cuenta que el lugar donde vamos a dormir es tan importante como el destino. Más aún si viajamos con niños pequeños.

Y es que, elegir el alojamiento adecuado puede hacer no solo que sea el viaje ideal, sino también la ocasión perfecta para que los niños descubran que existen otras alternativas que se adaptan a los gustos de todas las familias y al tipo de planes que se busquen hacer, más allá de los hoteles.

Alternativas de alojamiento para familias

Las casas rurales

Son una de las opciones familiares por excelencia. Se trata de un tipo de alojamiento perfecto para aquellas personas que buscan disfrutar de la tranquilidad y alejarse un tiempo del ambiente urbanita.

Aportan muchas ventajas para todos, como reducir el estrés o estar más en contacto con la naturaleza. Los niños aprenden a acercarse a lo natural y puede ser el momento ideal para consumir productos frescos muy saludables como frutas y verduras de calidad.

Los campings

Es también una alternativa clásica que, si os gusta, seguramente acabéis repitiendo en diferentes lugares. Es perfecta para hacer escapadas de algunos días y una forma diferente de dormir que puede que encante a los más pequeños. Puedes optar por pasar la noche en una tienda de campaña, en un bungaló o ir con un remolque a una zona para acampar. Hoy en día muchas de ellas cuentan con supermercados, piscinas, zonas de ocio, tiendas, restaurantes y áreas de aseo.

Actualmente también existe la alternativa de los “glamping”, que cada vez tiene más popularidad y que surge de unir “glamour” con “camping”. Permite disfrutar de la naturaleza mientras se cuenta con todas las comodidades que te puede ofrecer un hotel.  

Los apartamentos en la playa

Si sois amantes del sol y el mar, ir a un apartamento en una ciudad costera será una alternativa de diez para desconectar y disfrutar enormemente del tiempo libre. Si además tenéis la posibilidad de acceder a uno cerca de la playa, no habrá nada más placentero que poder darte un baño a pocos minutos del alojamiento. Algo que agradecerán mucho los niños pequeños.

Los apart-hoteles

En este caso, puede ser la mejor opción para vacaciones de largas estadías e ideales para familias. Se trata de hoteles que tienen habitaciones como apartamentos (tienen baño propio y cocina incorporada), pero con los servicios que normalmente ofrece un hotel.

Los albergues

Está opción es para los amantes de los entornos naturales que también busquen hacer nuevos contactos. Y es que, los albergues son lugares donde disfrutar de la tranquilidad, donde poder hacer actividades en la naturaleza (como el senderismo, por ejemplo) y donde conocer gente nueva.

Los hoteles en el centro de una ciudad

Para las familias urbanitas que disfrutan conociendo grandes ciudades, yendo de compras y paseando por largas avenidas, lo mejor que pueden hacer es alojarse en un hotel céntrico. Despertarse y tener a mano los mejores sitios para visitar, los lugares más comerciales y las zonas de ambiente les hará disfrutar de las vacaciones en una ubicación privilegiada.

Continúa leyendo